web analytics
Domingo , 23 Julio 2017
Inicio » Editorial » Ulises Rivas, otra víctima de la Sala de lo Constitucional
Ulises Rivas, otra víctima de  la Sala de lo Constitucional
El diputado de ARENA René Portillo Cuadra fue el principal vocero de ese partido político respecto a la necesidad de modificar la Ley de Extinción de Dominio, que a su vez fue acompañada por otros personeros de la derecha que a menudo son entrevistados en los programas de opinión de la televisión salvadoreña. Este periódico, por cierto, cuestionó dicha ley, que el Estado expropie los bienes de los sospechosos de enriquecimiento ilícito, sin antes haber sido vencido por un tribunal competente. La derecha se dio cuenta de ese asunto, hasta que a la Fiscalía General de la República se le ocurrió expropiar los bienes del difunto presidente Francisco Flores Pérez. La viuda del ex mandatario, Lourdes de Flores, acompañada de su hijo e hija, denunció que entre lo expropiado estaban algunas herencias familiares. La derecha opositora, tanto empresarial como política, vio en la ley un problema cercano y de futuro, por lo que inició la generación de opinión favorable a la reforma. Y cuando los diputados introducen la reforma a la mencionada ley, argumentando lo arriba expuesto, y para ponerla en sintonía con el artículo 240 de la Constitución de la República, los diputados de ARENA, salvo una, se abstienen de votar: en la plenaria guardaron silencio cómplice, o mejor dicho, silencio de respaldo, pues no votaron ni en contra, ni criticaron la aprobación de las reformas. Hoy está claro que ARENA no votó y guardó silencio, para no ser criticados ni por las redes sociales ni por la Embajada de los Estados Unidos. A lo mejor los diputados sabían por adelantado que la Fiscalía General de la República protestaría como lo hizo, y que lo mismo iba a suceder con la Embajada de los Estados Unidos. Hoy, los costos políticos los están pagando el partido GANA, el FMLN y los diputados del PCN que votaron por dicha reforma. En la derecha seguramente están aplaudiendo a los areneros por no votar ni a favor ni en contra de la ley que ellos promovieron, y seguramente los habrán calificado de listos o hábiles para el manejo político, pero el pueblo debe tener claro que el comportamiento de ARENA es el reflejo de su doble moral, o de su hipocresía como los calificó el alcalde de San Salvador, Nayib Bukele.

Ulises Rivas, otra víctima de la Sala de lo Constitucional

La reconocida abogada y jurista internacional, María Silvia Guillén, criticó a los magistrados de la Sala de lo Constitucional y los acusó de actuar con soberbia, al destituir al Magistrado del TSE, Ulises Rivas, y no resolver la recusación solicitada por este.

Como ya es conocido, el abogado Jesús Ulises Rivas Sánchez, Magistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE), fue inhabilitado de su cargo, como medida cautelar, luego que los magistrados de la Sala de lo Constitucional resolvieran la recusación, interpuesta por el abogado de este.

“Los magistrados de la Sala de lo Constitucional debieron primero resolver la recusación del magistrado Rivas”, dijo Guillén. No obstante, los magistrados, en un acto de soberbia resolvieron separar al magistrado propietario del TSE, además, por un acto de venganza.

Y es que el pecado del magistrado Rivas fue haber criticado las resoluciones de la Sala de lo Constitucional en su calidad de dirigente de una gremial de abogados, además, por haber hecho público su apoyo a la fórmula presidencial del FMLN.

Haber votado por los candidatos del FMLN no debe ser causal para que un funcionario de elección de segundo grado deba ser castigado, pues, todos, incluyendo los magistrados de la Sala, cuando ejercieron su voto lo hicieron a favor de una fórmula presidencial y por ende un partido político.

Nadie con uso de razón puede dudar que Florentín Meléndez, Sidney Blanco, Belarmino Jaime y Rodolfo González votaron por la fórmula presidencial de ARENA, pero ellos siguen en sus cargos como magistrados.

Entonces, cuando suspenden al magistrado Ulises Rivas por haber votado por la fórmula presidencial del FMLN no debe ser motivo para que se le aparte de su cargo.

Los de la Sala de lo Constitucional, que ya ha quedado claro, responden a los interese políticos de la derecha, se han convertido en los perseguidores políticos de los profesionales de la izquierda salvadoreña, de la verdadera izquierda salvadoreña representada en el FMLN, porque es la que tiene reales posibilidades de poder, y por la vía electoral, la vía electoral de la democracia burguesa, y a esto le teme la derecha, a esto le temen los de la Sala de lo Constitucional.

La Sala, con su persecución de los profesionales del FMLN, busca evitar que este partido político logre más poder del que ya le dio el soberano cuando lo eligió para que esté al frente del Ejecutivo, en la Asamblea Legislativa y en los municipios.

La Sala de lo Constitucional está haciendo contra la izquierda salvadoreña, lo que hicieron las dictaduras militares, impedir que tengan poder o más poder en el futuro. Por este error histórico, inclusive, se llegó a una guerra civil.

Los de la Sala están jugando con fuego, al impedir que la izquierda se desplace libremente en todos los terrenos políticos de poder que la democracia burguesa permite en una sociedad capitalista como la salvadoreña.

La Sala, además, ha violado el Acuerdo de Paz, desde que expulsó a Eugenio Chicas como magistrado Presidente del Tribunal Supremo Electoral, y hoy lo repite con Ulises Rivas, al despojarlo también del mismo tribunal.

Este Acuerdo de Paz es el que dio origen a una reforma constitucional que permitió la creación del Tribunal Supremo Electoral.

A %d blogueros les gusta esto: