web analytics
domingo , 24 septiembre 2017
Inicio » Articulos » El Peluquero comunitario

El Peluquero comunitario

NARRADORA Un día, for sale una florista fue al peluquero a cortarse el pelo.  Luego del corte, le preguntó cuánto le debía y el peluquero le contestó:

PELUQUERO No puedo cobrarle nada. Esta semana estoy haciendo servicio comunitario.

NARRADORA La florista quedó muy contenta y salió a la calle. Al día siguiente, cuando el peluquero fue a abrir el negocio, encontró una nota de agradecimiento y una docena de rosas en la puerta.

NARRADOR Luego entró un pastelero para cortarse el pelo, y cuando fue a pagar, el peluquero respondió:

PELUQUERO No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo servicio comunitario.

NARRADORA El pastelero se puso contento y se fue. A la mañana siguiente, el peluquero encontró una nota de agradecimiento y una docena de pasteles esperándolo en la puerta de su negocio.

NARRADOR Más tarde, una profesora fue también a cortarse el pelo y al momento de pagar, el hombre otra vez respondió:

PELUQUERO No puedo cobrarle nada. Esta semana estoy haciendo servicio comunitario.

NARRADORA La profesora se fue con mucha alegría. A la mañana siguiente, cuando el peluquero abrió, había una nota de agradecimiento y varios libros de regalo.

NARRADOR Entonces, un diputado de derecha fue a cortarse el pelo y cuando fue a pagar el peluquero nuevamente dijo:

PELUQUERO No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo servicio comunitario.

NARRADORA El diputado se alejó contento. Al día siguiente, cuando el peluquero fue a abrir el local, había 12 senadores, 7 congresistas, 15 concejales, un alcalde con sus secretarios, la esposa del alcalde y sus 6 hijos, haciendo cola para cortarse el pelo gratis…

PELUQUERO Esto, mis amigos y amigas, muestra la diferencia entre los ciudadanos comunes como nosotros y algunas personas que nos gobiernan. Por favor, en las próximas elecciones, vota con cuidado. Recuerda que el ladrón callejero te roba la cartera y el celular. Pero el mal político te roba tu salud, tu trabajo, la jubilación… y hasta la conciencia. El primer ladrón te elige a ti. Al segundo ladrón… lo eliges tú.
Atentamente, el peluquero.

A %d blogueros les gusta esto: