web analytics
Miércoles , 20 Septiembre 2017
Inicio » Internacionales » Alemania se reúne con sus vecinos europeos del Este, opuestos a las cuotas de refugiados

Alemania se reúne con sus vecinos europeos del Este, opuestos a las cuotas de refugiados

Por Philippe Schwab/Viena/AFP

La hora de las explicaciones llega este viernes entre Alemania, diagnosis que abre sus puertas a los migrantes que afluyen a Europa, view y sus vecinos del Este, help acusados de deshonrar los valores de la UE al rechazar a refugiados o tratarlos de forma inhumana.

El ministro alemán de Exteriores Frank-Walter Steinmeier, junto a su homólogo de Luxemburgo (que preside actualmente la Unión Europea), se reúne el viernes a media jornada con los ministros del ramo de República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia.

Estos países, que ingresaron en 2004 en la UE con el abierto apoyo de Alemania, desafían hoy a la canciller Angela Merkel que quiere imponer una política “obligatoria” de cuotas de refugiados en nombre de los valores fundamentales del proyecto europeo.

Tras varias dudas, Francia se sumó a la posición de Berlín y de la Comisión europea, que desea repartir en la UE 160.000 refugiados desde la próxima semana.

Este viernes, Dinamarca –gobernada por un partido liberal con el apoyo de una formación antimigración– indicó que rehusará sumarse a este sistema de repartición centralizada de refugiados.

“Ya hay una repartición informal de solicitantes de asilo en Europa” y los daneses “estamos situados muy alto” dijo la ministra de Integración, Inger Stojberg. Dinamarca recibió 15.000 demandas de asilo en 2014. Según Eurostat, en proporción con su población es el quinto país en haber recibido refugiados, más que Alemania.

Los países del Este también han expresado su desacuerdo con la propuesta.

“Cuando Alemania y Francia dicen algo, no tenemos por qué prosternarnos y repetir la misma cosa” lanzó el primer ministro eslovaco Robert Fico.

Hungría, país de tránsito de decenas de miles de refugiados pese a la erección de una valla en la frontera con Serbia,  está igualmente en primera línea del rechazo. Budapest quiere parar ese tránsito a partir del 15 de septiembre, cuando entre en vigor una nueva ley antimigrantes que permite el despliegue del ejército en la frontera y prevé penas de prisión para quienes la atraviesen irregularmente.

Por otra parte, un video grabado de forma oculta en el interior del mayor campamento de migrantes en Hungría, en la frontera con Serbia, mostró las condiciones “inhumanas” en las que se distribuye la comida.

Este video, filmado en secreto por una voluntaria austriaca que acudió el miércoles al campo de Roszke, muestra a unos 150 migrantes dentro de un cercado en el interior de una gran sala, empujándose por intentar hacerse con una de las bolsas con bocadillos que les lanzan los policías húngaros, ataviados con cascos y mascarillas.

“No soy racista”

En otra controversia en Hungría, una periodista húngara que apareció el martes en un video pateando a migrantes que acababan de cruzar la frontera explicó el viernes que “entró en pánico” y “lamentó” su gesto.

“No soy una camarógrafa racista y sin corazón” afirmó en una carta abierta.

Por otro lado, Budapest anunció el viernes que movilizará hasta 3.800 soldados para reforzar su valla antimigrantes en la frontera con Serbia, mientras que el jueves se registró otro récord en el número de migrantes que entraron irregularmente en el país.

Ese flujo se repercute en la frontera austriaca, por donde transitan casi la totalidad de los migrantes, en su camino hacia Alemania. Ocho mil migrantes cruzaron el jueves el puesto fronterizo de Nickelsdorf, en la frontera con Hungría, y más de 3.600 llegados fueron registrados entre medianoche y las 06H00 del viernes, anunció la policía austriaca.

Alemania, país líder de una política de puertas abiertas y donde la solidaridad popular sigue siendo extraordinaria, se ha convertido en el destino soñado para los refugiados migrantes procedentes en especial de Siria

“Los alemanes son percibidos como fríos y racionales. Pero en realidad son muy sensibles. No pueden soportar ver a gente que sufre” explicaba un voluntario en un centro de acogida en Berlín.

Alemania ya ha acogido 450.000 refugiados, de los cuales 37.000 en la primera semana de septiembre. El país  espera acoger a 800.000 solicitantes de asilo en 2015, cuatro veces más que el año anterior y una cifra récord en Europa.

A %d blogueros les gusta esto: