web analytics
Página de inicio » Opiniones » Política y vulneración de la fe

Política y vulneración de la fe

Renán Alcides Orellana

En el marco previo a una campaña electoral que se anticipa fuerte y -ojalá que no- hasta violenta, see dos sucesos del orden social, sales político y de la fe, mind impactan a la ciudadanía honrada, que siente vulnerados sus principios y valores culturales: 1. El ir y venir, el sí pero no, del juicio contra Francisco Flores; y 2. El desaguisado de un alcalde que, conociendo la inquebrantable fe cristiano-católica de una mayoría de salvadoreños, se las quebranta por mero revanchismo y matonería política.

El caso de Francisco Flores es un juicio, con dimensiones internacionales, por apropiación indebida de varios millones de dólares donados por Taiwán, para obras sociales en El Salvador y que Flores, en su calidad de presidente de la República, sin ingresarlos los manejó a su antojo, favoreciendo a su partido ARENA y a otros “destinatarios” (¿?), según confesión propia en la Asamblea Legislativa, a principios de 2014.  A estas alturas, ya ni se sabe donde permanece más el ex presidente, por sus tantos traslados.

Decisión judicial tras decisión, pareciere que el objetivo -aparte de que es lamentable lo de su mala salud- es hacerle suave el instante, mientras se encuentra la figura jurídica que lo deje libre. Esto, sin duda, será una vulneración a la fe, socio-política y cristiana, que el buen salvadoreño comenzaba a tener en las instituciones. Y, además y peor, un posible nuevo culto a la impunidad, como el rendido en tantos otros casos impunes contra funcionarios corruptos.

En el otro caso, el alcalde capitalino, Norman Quijano, y su concejo en pleno, por ignorancia o malicia o por ambas juntas, irrespetan la tradición y raigambre cultural de la Calle San Antonio Abad, y la fe cívico-cristiana de la población del mismo nombre, conculcándosela al borrar el nombre de la Calle San Antonio Abad y sustituyéndolo por el de Calle Roberto d´Aubuisson, nombre del más cuestionado personaje, hasta por la Comisión de la Verdad, como responsable intelectual del asesinato de Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Y es que San Antonio Abad y su calle son un legendario sector de San Salvador, así llamado desde tiempos inmemoriales.

Pero más allá, también el alcalde Quijano da un golpetazo en pleno rostro y toca el espíritu de la numerosa población católica de El Salvador, que con ira no disimulada ve como, por revanchismo político, se vulnera su fe y le hace perder la confianza en las instituciones que, por cuestión de principios, están llamadas a fomentar la justicia y la armonía social. Es indudable y evidente el divisionismo que la medida edilicia ha fomentado -se afirma que hubo división o desacuerdo entre concejales católicos (¿?) para la nominación, pero se impuso la presión partidista-; el candidato a diputado Juan Valiente ha declarado: “d´Aubuisson no estuviera de acuerdo” (LPG, 3/XII-2014, página 20) y también muchos correligionarios de acendrada fe católica, porque ¿cómo harán coherente la evocación de su líder político con la invocación con devoción a Monseñor Romero, cuando suba a los altares, ya próximo a subir? ¿Habrá fe pura y coherente, o no?… y así también, lo cuestiona el resto de la población, que ya antes vio como revanchismo político de Quijano contra Venezuela, el quitarle su nombre a un conocido boulevard…

Así vulnera el poder político la fe espiritual y cívica del pueblo que, por esos desaguisados, pierde la confianza en las instituciones… pero también, cierto es que nunca pierde la fe en sí mismo; y piensa, como escribiera Roque Dalton, “llegará la luz que te decía…”  (RAO).

Ver también

El mundo de los ancianos

José M. Tojeira El mundo de los ancianos casi no ha sido tocado en el …

A %d blogueros les gusta esto: