web analytics
Domingo , 23 Julio 2017
Inicio » LAICIDAD » EL AMOR Y EL PERDÓN, ELEMENTOS RELIGIOSOS QUE CONTRIBUYEN A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

EL AMOR Y EL PERDÓN, ELEMENTOS RELIGIOSOS QUE CONTRIBUYEN A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

Margarita Rivas*

La vida de las mujeres, está amenazada por múltiples estructuras de violencia, como son la pobreza, el racismo, el heterosexismo, la misoginia, etc., entre las cuales la estructura religiosa desempeña un papel importante con sus doctrinas, sus teologías y sus posicionamientos.” Mientras las religiones no asuman una posición que considere la noción de derechos humanos y continúen condenando a las mujeres por ejercer su derecho a decidir sobre su vida y su reproducción, seguirán fomentando y promoviendo la violencia contra ellas.

El perdón es una manifestación de valores humanos por excelencia, y en el cristianismo se exige principalmente a las mujeres. Según la teóloga brasileña Yuri Puello Orozco, el perdón es el hilo que vincula el sentimiento de amor al sufrimiento en las relaciones de las mujeres con sus parejas agresoras, clave para comprender el por qué se sigue en una relación en la cual es maltratada. Se añade a esto que las mujeres, en la construcción patriarcal y desde las religiones, es la mediadora y la que soluciona los conflictos familiares. El sacrificio de las mujeres es el medio a través del cual se ejerce poder sobre ellas y se da continuidad a las instituciones patriarcales. La consecuencia de ello es la negación de los derechos de las mujeres por la sociedad, y más grave para ella misma que ha sido adoctrinada para no sentirse sujeta de derechos.

Así mismo, el amor es concebido y construido con la idea del amor romántico, un amor sacrificial, que viene a ser un juego desigual en el cual las mujeres son desposeídas del deseo para saciar el del otro, y al tener este concepto contribuyen ellas mismas (al estar en función del otro) al establecimiento de las relaciones desiguales. A esto contribuye también la idea fomentada por las religiones de que el cuerpo de las mujeres es una fuente de “pecado”, y la doble moral que le pide a las mujeres sacrificios que los mismos religiosos nunca estarían dispuestos a hacer.

* Maestra en Educación en Salud Sexual y Reproductiva.

A %d blogueros les gusta esto: