web analytics
martes , 17 octubre 2017
Inicio » Nacionales » Ban Ki-Moon halaga a salvadoreños por su tesón para buscar la paz a través del diálogo
Ban Ki-Moon halaga a salvadoreños por su tesón  para buscar la paz a través del diálogo
El Presidente de la Asamblea Legislativa, diputado Sigfrido Reyes, con el Secretario General de las Naciones Unidas (ONU) Ban Ki-Moon. Foto Diario Co latino.

Ban Ki-Moon halaga a salvadoreños por su tesón para buscar la paz a través del diálogo

@diariocolatino

Luego de una serie de contratiempos que alteraron el orden de la llegada del Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon a la sede del parlamento, ambulance y la espera impaciente de los diputados que con antelación iniciaron el protocolo de recibimiento al funcionario, se desarrolló la sesión solemne. Ban Ki-Monn, acompañado de su esposa, Yoo Soon-Taek, y miembros de su comitiva, ingresaron al Salón Azul en compañía del Jefe del Protocolo de la Asamblea Legislativa, Eduardo Cálix, quien guiaba al funcionario del organismo internacional hasta la mesa de la Junta Directiva del congreso, donde estaba designado su espacio, a la derecha del presidente del congreso, Sigfrido Reyes.

El Secretario General de la ONU fue condecorado por el congreso salvadoreño con la “Orden 5 de noviembre 1811, Próceres de la Independencia Patria”, por sus aportes a la consolidación de la paz en el mundo y la lucha contra la discriminación entre los humanos.

Silencio por víctimas

El congreso guardó un minuto de silencio “por las víctimas y por los que ofrendaron sus vidas en la búsqueda y defensa de este proceso (de paz)”, dijo Reyes en su alocución, en la que recordó el calvario que siguió el fin de la guerra civil en El Salvador, hasta llegar a la firma de los Acuerdos de Paz que, en 1992, llevó “hasta el tope” a 12 años de conflicto armado.

Ban Ki-Moon, por su parte, elogió el proceso de paz y la actitud de los salvadoreños de buscar solución a los problemas internos del país mediante el diálogo, tras traer a cuenta el título de la canción “El Sombrero Azul”, que halaga a los salvadoreños por su tesón de seguir adelante en la búsqueda de la paz, pese a las vicisitudes.

Ban Ki-Moon abandonó el parlamento salvadoreño extendiendo su mano a todos los que encontró a su paso, mientras la Seguridad del congreso mantuvo cerrada con llave la puerta de acceso al palco legislativo, “por órdenes superiores”, dijo un custodio a Diario Co Latino.

Falsa alarma

La solemnidad de una Sesión del congreso salvadoreño para recibir al Secretario General de la ONU, el coreano Ban Ki-Moon, fue rota por una falsa alarma de la llegada del funcionario al recinto legislativo, incidente que terminó con el acorralamiento de periodistas en el palco del Salón Azul. El anuncio de la llegada del funcionario del organismo internacional lo hizo el maestro de ceremonias del parlamento, Salvador Abarca, quien invitó a los 84 diputados que integran el congreso y a los invitados especiales a ponerse de pie para reverenciar a Ban Ki-Moon a su paso por la alfombra roja del Salón Azul.

Un silencio sepulcral inundó las instalaciones del recinto legislativo a la espera del funcionario del organismo internacional, mientras los periodistas -camarógrafos, fotógrafos y redactores de diversos medios de comunicación -, desde el palco legislativo, en la segunda planta del local, apuntalaban las lentes de sus aparatos, incluidos teléfonos celulares, a la entrada principal del Salón Azul. Abarca había anunciado que Ban Ki-Moon bajaba de su vehículo y que se disponía a ingresar al Salón Azul, en medio de un séquito de militares ataviados con sus uniformes azulnegro con rojo, y sus vistosos kepis, que flanqueaban la famosa alfombra roja del parlamento salvadoreño.

Impacientes

La impaciencia comenzó a rondar, principalmente entre los legisladores, después de casi 20 minutos a la espera del ingreso del Secretario General de la ONU al Salón Azul, al grado de que algunos de ellos rompieron el protocolo al visitar a sus colegas en sus curules, de un extremo a otro, y haberse fracturado el silencio sepulcral que reinaba en el lugar, por un bullicio infernal y risas entre los asistentes.

Abarca intervino de inmediato y anunció a la concurrencia que el Secretario General de la ONU aún se encontraba en ruta al congreso, desde el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO), en el suroeste de la capital, cuando la risa brotó a borbollones.

“Está (Ban Ki-Moon) en una trabazón por el SITRAMSS”, se escuchó que vociferó uno de los asistentes al acto, mientras los periodistas rompieron también su protocolo de permanecer quietos en el sitio que habían escogido para hacer sus mejores “tomas” fotográficas y de vídeos del evento.

A %d blogueros les gusta esto: