Página de inicio » Opiniones » Obsesión privatizadora

Obsesión privatizadora

@arpassv

 Tal como denunció ayer el Foro Nacional de Salud, buy la derecha parlamentaria está obsesionada por privatizar el agua, tadalafil entregándole la rectoría de las políticas hídricas a una institución autónoma que estaría controlada por representantes de empresas privadas aglutinadas en la ANEP.

El malévolo propósito de ARENA, GANA y demás partidos de derecha también ha sido denunciado por el Foro del Agua, Mesa frente a la Minería Metálica, Mesa Permanente de Gestión de Riesgos y demás organizaciones populares que exigen la pronta aprobación de la ley de agua.

El agua es vital para la vida, por eso el acceso a ella es un derecho humano fundamental que debe ser garantizado por el Estado; pero los diputados de derecha quieren convertirla en una mercancía para que empresas privadas hagan su negocio sin importar la vida de quienes no puedan pagar.

La derecha siempre ha tenido una obsesión privatizadora: durante los gobierno de ARENA privatizó la distribución y parte de la generación de energía eléctrica, la banca, las pensiones y el espectro radioeléctrico. Y ahora, en la oposición, se empeña desde la Asamblea en privatizar el agua.

Esas privatizaciones se hicieron en forma fraudulenta y engañando al pueblo. Un caso emblemático de esto es la privatización encubierta de La Geo, mediante un contrato amañado con la transnacional italiana ENEL que ahora reclama la mayoría accionaria de la empresa estatal geotérmica.

Otro caso es la asignación de frecuencias de radio y televisión que se entregaron incumpliendo el procedimiento legal, usando testaferros y violentando disposiciones técnicas de la SIGET. El otorgamiento anómalo de siete canales de televisión abierta a la familia Eserski, dueña de TCS, es ilustrativo.

La Ley de Telecomunicaciones –marco legal de la privatización del espectro radioeléctrico– concibe las frecuencias como bienes privados, cuyos concesionarios pueden alquilar o vender, como si no fueran bienes públicos que el Estado debe administrar en forma transparente, equitativa y democrática.

Post data: Señores magistrados de la Sala Constitucional, ¿cuándo van a resolver las demandas de inconstitucionalidad contra la Ley de Telecomunicaciones? Ustedes tienen la oportunidad y la responsabilidad histórica de provocar la democratización del marco legal de las comunicaciones.

Ver también

El secreto protege a los corruptos

Por Fredis Pereira Máster en Administración y Gerencia Pública El corrupto es el enemigo número …