web analytics
Página de inicio » LAICIDAD » Candidatos presidenciales ¿garantizarán laicidad del Estado?

Candidatos presidenciales ¿garantizarán laicidad del Estado?

Alberto Romero de Urbiztondo
[email protected]

Desde hace semanas vivimos una campaña electoral adelantada. Los candidatos a Presidente viajan por el país, hacen mítines, declaraciones, se lanzan críticas directas o veladas y nos hacen promesas abstractas e imprecisas de que ellos traerán la felicidad al país.

Escuchamos muy pocas propuestas concretas sobre cómo resolver la escasez de agua potable, o cómo seguirán mejorando la sanidad; no explican sus planes para superar la deuda pública, ni si piensan promover un pacto fiscal para lograrlo. Se esfuerzan en promover su imagen para que les demos el voto por lo simpáticos o buena gente que parecen. Conociendo la influencia del pensamiento religioso en nuestra sociedad, introducen en sus discursos y declaraciones frases religiosas o se acompañan por pastores o sacerdotes, buscando su legitimación. Sin embargo, la ciudadanía queremos saber cómo analizan la situación del país, qué problemas priorizan, sus propuestas para superarlos. Conoceremos sus valores, si priorizan justicia económica o mercado, función social o beneficio privado, honestidad, transparencia… Por eso querría preguntarles sobre un tema que considero muy importante, la laicidad como un principio de organización del Estado que garantiza la libertad de pensamiento y creencias y la autonomía y separación entre Estado e Iglesia para definir las políticas públicas.

Señores candidatos, ¿vigilarán que no se utilicen las instituciones del Estado para actividades religiosas? Vemos con estupor ritos y cultos religiosos por los pasillos de los ministerios, imágenes de vírgenes, santos o ángeles en instituciones del Gobierno, lo que vulnera la diversidad y libertad de creencias de la ciudadanía, pues ni todos los empleados públicos son creyentes de las mismas religiones, ni tampoco los ciudadanos y ciudadanas que los utilizamos.

¿Se garantizará el carácter laico de la educación, sin que en centros escolares o en la universidad pública, docentes hagan adoctrinamiento o promuevan la celebración de fiestas religiosas? ¿En los hospitales se vigilará que no se niegue anticoncepción oral de emergencia a ninguna mujer que haya sido violada, porque la enfermera piensa que es abortiva y va en contra de sus creencias?

Recuerden candidatos, El Salvador es un Estado laico y si llegan a ser presidentes su deber constitucional es garantizarlo.

Ver también

“Desde el instante de la concepción” (II)

 ¿Cuándo empezamos a ser personas? Alberto Romero de Urbiztondo [email protected] En una anterior columna abordé …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: