web analytics
domingo , 17 diciembre 2017
Inicio » Suplemento Deportivo » Un oasis azul
Un oasis azul
La selección salvadoreña de fútbol playa se colgó el inédito oro de los Juegos Bolivarianos de Playa Iquique 2016. Foto Diario Co Latino/ Archivo.

Un oasis azul

Santiago Leiva
@DiarioCoLatino

De nueva cuenta la selección de fútbol playa pintó un arcoíris sobre un océano azul cargado de dudas, frustraciones y fracasos. La Azul

playera volvió a poner su granito de arena y regaló una pizca de felicidad a un país envuelto en escándalos de corrupción y delincuencia.

Los discípulos de Rudis Gallo dejaron las uñas y el pellejo sobre la arena; y salvo un pequeño tropiezo a inicios de año, le volvieron a cumplir a El Salvador: cerraron 2016 con los pies hinchados, pero con títulos sobre los hombros.

Los guerreros cuscatlecos iniciaron acciones en la Cuadrangular de Fútbol Playa “Copa Pilsener”, un torneo que para los salvadoreños tuvo un sabor tan amargo como la cerveza, ya que de nueva cuenta se quedaron con el deseo que ver a sus mimados campeones.

Esta justa, que se celebró en la costa salvadoreña, en marzo pasado, tuvo desenlace gris ya que se perdió la final ante un Portugal que

tuvo a la diosa fortuna de la efectividad de su lado y acabó llevándose el duelo 3-4.

Salvo ese raspón, la armada de Gallo cumplió como siempre lo hace. En el primer partido se impuso 4-2 sobre la selección de Estados Unidos y luego bateó 7-3 al representativo de Argentina, triunfos que le permitieron llegar a la gran final antes descrita.

El antibiótico y la crema cicatrizante para curar ésta herida hicieron efecto solo unos meses después. Agustín Ruiz y su ejército disputaron

en agosto la Copa Centroamericana de Fútbol Playa en la que no encontraron rival y terminaron agenciándose el título por segunda edición consecutiva.

El Salvador comenzó su camino al podio con un triunfo de 11-7 sobre la selección de Panamá, luego se impuso a los chapines 4-3 y finalmente

logró una victoria de 5-4 sobre los ticos para terminar alzando la corona al cielo de la Costa del Sol.

Este título centroamericano no fue producto de la casualidad y eso lo dejó muy claro la Azul playera a inicios de este mes. Los apóstoles de Gallo cerraron el año con broche de oro al conseguir el cetro de campeón y medalla dorada en los Juegos Bolivarianos de Playa 2016, celebrados en Iquique, Chile.

En esta competencia de peso sudamericano, El Salvador no solo se colgó la medalla sobre el cuello, sino que también se quitó la paternidad que le había marcado Paraguay y ganó cuatro de los cinco partidos que disputó.

Su andar comenzó con un triunfo de 2-0 sobre Venezuela, luego le ganó 10-1 a Panamá, cayó 4-5 frente a los paraguayos en su tercera presentación y posteriormente se recuperó al derrotar al Chile 3-0.

En la gran final tuvo que verse la cara nuevamente frente a los guaraníes y en esta ocasión ganó la Azul 5-3 y se coronó campeona.

Ante la ausencia de Frank Velásquez,  Rubén Batres y Elmer Robles fueron los aleados del  “Tín” Ruiz en la gran final. Ellos convirtieron goles que le dieron la medalla a El Salvador.

A %d blogueros les gusta esto: