web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » MEMORIA DE RICARDO LINDO En el primer aniversario de su partida

MEMORIA DE RICARDO LINDO En el primer aniversario de su partida

ÁLVARO DARÍO LARA,

Escritor

 

Hace un año las cenizas del poeta y escritor Ricardo Lindo (1947-2016) cruzaron la mar del Sur, rumbo al infinito, uniéndose al Todo Universal de Nuestro Señor de los Mares. Fue el físico adiós de una personalidad, que en esta encarnación, conocimos como Ricardo Lindo, uno de nuestros más importantes clásicos contemporáneos.

Ricardo descubrió la magia de las palabras desde su infancia. Con ellas pudo convocar seres y mundos maravillosos, que habitaron los cientos de páginas que escribió. Nadie como él, para materializar la fantasía, el dolor, la belleza y la crueldad de este mundo de luces y sombras.

Para Ricardo, la vocación se le vino connatural, pero el mundo exterior siempre estuvo ahí, poniendo diques al fluir espontáneo del agua de la creación. El mundo fue duro. Su juventud estuvo marcada por los desencuentros con su padre, Hugo Lindo; y por su incursión en esa atmósfera sobrenatural que abrió la experimentación química de los años sesenta, y que dejó consecuencias en la salud del escritor. También el descubrimiento y asunción de su orientación sexual le llevó años, pero cuando finalmente, la asumió, alcanzó la tan ansiada tranquilidad espiritual.

A pesar de las distintas labores que Ricardo desempeñó: diplomático en Europa, profesor de arte, director de la Sala Nacional de Exposiciones, investigador de la Secretaría de Cultura, director de la revista ARS… su principal oficio fue el de escritor. Muchos volúmenes, pertenecientes a distintos géneros: poesía, cuento, novela, relato, teatro, ensayo, crítica, investigación, lo comprueban. Una labor infatigable, que también se decantó por el cultivo de la pintura, la acuarela principalmente.

Recuerdo cómo, en mi adolescencia, disfrutaba sus colaboraciones en los matutinos del país, en los tiempos que éstos tenían sus páginas y suplementos literarios y artísticos. La gran mayoría de las revistas y medios culturales nacionales, desde los años sesenta, hasta el año de su partida, dan fe de ese constante quehacer.

Un área pendiente, con la obra de Ricardo, es la selección y publicación de sus inéditos y de todo lo que el poeta dejó disperso. Estamos seguros, que cuando esto se realice, su luz nos seguirá asombrando.

Si bien sus temas se orientaron, preferentemente, hacia una lírica surrealista, si se quiere; también es cierto que Cuscatlán, el país soñado, constituyó un filón importantísimo que animó su producción.

Muy al margen de las camisas de fuerza ideológicas, y de las modas que en su momento establecieron un rígido matrimonio entre literatura y política activa, Ricardo fue fiel siempre a su particular propensión, y jamás eludió toda aquella zona de la realidad que lo conmovió intensamente, llámense los fascinantes mundos de príncipes y reinos perdidos, como el dolor de nuestra gente sencilla de Cuscatlán.

Asimismo ejerció un especial y espontáneo magisterio sobre las jóvenes generaciones de escritores que encontraron en él, un modelo de autenticidad; una fuente nutricia de entusiasmo y respeto por la palabra; y un rigor admirable en el ejercicio del oficio de escritor.

La obra de Ricardo Lindo, como la de los grandes, está destinada no tanto a un presente que, muchas veces, es incapaz de comprenderla, sino a la perennidad del futuro.

Ver también

La mojarra

Armando Molina cuentista A Fidelina Villeda A UN LADO de la carretera se erguían los …

A %d blogueros les gusta esto: