web analytics
Página de inicio » Opiniones » Nada se hace contra los corruptos

Nada se hace contra los corruptos

Salvador Ventura

El Diario de Hoy tiene razón en su editorial La política social y económica: seguir exprimiendo a la gente, buy viagra prostate publicado el viernes 26 de junio del año en curso, clinic cuando habla de “endurecer las penas contra los evasores” y señala “nada se hace contra los corruptos – delincuentes que exhiben sus mal habidas fortunas a plena luz del día”.

Los ejemplos son muchos: actualmente son procesados judicialmente los ex funcionarios de Arena implicados en actos de corrupción en la licitación y diseño del bulevar Diego de Holguín, diagnosis en la venta ilegal de acciones de la CEL a la empresa italiana  ENEL Green Power y por supuesto el ex presidente Francisco Flores Pérez, quien se apropió de donaciones de Taiwán.

“El gran misterio” para decirlo con palabras de El Diario de Hoy es por qué los juzgadores no llegan al fondo de las investigaciones y con base en testimonios, elementos técnicos y documentos no elevan a plenario todos y cada uno de los casos, condenan o absuelven a los implicados en malversaciones, peculado o enriquecimiento ilícito.

“La obsesión por los bienes ajenos” condujo a ex funcionarios y altos dirigentes de Arena a cometer toda clase de fechorías como fraudes en la CEL, entierro de medicinas vencidas después de “ganar” licitaciones amañadas, malversación en ingenios azucareros, el FIS y robos en Correos de El Salvador, en el Banco de Fomento Agropecuario y en el ISSS.

Más adelante describe “Hay en esto muchos agujeros en el mar, programas y obras que no logran cuajar y que van de fracaso en fracaso”, sin duda se refiere a las obras nunca iniciadas en el bulevar Diego de Holguín, el hospital de Maternidad y otros nosocomios abandonados como los de Zacatecoluca, Usulután, San Miguel y San Rafael de Santa Tecla.

El caso del hospital de Maternidad es patético: la Asamblea Legislativa aprobó un préstamo de $28.4 millones para su construcción, el dinero se evaporó como por arte de magia y las obras nunca se iniciaron. Los dos gobiernos del FMLN denunciaron la corrupción y luego se inició la construcción del moderno Hospital de la Mujer.

La supuesta construcción y rehabilitación de hospitales se inició en el 2001 con el gobierno del mafioso Francisco Flores Pérez, el entonces Ministro de Salud Pública, Guillermo Maza Brizuela, avaló pagos de obras no concluidas en la reconstrucción del hospital Santa Teresa, de Zacatecoluca. El Estado perdió $3 millones.

En 2011, la Fiscalía General de la República giró orden de captura contra 14 personas. Entre los acusados había miembros de la empresa constructora, subcontratistas y supervisores. Tres de ellos aún andan prófugos. El año pasado Maza Brizuela fue enviado a juicio y condenado por actos arbitrarios a tres años de prisión, luego revocados por 144 jornadas de utilidad pública.

Y podríamos seguir señalando cantidad de hechos de corrupción como la estafa de $100 millones a la ANDA en el gobierno de Flores Pérez, el robo de $40.3 millones en el MOP donde se involucra a los ex ministros José Ángel Quiroz y David Gutiérrez, el robo de $2.4 millones en el Seguro Social y paremos de contar.

“Los impuestos son siempre costos de producción, tan costo como el pago de corriente eléctrica, los cánones de arrendamiento de bienes raíces, la compra de materias primas, el precio de la tecnología, los salarios de los operarios…”, como bien señala el editorialista, sobre ello nos preguntamos:

¿Por qué grandes empresas salvadoreñas y personas naturales, deben al fisco más de $372 millones en concepto de impuestos, cuando esa cantidad podría ser invertida en construcción de viviendas para familias de escasos recursos económicos, el pago de corriente eléctrica, compra de materias primas o inversión en tecnología de punta?

En este país todos pagamos impuestos tanto el agricultor que cultiva hortalizas “para llevarlas al mercado, el distribuidor de gasolinas” y ahora con las reformas fiscales aprobadas por la Asamblea Legislativa, hasta los “grandes” medios de difusión como El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica.

El evadir o eludir impuestos es también robar, señor director. El ex embajador de Estados Unidos, Douglas Barclay, expresó en un discurso pronunciado en la sede de la ANEP en 2006: “Los salvadoreños deben pagar sus impuestos. No hay espacio para gorrones que le roban la posibilidad de un mejor futuro para sus conciudadanos”.

Y en este país, de acuerdo con la información proporcionada por el Ministerio de Hacienda, más del 63% de los deudores son grandes contribuyentes, en total son 12,519 las empresas morosas a nivel nacional y muchas de ellas no han cancelado sus obligaciones tributarias por años.

Ver también

Epicuro, el atardecer de la antigüedad

Alirio Montoya*  El titulo de este articulejo está compuesto de dos palabras que se las …