web analytics
Página de inicio » Opiniones » A cinco años del bicentenario de nuestra independencia patria

A cinco años del bicentenario de nuestra independencia patria

Licda. Norma Guevara de Ramirios
@guevara_tuiter

Hemos celebrado ya el 195 aniversario de la independencia de Centroamérica, de la cual deriva la existencia de El Salvador como República Independiente y Soberana. Costumbres creadas a lo largo de la historia se manifiestan exaltando la gesta independentista, pero el contexto de estas celebraciones varía de tiempo en tiempo, y por eso vale la pena situar los elementos de esta celebración y proyectarnos al futuro con esperanza, al futuro próximo, al bicentenario de nuestra Independencia que llegará en 2021.

Los mensajes del Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, en el mes de la Independencia han sido varios y reflejan en ellos ese contexto histórico, actual y de futuro de nuestra Nación, se enmarcan en su empeño de guiar al país,  a fin de que edifiquemos entre todos un país  productivo, educado y seguro.

Desde Santa Ana, al inaugurar el mes cívico, situó el lema de este aniversario: Unido el País Avanza. El 5 de septiembre, en el municipio de San Martín, en su tradicional Programa Gobernando con la Gente, situó el momento emergente de esta celebración, y los desafíos presentes. El 15 de septiembre, en la Plaza Libertad de San Salvador, definió con más claridad lo que en el presente significa hacer Patria, e invitó a la unidad de todos para engrandecerla.

El 5 de septiembre,  el Presidente, como buen maestro, nos hace ver que El Salvador llega a sus 195 años de independencia, inmerso en un proceso de transformaciones, cuando casi por cinco siglos un reducido sector  de poder dominó la vida del país, hace ver cómo surge el cambio en medio del  empeño de esos pequeños grupos por mantener estancada la sociedad, en lo político, en lo social y en lo económico; esos grupos que siempre dominaron al país, se oponen hoy a las acciones más representativas de un cambio, y más bien, lo denigran. En ese Programa el Presidente analiza las acciones que expresan esa resistencia, el bloqueo financiero, las resoluciones de la Sala de lo Constitucional, que anulan al Instituto de Acceso a la Información, y que otras veces anulan facultades del Ejecutivo y la Asamblea Legislativa.

El 15 de septiembre, esta idea se concreta más, al subrayar que celebramos este aniversario 195 en democracia. Este es un rasgo importante, que caracteriza no solo un momento, sino un período histórico, pues esta democracia es posible porque hubo antes una lucha y con los acuerdos de Paz  de hace 24 años, que puso fin a un régimen de dictadura. Sin duda las celebraciones de independencia en aquél contexto eran completamente diferentes.

En San Martín el 5 de septiembre, se refiere el Presidente a los desafíos, y con toda seguridad hace ver que no se debe tener miedo a los mismos, pues la felicidad se construye luchando y venciendo los desafíos, se recoge aquí un elemento característico de nuestra identidad nacional: somos un país de luchadores y soñadores, trabajamos por hacer realidad objetivos, y el tiempo de hoy esta signado por objetivos de cambio, de transformación social importante, por eso cobra sentido su crítica a los salarios míseros, a la evasión de impuestos, a la irresponsabilidad de funcionarios que  se extralimitan en sus atribuciones.

Es natural que los desafíos que representa defender ese camino de cambio los debemos desentrañar, entender  y resolver luchando.

El Presidente  nos  exhorta a construir una cultura de respeto, de  tolerancia a las diferencias, de construir paz social que solo puede surgir de resolver las enormes desigualdades acumuladas a lo largo de la historia y que sacrifican vidas de importantes grupos humanos, de allí los objetivos del quinquenio: hacer de El Salvador un país educado, productivo y seguro. Eso requiere que la gente tenga voz, tenga propuestas, que sea partícipe activa del desarrollo, a dejar atrás el miedo, así  como estos  gobiernos han dejado atrás la represión que padecimos en el pasado.

Es más corto el tiempo que hemos vivido en democracia, son reales y serios los desafíos, pero son más la cantidad de salvadoreños que tenemos la convicción de cambio para  que nuestra gente viva en condiciones dignas, y de allí la importancia que debemos dar a  los llamados del Presidente a edificar una sociedad justa en democracia, sin ataduras imperiales,  ni de ayer ni de hoy, a luchar contra el analfabetismo, a apostarle a la juventud y la niñez, a las mujeres, a recordar y rendir tributo a nuestros próceres, entre quienes estuvieron mujeres olvidadas, hasta hace poco, de la historia oficial.

Cinco años nos separan del bicentenario de nuestra independencia, sigamos luchando, venciendo desafíos y podremos presentar una estampa embellecida de nuestra Patria, de la cual somos orgullosos y orgullosas, y a la cual debemos consagrarnos. Felices fiestas y sigamos adelante.

Ver también

ENVENENAR LAS RELACIONES; ¡NOOO!

“Esto es lo que urge: conciliar vocablos, reconciliar actitudes y hermanar posiciones de unión y unidad …