web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Poesía: La única revolución que salva

Poesía: La única revolución que salva

Wilfredo Arriola
Poeta
Otoniel Guevara nació en La Libertad  en1967, no rx es uno de los poetas más publicado en la actualidad salvadoreña. Es un asiduo caminante y famoso por organizar Festivales de lecturas de poesía junto a su grupo Fundación Metáfora, search también fue coordinador del suplemento Cultural Tresmil. No es sutil; todo lo contrario, clinic es directo. Le gusta ganar terreno por las instancias cortas, ve pasar los días tal y como cuando era joven, como esos días cargados de poesía.
Ha publicado los poemarios: Canción enferma, Cuaderno deshojado, Despiadada Ciudad, Tanto, El sudor del fugitivo, Lo que Ando. Y la nueva antología en que de nuevo nos muestra su selección de poemas, titulado como: Defensa Propia.
Un poeta testigo de la modernidad salvadoreña. Guevara se considera a sí mismo como un luchador incansable de la belleza, la felicidad. Se describe en sus poemas dejando su piel como una insinuación de quien es o quien puede ser, como lo ha hecho en esta conversación en que procura responder con más puntualidad que desenfreno.
Otoniel formó parte del taller literario Xibalbá junto a los poetas David Morales, Álvaro Darío Lara, Luis Alvarenga, Edgar Alfaro Chaverri y Manuel Barrera.
Ahora pasamos al tiro al blanco:

P-¿Qué le ha dado la poesía?
R-Todo. Me dio la oportunidad de viajar por algunos lugares y entender otras maneras de asumir la vida, de conocer centenares de personas valiosas que son mi familia universal, de continuar con una lucha que otros abandonaron cuando se sintieron cómodos, de encontrar mis más pedestres contradicciones y de contar con la mayor riqueza a la que puede aspirar un ser sensible: las palabras.

P-¿De qué se siente orgulloso en la vida?
R-De la infinita posibilidad de servir a los demás, que es la ambición más entrañable que poseo.

P-¿Considera que la poesía es una forma de defensa propia?
R-La más legítima, porque está llamada a defender la armonía del universo sin recurrir a violencia y sin ocasionar la muerte de nada, más que de la ignorancia.

P-¿De qué está más cerca la poesía de la tristeza o de la alegría?
R-Del dolor.

P-Si existen varias generaciones literarias en el país que son testigas de una época. ¿Cuál es la opinión que tiene usted de la presente?
R-No la conozco a fondo, pero es una rara mezcla de abandono y estulticia, de coraje y dolor.

P-¿La poesía es una revolución? R-La única que salva.

P-¿Los libros que ha hecho en el pasado, le siguen siendo leal al Otoniel de hoy?
R-Sí, pero en cuanto a mi pensamiento, mis ideas de las cosas. Obviamente uno evoluciona y nutre sus ideas, y para corresponder la deferencia que la poesía ha mostrado por mí, cada día avanzo en el desmontaje del carácter vano y soberbio con que fui formado y me asiento en la humildad que la poesía exige a quienes podemos hundirnos y alzarnos con ella. Mis libros antiguos ya no existen para mí, con lo que he logrado rescatar de ellos estoy construyendo algo que puedo llamar mis libros definitivos, que comenzarán a ser publicados a partir del año 2015.

P-¿Se ha rehusado usted al cargo de poeta alguna vez?
R-Sí, cuando era muy joven, porque me parecía una ostentación. Luego entendí que es una tremenda responsabilidad social, histórica, íntima, y la asumo como tal. Soy poeta.

P-¿Le ha dolido la muerte de un poeta?
R-Hasta sangrar, sobre todo las de mis hermanos.

P-¿Por qué lucha un poeta?
R-Yo, por la belleza, por la verdad, por la alegría, por un mundo con niños sanos, inocentes  y felices.

P-¿Usted considera que la vida le ha tratado bien?
R-Sí, me ha dado los talentos necesarios para ser útil, me ha acercado a gente que me ha comprendido y me ha apoyado, me ha coronado con milagros como el amor, la valentía, la dignidad.

P-¿De qué error se siente orgulloso?
R-Me siento orgulloso de haber aprendido de los errores.

P-¿Qué es necesario para que un poeta sea buen poeta?
R-Que comprenda el silencio, que no  tema a la muerte, que conozca a profundidad su idioma, que ame, que sea el más humilde de los seres. Y que no mienta jamás, no en su poema.

P-¿Ha perdido una vez la ilusión? R-No suelo ilusionarme. Desde adolescente lucho por lo que quiero y si no lo consigo, abro otra lucha. Me he decepcionado mucho en mi vida, pero desilusiones por suerte no he tenido.

P-¿Qué prefiere Señor Guevara los libros o las personas?
R-Me fascinan las personas, son más agradables de leer que ciertas páginas. Pero en los libros encontramos la mejor explicación del carácter de muchas personas, incluyéndonos.

Podría compartirnos un poema de su autoría.

Guerrero
entre la gente

El guerrero camina entre madrecacaos
con su carga de utensilios vitales en la espalda
se fuma con los dedos el crepúsculo
y se interna en la humedad de la arcilla
para hacerse plural y colmarse
con las manos inquietas de la nueva arquitectura

con su saeta hiere las nubes negras
destraba de entre los chiriviscos
los cántaros vacíos
y se hace sombra tras la sombra que asesina

el guerrero avanza entre la gente
disfrazado de charco o de hoja seca
lustrando con un mar de mariposas
el amor enganchado en su solapa

así lo encontraremos: cansado herido indetenible
musitando canciones de otras épocas
saludando a la hierba con sus costillas rotas

Ver también

DEL LIBRO EN PREPARACIÓN: “USULUTÁN GENTE DE AQUÍ Y DE ALLÁ GENTE MÁGICA” OCURRIÓ EN USULUTÁN DESDE 1968

Manuel Luna, Escritor   En Usulután nunca tuvimos casa propia, por eso desde pequeño viví …

A %d blogueros les gusta esto: