web analytics
Página de inicio » Internacionales » Hondureños retoman peregrinaje migratorio por Guatemala para llegar a Estados Unidos
Migrantes de Honduras abordan un camión en Río Bravo, Suchitepequez, Guatemala. [Foto Johan Ordóñez / AFP]

Hondureños retoman peregrinaje migratorio por Guatemala para llegar a Estados Unidos

Ciudad de Guatemala / AFP

Edgar Calderón / Henry Morales Arana

Cientos de hondureños volvieron este jueves a la carretera para continuar su marcha en una nueva caravana que busca llegar a Estados Unidos de forma irregular, escapando de la pobreza y la violencia en su país.

Abrigados por la temporada de frío en la capital guatemalteca, los hondureños atravesaron calles y avenidas caminando y otros pidiendo aventón a los automovilistas para dirigirse hacia el suroeste del país, al poblado de Tecún Umán, fronterizo con México, a unos 300 km desde el centro de la capital, donde pernoctaron.

Horas después, unos caminaban por el asfalto caliente mientras otros eran transportados en la parte trasera de pickups y algunos se arriesgaban al trasladarse subidos en las plataformas de camiones cargados con cemento o hierro.

«¡Fuera JOH!», «¡Fuera JOH!», gritaban los migrantes en referencia a las iniciales del presidente hondureño Juan Orlando Hernández, a quien culpan de la crisis económica que vive el país.

«Ya estamos más cerca de la frontera con México, vamos para adelante», dijo a la AFP un hondureño desde la parte alta de trailer que subió a unos 30 migrantes cuando pasó a cargar combustible a una gasolinería en el km 126 de la carretera al Pacífico.

Muchos dirigieron sus críticas a la clase política de Honduras, a la que responsabilizan de crear las condiciones que los impulsan a emigrar.

«Está dura la crisis en Honduras. Todos los políticos en Honduras son ladrones, todos, diputados, alcaldes, presidentes», dijo a la AFP Genaro Hernández, un agricultor de 52 años.

Aunque inicialmente el grupo fue estimado en cerca de 1.000 personas, las autoridades guatemaltecas indicaron que participan unas 2.000, que partieron el martes pasado de la ciudad de San Pedro Sula, en el norte hondureño, emulando dos éxodos que salieron de ese país en octubre pasado.

Otra caravana de unos 200 salvadoreños salió el miércoles desde la capital del país centroamericano.

Estas corrientes migratorias han despertado la furia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien nuevamente urgió la construcción de un muro en la frontera de su país con México.

– Solidaridad –

Los hondureños, entre ellos familias completas con niños, fueron atendidos en albergues de la Casa del Migrante de la Iglesia católica y la estatal Universidad de San Carlos, en el centro de la capital.

Las horas de caminata bajo el sol y la lluvia hicieron mella en varios de los migrantes, que recibieron atención médica por presentar dolores de cabeza, complicaciones respiratorias y dolores estomacales, entre otras afecciones, dijo a la AFP Roxana Palma, psicóloga de la Casa del Migrante.

El flujo de migrantes rebasó la capacidad de ese albergue, de unas 350 personas, por lo que fue necesario habilitar otras áreas para recibirlos y donde se les proporcionó alimentos, utensilios de aseo personal, leche y en algunos casos carros para transportar a los niños, agregó Palma.

«Nos atendieron bonito y estamos recuperados» para seguir la travesía, señaló Genaro, quien lamenta que en Honduras «a los pobres los están dejando más pobres».

– «Estados Unidos buscará deportarlos» –

Guatemaltecos, hondureños y salvadoreños buscan llegar a Estados Unidos principalmente agobiados por la pobreza y los altos indices de violencia criminal en sus países que integran el Triángulo Norte de Centroamérica.

Mientras la caravana avanza, el embajador de Estados Unidos en Guatemala, Luis Arreaga, advirtió a los centroamericanos en un mensaje divulgado en redes sociales que si buscan entrar ilegalmente serán detenidos y deportados.

«Insto a todo migrante que piensa entrar a los Estados Unidos de manera ilegal que desista de esa intención. Su intento de migrar fracasará. Será detenido y Estados Unidos buscará deportarlo», señaló el diplomático.

Ante la inminente llegada de los centroamericanos a la frontera, el gobierno mexicano prepara un albergue en el sureño estado de Chiapas, colindante con Guatemala, pero señaló que no permitirá que los migrantes entren a la fuerza en el país como ocurrió con otras caravanas en 2018.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador anunció además que destinará fondos para reforzar la seguridad en la frontera.

Unos 11 hondureños han muerto en las caravanas anteriores, según el gobierno de ese país. El último fue un joven de 23 años que se separó del grupo y fue arrollado por un tren en México.

La región atravesó recientemente otro drama migratorio con la muerte de dos niños guatemaltecos bajo custodia de la patrulla fronteriza de Estados Unidos, en diciembre del año pasado.

Ver también

Huelga y movilizaciones masivas paralizan Francia

Paris / AFP María Elena Bucheli Más de 800.000 franceses salieron el jueves a las …