web analytics
Jueves , 17 Agosto 2017
Inicio » Opiniones » Votar no es elegir

Votar no es elegir

Red para un Constitucionalismo Democrático

Queremos compartir elementos de análisis para la toma de decisión de dar o no el apoyo a candidatos en estas elecciones y que sean insumos para elegir el próximo 2 de febrero. Decimos que votar no es elegir, prescription pues votar es ejercer el sufragio, ask pero este puede ser ideológico, disciplinario, impuesto. El elegir debe ser meditado, evaluado de acuerdo a los intereses nacionales, es consciente.

Es de sentido común que para poder elegir se debe conocer, el plan de gobierno, como se ha formulado, el equipo de trabajo que lo ejecutará, entre otros. El FMLN ha dicho que su plan de gobierno fue construido de abajo hacia arriba, ello es que se convocó a los simpatizantes, militantes, académicos, profesionales, comerciantes, empresarios para su elaboración desde ejes de interés. Las mesas fueron integradas por esos grupos de interés para coherencia y compromiso.  ARENA y la coalición UNIDAD, según se ha conocido lo construyeron desde el escritorio, con un grupo de tecnócratas que pudieran no representar, conocer ni estar identificados con las necesidades más sentidas de la mayoría. Es cuestión de método pero dice desde ya la forma como se tomaran las decisiones en un eventual gobierno de ellos.

Lo que si conocemos y abundantemente son las promesas de campaña, algunas de las cuales pudieran no ser en este momento parte del plan de gobierno de cada candidato. Hemos visto esas promesas desde la perspectiva constitucional, partiendo de un principio elemental: “El Salvador reconoce  a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado” Art. 1 Cn.

Los candidatos con más posibilidades, por las encuestas, por las conversaciones, por sus militancias y otras, han prometido en esencia lo mismo, ello es continuar con los programas sociales de este gobierno, profundizándolos y en algunos casos ampliándolos, no han hecho promesas de otros programas novedosos, o por lo menos no han sido tan difundidos, ello con la seguridad de que este gobierno está siendo bien y muy bien evaluado por esos programas, pues ni propios ni extraños pueden criticar a este gobierno por esos programas ya que éstos han contribuido cada uno a aliviar las condiciones de vida, que si bien es cierto no son suficientes y no han estado por tanto tiempo, pero van en camino de superar esas condiciones tan indignas y de negación de la condición humana.

Los programas como Ciudad Mujer, el vaso de leche, los paquetes escolares, los paquetes agrícolas, los apoyos económicos a los adultos mayores,  los PATI son sin duda, programas que contribuyen a superar como se ha dicho esas condiciones indignas de vida. Como se ha mencionado antes todos se han subido a ese carrito o más aún en el buen salvadoreño se quieren bañar en ese chorrito, pues es para la población positivo y electoralmente acarrea votos.

¿Quién de los candidatos garantiza su continuidad? contundentemente el que los ha ejecutado, este gobierno aun con sus grises, es un gobierno del FMLN, su candidato es actual vicepresidente y nadie en su sano juicio puede hacer una separación absoluta entre el Presidente, el Vicepresidente y el partido FMLN, pues a pesar de los distanciamiento, el plan de gobierno ejecutado por el actual Presidente está en armonía con los principios del partido que lo llevó a ese puesto, por lo que nadie puede negar que los programas de este gobierno son los programas del partido FMLN pues son sus principios los que se ven reflejados en ellos y ejecutados exitosamente.

Concluimos entonces que el que puede darle continuidad, profundizarlos y ampliarlos es el candidato del FMLN con su compañero de fórmula, por ser ellos los que lo ejecutan y estar en armonía con los principios del partido otros pudieran ofrecer continuarlos pero con repudio de los que su partido representa o por “la responsabilidad social” no por ser sentidos y responsables de superar las causas de exclusión, de extrema pobreza, de analfabetismo, de desempleo

Pero y esos planes ¿qué relación tienen con la disposición de la Constitución citada?, pues claro todos y cada unos de los programas ejecutados por este gobierno y ofrecidos que se continuarán ejecutando así como su ampliación hasta el bachillerato, la Universidad en tecnologías, la Universidad Virtual y el aumento al presupuesto de la Universidad de El Salvador, así como la generación de empleos y la reactivación de la agricultura tienen como elemento común y fundamental a la persona humana, que es el fin y el origen de toda actividad del Estado. No podemos ver una Ciudad Mujer sin mujeres, como persona humana; no podemos ver los paquetes escolares sin niños, niñas y adolescentes, como persona humana.

Los integrantes de la Red por ello no vamos a votar, si no vamos a elegir al Presidente y Vicepresidente que garantice que su gobierno, sus planes y programas reconozcan a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado y que su trabajo desde el 1 de junio de 2014 este orientado a satisfacer, propiciar y superar las condiciones de vida de la actualidad. Estamos por los candidatos que han sido propositivos con objetivos claros en continuar los cambios. Arena orienta la campaña al miedo, a la mentira, exhibiéndose como lo que serían si fueran gobernantes en mala hora y sépase desde ya, que no lograrían ningún apoyo en la Asamblea Legislativa para su militarización de la seguridad pública –lo cual es inconstitucional- y sus promesas de campaña serán incumplidas, con la minoría parlamentaria que tienen.

Amigos y amigas, mediten. La derecha ha gobernado totalmente desde que El Salvador es El Salvador, salvo el pequeño espacio de la Junta de Gobierno y Duarte, y su modelo liberal no introdujo riqueza para el pueblo, sino solo para unos pocos. La derecha dominó a su antojo, ejerciendo todo el poder, manteniéndonos en una crisis permanente. La relación es décadas y décadas y décadas de la derecha, sin avance en lo económico y lo democrático; con un proceso nuevo de 5 años que resulta esperanzador. Nuestra decisión es clara: consolidar cambios en el marco de la Constitución.

A %d blogueros les gusta esto: