web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Némesis en la vida cotidiana

Némesis en la vida cotidiana

Caralvá

Fundador 

Suplemento Tres mil

 

Con facilidad olvidamos las grandes lecciones de la antigüedad, ed en la mayoría de los casos las historias de antiguos mitos son despreciados por nuestras sociedades y los adictos al fervor tecnológico; los conceptos antiguos usualmente son considerados inútiles, purchase sin embargo contienen enormes modelos educativos sobre la naturaleza humana, esta conducta que nos acompaña desde el nacimiento que se repite en las generalidades poblacionales: envidia, venganza, tragedia, soberbia, incluso vaticina el destino de algunos autoproclamados “inmortales” que se consideraron absolutos en sus tiempos de “poder”.

“En la mitología griega, Némesis (llamada Ramnusia, la ‘diosa de Ramnonte’ en su santuario de esta ciudad) es la diosa de la justicia retributiva, la solidaridad, la venganza, el equilibrio y la fortuna. Castigaba a los que no obedecían a aquellas personas con derecho a mandarlas y, sobre todo, a los hijos que no obedecían a sus padres. Recibía los votos y juramentos secretos de su amor y vengaba a los amantes infelices o desgraciados por el perjurio o la infidelidad de su amante. Su equivalente romana, casi en todo, era Envidia, aunque en el lenguaje usual en español y otros idiomas romances, en el presente se usa la palabra Némesis o némesis con el significado de alguien que es artífice de una venganza en cuanto es la justicia retributiva” –Wikipedia-.

Muchos estudiosos la identifican como el símbolo del equilibrio, mide la felicidad y desdicha de los mortales… de ahí aquél refrán caucásico “la dicha y el pesar siempre marchan a la par”; en determinados momentos algunos gobernantes de todos los tiempos, así como personas acreditadas en un cargo público se emborrachan de soberbia y olvidan pronto de sus orígenes “mortales”, ( a Némesis) los antiguos la consideraban hija de la oscuridad, que conspira en su interioridad en asociación con las penumbras, esa actitud “nocturnal” encierra el engendro del mal, con todas sus ramificaciones: muerte, vejez, discordia, perdición, vicios etc. traslademos estos mitos a nuestra realidad, fácilmente encontraremos similitudes de los más encumbrados personajes de la vida pública, así como simples delincuentes que obtienen dinero sucio y disfrutan de una efímera opulencia, de pronto les encuentra la muerte o la justicia, de tal forma que recordar la justicia retributiva alienta la esperanza de equidad en nuestra época.  La justicia retributiva es una proporcionalidad moralmente aceptable a la falta o crimen cometido contra la sociedad, independiente que produzca o no beneficios tangibles. Alguno teóricos afirman que “la medida retributiva debe ser proporcional a la cantidad de injusticia obtenida por el criminal” –Wikipedia-; si trasladamos el mito, la justicia, la fortuna o infortunio en nuestros días cotidianos, podremos ver éstas confabulaciones en nuestras calles, donde las máscaras de amables (ex)dignatarios esconden los delitos más tenebrosos.  Me parece que hora, la Justicia avanza hacia nuevas formas de visión que incluyen no solo a las personas sino a las poblaciones, las injusticias cometidas por muchos delincuentes de cuello blanco o con armas en el cinto, deben pagar con la misma proporción… sin odio y sin venganza, únicamente por solidaridad con las víctimas bajo el sentido de equilibrio universal… mortales somos y continuaremos repitiendo ese ciclo hasta que desaparezcamos como especie.

Ver también

EN LA TUMBA DE ZELIÉ LARDÉ

Tania Primavera [email protected] Fotografías: Iván Escobar, Tania Primavera, MUPI. Una tarde busqué el número telefónico …

A %d blogueros les gusta esto: