web analytics
lunes , 18 diciembre 2017
Inicio » Editorial » ¿Es la última estocada a la tregua? ¿Qué pretenden?
¿Es la última estocada a la tregua? ¿Qué pretenden?

¿Es la última estocada a la tregua? ¿Qué pretenden?

Con un gran despliegue mediático (tipo show, cheap dirán algunos) la Fiscalía General de la República desempolvó un aviso para investigar todo lo relacionado a la tregua entre pandillas, y que fue facilitado por el Gobierno del Presidente Mauricio Funes, con el afán de reducir el número de homicidios.

La tregua dio resultados, pues, en el año que duró la misma, se redujeron los homicidios de 15 a 5, pero, desde el primer momento de que se conoce del acuerdo entre los grupos pandilleriles –hoy terroristas o delincuentes, de acuerdo con la ley- muchas voces comenzaron a desprestigiarla: empresarios, partido ARENA, medios de comunicación, etc.

Lo cierto es que los opositores a la tregua lo que buscaban era que fracasara, en el caso del partido ARENA, porque era su tema de campaña electoral presidencial, por eso es que manejó dos discursos, el primero de ataque a los grupos criminales (pandillas), de amenazarlos de “exterminarlos”. Pero, bajo la mesa de negociaciones con ellos.

En un vídeo filtrado se ve al diputado Ernesto Muyshodont y el alcalde de Ilopango, Salvador Ruano, negociando con los líderes delincuenciales.

Lo cierto es que de marzo de 2012 a marzo de 2013, los homicidios disminuyeron considerablemente, de 15 diarios a 5. Pero, para quienes vieron en la tregua una posible solución del problema delincuencial causado por esos grupos, también lo vieron como un peligro electoral, y comenzaron a atacarlo hasta el fracaso.

Los cabecillas de los grupos delincuenciales, lejos de colaborar con el pueblo para ganar su confianza, aprovecharon ese periodo para otros planes, prepararse para enfrentar a los cuerpos de seguridad con mejores armas, y seguir en la disputa de los territorios, donde la venta de la droga y las extorsiones iban a ser sus principales actividades, y para ello, los homicidios fueron incrementados.

Creemos que los mediadores primarios de la tregua, Raúl Mijango y el Obispo Castrense Fabio Colindres, abordaron genuinamente su papel de mediadores, pero, fueron traicionados por los delincuentes mismos y por la sociedad que ha sido educada para odiar hasta la muerte a los delincuentes llamados maras o pandillas.

Después, de fallada la tregua, no sabemos cuál fue el rol de Mijango con las pandillas, él tendrá que explicarlo ante la justicia y ante la sociedad.

Lo que si se puede observar con toda objetividad, es que el proceso de tregua mediado por Mijango y Colindres. El Obispo Colindres tuvo, por cierto, el apoyo del Nuncio Apostólico Monseñor Luigi Pezzuto, y facilitado por el Gobierno de Funes, llamó la atención de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Su secretario general, en aquella fecha, Miguel Insulza, fue testigo en un par de actos del proceso de tregua, incluso, se pensó que el “modelo” podría ser reproducido en otros país con problemas de maras y pandillas.

Por eso que quisiéramos saber, si lo hecho por la Fiscalía General es parte de un show o ¿Qué pretenden? A caso va a capturar y meter a la cárcel a todos los que participaron en el proceso de tregua, tanto los mediadores en su conjunto, o solo algunos.

Procesará a Monseñor Luigi Pezzuto, ¿como actuará con la legitimación que le dio la OEA? Esto creemos es lo de fondo. Lo del pollo campero, los televisores y las fiestas, son nada más distractores, lo más intrascendente en un proceso jurídico. Por supuesto, si les sirve para mantener atenta la morbosidad natural de los seres humanos.

A %d blogueros les gusta esto: