web analytics
Página de inicio » Opiniones » Carta a la Asamblea

Carta a la Asamblea

@arpassv

Respetables diputados y diputadas:

La Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET) realiza actualmente una subasta de varios canales satelitales, viagra frecuencias radiofónicas y los canales 7, treatment 13, medicine 14, 16, 18 y 20 de televisión abierta. Estas frecuencias y canales serán entregados al mayor postor, como si fueran mercancías.

La subasta es el único mecanismo establecido en la Ley de Telecomunicaciones (artículos 80-85 y 100) para asignar frecuencias de radiodifusión. Mecanismo antidemocrático y excluyente que impide el acceso al espectro radioeléctrico a sectores sociales, entidades sin fines de lucro y medios de comunicación comunitarios.

La Ley de Telecomunicaciones, de inspiración privatizadora y mercantil, también contiene otras aberraciones: no reconoce la existencia de los medios públicos y comunitarios, eterniza las concesiones, no establece límites anti monopólicos y permite a los concesionarios alquilar o vender las frecuencias como si fueran propiedad suya.

Por eso, diputados y diputadas, es necesario cambiar este marco regulatorio que no responde a los estándares internacionales establecidos por entidades como la Relatoría de Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Estos estándares proponen mecanismos democráticos para asignar las frecuencias y el reconocimiento de los medios privados, públicos y comunitarios.

Y para esto es necesario que aprueben los proyectos de ley de medios públicos y de radiodifusión comunitaria, que actualmente estudia la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales. El primero tiene como propósito institucionalizar un sistema de medios de comunicación públicos y el segundo busca fortalecer a los medios comunitarios por radiodifusión.

Así el país podría ir transitando del actual esquema mediático concentrado en el sector privado-comercial hacia un modelo más diverso de medios privados, públicos y comunitarios que refleje la diversidad política, social y cultural existente en la sociedad.

Diputados y diputadas: esperamos que su vocación patriótica y su compromiso con las apuestas de país se expresen oportunamente en la aprobación de ambos proyectos de ley, que son necesarios para la deliberación democrática. Negarse a esto será ir contra la historia y contra la tendencia democratizadora que vuelve a los pueblos cada vez más exigentes de sus gobernantes.

Ver también

Las malas noticias como noticia (2)

René Martínez Pineda Director Escuela de Ciencias Sociales, UES Para la sociología de la noticia …

A %d blogueros les gusta esto: