web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Homenaje Nacional (Selección de poemas del libro del mismo nombre del escritor Rafael Mendoza)

Homenaje Nacional (Selección de poemas del libro del mismo nombre del escritor Rafael Mendoza)

DOÑA PATRIA

Te esperaba

como a las amigas de mamá,

imponente y obesa,

majestuosa en tu enjundia,

vigilándonos

para que no nos sacáramos los ojos

repartiéndonos a todos el pan diario

y cuidando la puerta

para que no entraran forajidos…

Nunca pensé verte tan flácida,

tan gris en tu debilidad

para admitir

cualquier tunante…

 

HOMENAJE

Patria chica, colgada de la suerte,

anclada al sur de todos los presagios,

te quiero sin tus mitos y tus próceres,

– – – – – – – – –

porque fueron tus gentes más humildes

quienes te han hecho grande,

los que han vencido a los volcanes

vistiéndolos de indómitos sembrados,

los que estoicos soportaron siempre

las tremendas sacudidas de tus hamacas,

los que resisten los inviernos

los que enfrentan huracanes,

los que aún en medio de la miseria

bendicen a su dios y cantan

tu himno en las escuelas.

Son ellos, Patria mínima y valiente,

tus verdaderos héroes.

 

CON FONDO DE 21 CAÑONAZOS

Patria

sigue dándonos

más domingos de ramos

más sábados de gloria

más viernes de dolores

más jueves de corpus

más miércoles de ceniza

más martes sin carnaval

más lunes en que ni las gallinas pongan.

Danos más días internacionales

– – – – – – – – –

de lo que se te antoje

pero ya no nos des

más días de la Independencia.

Ante todo

hay que ser pobres

pero honestos.

 

MITOLOGÍA SIMBÓLICA 

“Dios, Unión y Libertad”.

 

A AQUEL AMADO CHASCO

Yo tenía una patria más o menos

adaptada al sentido de esa idea;

valga aclarar que le creí sus mitos,

los argumentos de sus cicatrices,

sus blasones y todas las grandezas

rimadas en su himno nacional.

Yo la recuerdo, sí, tenía límites

en toda la extensión de la patraña

– – – – – – – – –

(perdón, quise decir “de la palabra),

con un mar adyacente a los exilios

y un subsuelo muy rico en yacimientos

de masacrados que desagraviar.

Pero no solo yo, todos teníamos

una patria o creíamos tenerla;

sin embargo de aquel amado chasco

que en siglo y medio al fin superpoblamos,

sólo nos va quedando la hipoteca

y preguntarnos cuánto va a durar.

 

Yo tenía una patria, me parece.

O quizás fue su mapa en mis cuadernos.

Yo tenía una patria, estoy seguro.

¿O sería una dulce borrachera?

Yo tenía una patria. O solamente

fue un dato en mi carnet de identidad.

Ver también

EN LA TUMBA DE ZELIÉ LARDÉ

Tania Primavera [email protected] Fotografías: Iván Escobar, Tania Primavera, MUPI. Una tarde busqué el número telefónico …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: