web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » COMIENZO DE UN NUEVO AÑO

COMIENZO DE UN NUEVO AÑO

Por el Dr. H. Spencer Lewis, F.R.C.
(Pasado Imperator de AMORC, de la Revista El Rosacruz- Agosto de 2007)

(Se ofrece aquí un trabajo relacionado con el Año Nuevo que comienza y en este se aprecia de nuevo la gran sabiduría que contienen las enseñanzas de la Orden Rosacruz AMORC, con las que orienta la vida de sus miembros para que sean felices y prósperos)

Abriendo un nuevo portal

El principio de un nuevo año es como abrir un gran portal que hubiera estado cerrado y sellado durante muchas generaciones. Ninguno de nosotros sabe exactamente lo que existe detrás de él, y mucho de lo que allí pueda existir será extraño y nuevo como las cosas que reposan tras de los cerrados y sellados portales de una tumba del Egipto de la antigüedad. Sin embargo, deteniéndonos a la entrada de ese portal podemos estar seguros de una cosa: que la puerta se abrirá para darnos paso.

Todas las experiencias de la vida que llenan las doce alcobas de la cámara de misterios nos revelarán sus sorprendentes y maravillosos beneficios cuando pasemos en sucesión por cada una de ellas. Aún para aquellos que pueden pasar debido a su transición en la víspera misma de su entrada al portal, lo encontrarán abierto.

De otra cosa también podemos estar seguros. Tan repleta como esta cámara pueda estar de sorpresas y revelaciones sorprendentes, de lecciones que aprender, de pruebas y tribulaciones, también lo estará de oportunidades. Las oportunidades que un año nuevo ofrece a cada individuo son libres para todos y no las limita ni la influencia política, ni la censura religiosa, ni las finanzas, ni las restricciones sociales.

El más pobre de los pobres y el más rico de los ricos encontrarán sus oportunidades esperándolos. Lo único que se requiere de quien cruce el portal del nuevo año es que esté vivamente consciente de la sutil atracción y susurrante insistencia, de la callada llamada que pueda venir de cada esquina, de cada pequeño escondrijo de la gran sala, de manera que ninguna oportunidad se pierda y ninguna ventaja se deje pasar.

Si el año que empieza se comparara con un gran museo en el cual las oportunidades, las lecciones y las experiencias de la vida se exhibieran para que cada cual las viera y las entendiera, yo diría que el más necesario requisito previo para los que entraran sería la preparación. La preparación para ver y comprender. La preparación para oír y darse cuenta; la preparación para sentir y comprender interiormente.

Pasando por alto bellas oportunidades

¡Cuántos de nosotros vamos por la vida pasando por alto las más bellas y las más importantes cosas que son de beneficio y sirven de satisfacción para nosotros! ¡Cuántos no pasarán este año por el gran museo de la vida y saldrán el próximo diciembre sin haber aprendido todas las lecciones y sin haberse aprovechado de todos los beneficios que les son posibles!

En muchas formas el Año Nuevo está preñado de posibilidades que nunca nos fueron ofrecidas completamente en muchos siglos. Nuevas oportunidades jamás oídas en el pasado, nuevos métodos, nuevos niveles de vida, nuevos sistemas de conducir los negocios y para dirigir los asuntos de la vida humana se mostrarán al observador cuidadoso durante los próximos doce meses, ofreciéndole el tan ansiado camino hacia la felicidad y la prosperidad.

Libremente podremos entrar en esta nueva cámara y atravesar la entrada del abierto portal, y libremente podremos salir cuando el año termine; pero cuando estemos en la cámara, todo lo que en ella se encuentre será nuestro con solo pedirlo… Si sabemos únicamente cómo pedir y cómo apreciar lo que se nos ofrece.

Los antiguos tenían una manera de hacer de particular interés para ellos los meses del año, estudiando la vida de los santos y de las grandes y sabias personalidades asociadas a cada mes. A la llegada de cada mes se estudiaba su propósito especial y se analizaban los personajes de prominencia conectados por la tradición con cada mes, de suerte que se pudiera descubrir la clave del éxito para cada mes del año.

Tomando el mes de enero -por lo tanto- como la primera de las doce alcobas, encontramos que se le designaba como el mes de los estadistas. Estaba antiguamente representado por Moisés.

Si usted ha nacido en enero, la influencia de ese mes despertará y acelerará en usted ciertos hechos interesantes escondidos en su consciencia. De esa suerte, usted y todos los demás que hacen de enero el mes para leer biografías, conviertan esa alcoba del museo en el primero de un número de beneficios intelectuales.

Debido a ello, entrad en esta primera alcoba del museo y despertad las cualidades de estadistas latentes en vuestra consciencia, en preparación para la visita a la segunda alcoba, en febrero. De esta forma, de mes a mes, haréis de la jornada del año un curso completo de preparación para el reconocimiento de las oportunidades que se os ofrecen.

Ver también

Amor y Gratitud

Dr. H. Spencer Lewis (Pasado Imperator de AMORC, No. 3 último De la Revista El …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *