web analytics
martes , 21 noviembre 2017
Inicio » Deportes » Más dinero, más poder: ¿Por qué quiere el fútbol expandir el Mundial?

Más dinero, más poder: ¿Por qué quiere el fútbol expandir el Mundial?

Zúrich/dpa

El mundo del fútbol vivirá mañana una jornada crucial para su futuro en la nevada ciudad de Zúrich: el Consejo de la FIFA debatirá sobre la ampliación del Mundial a 40 o 48 selecciones a partir de 2026.
El modelo de una Copa del mundo con 32 equipos, formato que se mantendrá en Rusia 2018 y Qatar 2022, está obsoleto a las ojos de los jerarcas del fútbol mundial. Ahora la pregunta principal es: ¿Un Mundial de 40 o de 48 equipos?
Aún no está claro si la decisión definitiva se tomará mañana. El conflicto de intereses entre las confederaciones continentales es grande, ya que la rica Europa quiere mantener sus prebendas.

¿Por qué el Mundial tiene que expandirse?
La idea de una Copa del Mundo con 40 selecciones fue lanzada por primera vez por el ex presidente de la UEFA Michel Platini. Su protegido Gianni Infantino la utilizó después con éxito -Asia y África votaron por él- en la campaña presidencial que le llevaría a la butaca más poderosa de la FIFA. Y a los pocos meses de ser elegido, el suizo sorprendió con nuevas variantes del formato, presentando incluso una propuesta de 48 selecciones.
El objetivo es encender la llama por el Mundial en países que siempre ven el torneo por televisión. Lo que es innegable es que la FIFA, golpeada en los últimos años por numerosos escándalos de corrupción, aumentaría de forma considerable sus ingresos expandiendo el Mundial. Según una revista interna del organismo, ampliar el torneo reportaría 1.000 millones de dólares a las arcas de la FIFA.

¿Qué propuestas hay encima de la mesa?
Ahora mismo hay cuatro posibles variantes, dos con un Mundial de 40 equipos y otras dos con uno de 48. Si se aprueba un evento de 40, las opciones son: ocho grupos de cinco equipos en los que los dos primeros avanzan de ronda; o diez zonas de cuatro selecciones con el líder y los seis mejores segundos como clasificados. En ambos casos habría más partidos del Mundial, presumiblemente hasta 96 en total.
Si se elige la variante de 48 equipos, una de las opciones sería un “playoff” previo de 32 selecciones donde los 16 ganadores avanzarían a la fase de grupos. Ahí esperarían los 16 mejores equipos y formarían, como hasta ahora, ocho grupos de cuatro selecciones. Otra idea, la que en un principio tuvo Infantino, es armar 16 grupos de tres equipos en los que los dos primeros avanzarían de ronda. Para evitar especulaciones y pactos en grupos tan pequeños los partidos que acabaran en empate se decidirían en una tanda de penales.

¿Qué inconvenientes tendría la expansión del Mundial?
Elija la opción que elija la FIFA, un Mundial con más equipos sería más complicado. En grupos de cinco equipos los pactos serían fáciles y el formato de la Eurocopa 2016 -donde avanzaron los cuatro mejores terceros en la fase de grupos- ya suscitó numerosas quejas.
La amenaza de arreglos también sería real en 16 grupos de tres selecciones, haya o no penales en caso de empate. Lo más justo deportivamente hablando sería utilizar la variante del “playoff” previo a la fase de grupos. En ese escenario, sin embargo, habría 16 equipos que harían las maletas después de un único partido, los contratos televisivos serían menos lucrativos y la logística general del torneo sería mucho más complicada.

¿Quién está en contra de la ampliación de la Copa del mundo?
Las principales críticas provienen del fútbol europeo. Karl-Heinz Rummenigge, presidente de la Asociación Europea de Clubes y alto directivo del Bayern Múnich, se mostró totalmente en contra. “No entiendo la necesidad de cambiar un formato de éxito con 32 equipos, que ha sido aceptado por la hinchada en todos los aspectos”, dijo el ex jugador alemán a “Sport Bild”. Más selecciones y más partidos sería algo perjudicial para los ricos clubes europeos, los que más futbolistas prestan para el Mundial.
Alemania, actual campeona del mundo y que tiene una de las federaciones nacionales más poderosas, tampoco está seducida por la idea. “Se debe tener cuidado de no hacer girar demasiado la rueda con demasiados partidos, porque no se puede hacer a costa de la calidad. Esto provocaría también que el aficionado se apartara y perdiera interés”, dijo Löw en diciembre en una entrevista con dpa.

¿Quién tomará la decisión sobre la expansión?
Aunque el Consejo de la FIFA no tiene el poder del extinto y polémico Comité Ejecutivo, sus 33 miembros de las seis confederaciones tienen el derecho, según los nuevos estatutos, para tomar la decisión sobre el nuevo formato.

¿Se tomará mañana la decisión definitiva?
Aún no se sabe con certeza y es posible que la decisión se posponga. Los europeos creen que no hay prisa para aprobar la expansión y piden más tiempo. En ese sentido, es posible que la votación final se lleve a cabo el Congreso que el ente rector del fútbol celebrará en mayo en Bahréin.
Detrás de la expansión hay además una lucha entre las confederaciones. Europa y Sudamérica tienen porcentualmente muchas más plazas que África, Asia y América Central y del Norte, que reclaman más peso en el Mundial. Lo único claro del nuevo formato es que se implementará como pronto en 2026, pues Rusia 2018 y Qatar 2022 mantendrán la actual configuración de 32 equipos.

A %d blogueros les gusta esto: