web analytics
Página de inicio » Opiniones » No es suficiente para salir de la pobreza

No es suficiente para salir de la pobreza

César Ramírez
@caralvasalvador

El enfoque educativo debe cambiar, puesto que la economía e industria ha sufrido una drástica transformación. 

Entre las áreas de oficios y profesiones que se extinguen mencionemos: empleos administrativos, áreas secretariales, corte y confección, carpintería, periodismo clásico; mientras otras escalas profesionales no tienen oportunidades en empresas o instituciones ejemplo: arquitectos, abogados, médicos, ingenieros, profesionales de áreas humanísticas, profesionales en ciencias agronómicas etc. Estas últimas por la sobrepoblación de graduandos en las universidades, debido a la revolución informática o el poco desarrollo de la nación en su área industrial, científica, tecnológica, financiera, lo cual es producto del avance del primer mundo pero también es la ausencia de racionalidad política, que debería orientar el esfuerzo productivo uniendo la voluntad de los sectores privados, trabajadores, profesionales, partidos políticos; pero en nuestra nación los ciudadanos están solos y “su suerte”, lo cual genera otro vicio: “el conecte” ese padrinazgo del recomendado, que puede ser político, militar, religioso, familiar, amigos etc., agreguemos las licitaciones fantasmas, esas que se publican por Ley pero los examinadores, los test o los jurados están de acuerdo con sus “jefes” de ahí el calvario de enviar hojas vitales, entrevista 1, 2 y con el resultado conocido; conozco a muchos profesionales que no ejercen su carrera, otros que aprendieron oficios diferentes, vivimos también el modelo argentino de “ilustres desempleados” en situaciones increíbles para sobrevivir, incluso la emigración no es rara en profesionales, no solo en ciudadanos de baja escolaridad, usualmente los profesionales son acreditados con visa de EE. UU. y se quedan allá para siempre… ¡Bien por ellos!

El “emprendimiento” es un retorno a los oficios clásicos artesanales que abren un abanico de oportunidades, pero en muchos casos no son sostenibles, tiende al trabajo “informal” (no pagan impuestos, seguro social, pensiones, ahorro, prestaciones, antigüedad), pero alientan a muchos jóvenes a nuevos campos en especial la informática, pero si no consiguen financiamiento se desvanecen.

¿Qué hacer?

Me parece que las universidades, centros tecnológicos, escuelas superiores en general deben dejar de competir impulsando las mismas carreras, si ello es contradictorio vean la cantidad de médicos compitiendo por una plaza en el Hospital Escuela, especialidad en el Seguro Social; al igual que los aspirantes a plazas públicas, muchas personas invirtieron en sus estudios, pero no es suficiente para salir de la pobreza.

www.cesarramirezcaralva.com

Ver también

La «izquierda» vacadora del miércoles 7

Isaac Bigio Politólogo, economista e historiador Durante los más de 16 meses que Pedro Castillo …