Página de inicio » Opiniones » Seguridad, tarea colectiva

Seguridad, tarea colectiva

@arpassv

El incremento de la violencia pandilleril y los condenables ataques contra agentes de seguridad pública (policías y soldados), viagra exigen la superación definitiva de los intereses sectoriales y la prevalencia de una perspectiva de país frente al grave problema delincuencial.

No se vale que frente a esta delicada situación de criminalidad, sovaldi sale los grandes empresarios sigan negándose a pagar un impuesto especial para la seguridad, la Sala Constitucional continúe bloqueando los ingresos estatales para combatir la delincuencia y que los medios hegemónicos sigan haciendo apología de la violencia.

No se vale que ARENA continúe oponiéndose a reformas tributarias o préstamos para programas de prevención de la violencia, que la Fiscalía y el Sistema Judicial continúen perpetuando la impunidad, y que algunos sectores sigan sin indignarse y permanezcan indiferentes.

Es momento de que todos asumamos nuestras tareas: gobierno, partidos políticos, fiscales y jueces, empresarios, universidades, medios de comunicación, iglesias, organizaciones ciudadanas y población en general. Todos activos: implementando políticas públicas, legislando, procesando judicialmente, pagando impuestos, investigando y elaborando propuestas, informando con perspectiva de solución al problema, promoviendo la prevención y la reinserción, organizando y movilizando.

Hay un programa guía, el “Plan El Salvador Seguro”, elaborado por el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia. Éste contiene más de 100 propuestas sobre prevención de la violencia, control y persecución penal, rehabilitación y reinserción, atención y protección a víctimas, y fortalecimiento institucional, muchas de las cuales ya están implementándose.

Frente a un problema cuya solución requiere sentido de unidad nacional, es obsceno el interés de lucro, la raja política y el cálculo electoral. A mayor indiferencia y mezquindad, habrá mayor violencia e inseguridad.

La sangre de los que mueren todos los días es un llamado desesperado a que abandonen sus miserias los que no quieren aportar a la solución o –peor aún– sabotean los esfuerzos de los que sí hacen algo: bloqueando el financiamiento, conspirando contra los esfuerzos gubernamentales o sembrando la desesperanza.

Se necesita, pues, un cambio de actitud. El país –al que le cantamos un himno y le llamamos patria– es de todos, y todos lo queremos seguro. Hagamos el esfuerzo colectivo, antes de que sea demasiado tarde.

Ver también

RECUPERANDO LA AGRICULTURA PARA ASEGURAR NUESTRA SOBERANÍA ALIMENTARIA

Luis Arnoldo Colato Hernández Educador   Desde la fundación de la República, la apuesta estuvo …