web analytics
domingo , 24 septiembre 2017
Inicio » Opiniones » El buen vivir

El buen vivir

Licda. C. Marchelly Funes

El Buen Vivir en El Salvador significa, pills para cientos de miles de salvadoreños, try nuevas alternativas para construir una sociedad más justa, illness en la que el centro del quehacer gubernamental es el ser humano.

El Buen Vivir no debe ser visto bajo la concepción de crecimiento económico porque de verlo así nunca se verán frutos, hablar de crecimiento, cuál crecimiento, ese que durante décadas había sido de exclusividad de un reducido grupo de empresarios o ese que empieza con la participación activa de los hombres y mujeres que viven en diversas comunidades del terruño, que promueven la educación, la salud, la cultura, el deporte y la mejora en la calidad de vida de las familias salvadoreñas.

El Buen Vivir  contribuye a la construcción de comunidades solidarias, comprometidas con el desarrollo de cada uno de sus habitantes; que fortalece la cohesión social, los valores comunitarios y la solidaridad para hacer frente de manera conjunta a los desafíos que demanda la realidad. El Buen Vivir no pretende ni intenta reponer a todas las erosiones sociales existentes, sino encarar los problemas sociales del presente con responsabilidad histórica.

Esto trae a mi mente la “vida buena” que en palabras del gran filoso Aristóteles hacen referencia a “la satisfacción de las necesidades materiales, el cultivo de la mente y la práctica de la virtud.” En este sentido, El Buen Vivir impulsado por el gobierno salvadoreño se fundamenta en la lucha por la justicia social, la igualdad y la erradicación de privilegios, impulsando la construcción de una sociedad más justa.

Entendiendo por justicia social, ese espacio en el que todos y cada uno gozan del mismo acceso a medios económicos, sociales y culturales necesarios para llevar una vida digna y satisfactoria. La salud, educación y trabajo son los pilares en los que se sustenta la justicia social, ya que permiten a hombres y mujeres realizarse como seres humanos y reconocerse como iguales ante los otros.

Una sociedad igualitaria y equitativa es aquella en la que existe un mutuo reconocimiento como seres humanos, reduciendo la exclusión social y fomentando la democracia. En la que la distribución de los recursos no se reduce a un pequeño grupo de la sociedad sino que llega a todos.

Eliminación de privilegios quiere decir las mismas oportunidades para grandes como para pequeños empresarios, facilidad de créditos y erradicación de la evasión fiscal.

Una sociedad solidaria es aquella en la que ciudadanos y ciudadanas reconocen las necesidades e intereses de los otros, aceptan la justicia, respetan las leyes y la institucionalidad, legitiman el principio de la redistribución de la riqueza y promueven la igualdad social.

Finalmente, El Buen Vivir busca erradicar el principio de desarrollo personal y egoísta, característico de una sociedad neoliberal, bajo el principio del bien común y el bienestar individual y colectivo.

A %d blogueros les gusta esto: