web analytics
Miércoles , 20 Septiembre 2017
Inicio » Internacionales » Tercer día de choques entre palestinos y policía israelí en Explanada de Mezquitas

Tercer día de choques entre palestinos y policía israelí en Explanada de Mezquitas

Por Laurent Lozano/Jerusalén/AFP

Palestinos y policías israelíes se enfrentaron de nuevo el martes en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, capsule en el tercer y último día de las celebraciones del Año Nuevo judío, prostate unos disturbios que suscitan la preocupación de la ONU y de Estados Unidos.

Desde que comenzaron los festejos del Año Nuevo judío el domingo, online hombres enmascarados se atrincheraron en la mezquita de Al Aqsa, situada en la Explanada, en señal de protesta contra las visitas de los judíos.

Los choques estallaron cuando los policías entraron en el sitio para desalojarlos antes de que el espacio abriera sus puertas al público no musulmán a las 7:30 de la mañana, hora local.

La mezquita de Al Aqsa está considerada como el tercer lugar más sagrado del islam, pero la Explanada de las Mezquitas también es venerada por los judíos, que la llaman Monte del Templo, donde se encuentra el Muro de las Lamentaciones. Judíos radicales militan por el derecho a rezar allí, que tienen vetado, y algunos quieren construir un tercer Templo.

El martes, 26 palestinos resultaron heridos y dos de ellos fueron hospitalizados, según la Media Luna Roja. Cinco policías también sufrieron heridas, según la policía, y cuatro personas fueron detenidas.

“La policía tomó el asalto de la mezquita de Al Aqsa” y llegó hasta el corazón del templo antes de salir, afirmó Firas al Dibs, portavoz del Waqf, la organización dependiente de Jordania que administra el lugar santo.

Sin embargo, la policía asegura que no entró en la mezquita y que solo dispersó a la gente atrincherada que impedía el cierre de las puertas.

“Propietarios, ladrones”

Las visitas de más de un millón de turistas y de judíos al lugar desde el domingo han avivado los temores de los palestinos y de las autoridades musulmanas de que Israel quiera imponer una división en el lugar santo: la mañana para los judíos, el resto del tiempo para los musulmanes.

Los actos violentos se extendieron por los estrechos callejones de la ciudad vieja, mientras la policía cargaba contra los palestinos y árabes israelíes, lanzándoles granadas aturdidoras.

Por su parte, los manifestantes proferían abucheos y consignas contra los visitantes judíos, que acudían escoltados al lugar.

Um Omar, de 42 años, llegó hasta la Explanada desde Nazaret, en el norte de Israel, para “defender Al Aqsa”.

“Los verdaderos propietarios de Al Aqsa están fuera y los ladrones dentro”, lanzó.

Por su parte, Jalef Tuffaha, comerciante de 46 años, dijo a AFP que “Yo, mis hijos y mis nietos estamos preparados a derramar nuestra sangre por Al Aqsa”, agregando que “los israelíes quieren dividir la explanada pero no lo conseguirán”.

Defender el statu quo

La dirección palestina reunida en Ramala, Cisjordania, solicitó que se celebre una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, denunciando “las tentativas israelíes de imponer una división geográfica y temporal en Al Aqsa”, un plan “terrorista” que “no será aceptado bajo ninguna condición”.

Sin embargo, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que se reunirá en la tarde del martes con los ministros y responsables de seguridad, aseguró el domingo que no pretendía alterar las reglas establecidas.

Éstas autorizan a los musulmanes a visitar a cualquier hora del día o de la noche la explanada, mientras que los judíos solo pueden entrar a ciertas horas y tienen prohibido rezar.

El rey Abdalá II de Jordania advirtió a Israel el lunes contra cualquier “nueva provocación”, avisando que esta “afectará a las relaciones” entre ambos Estados, que firmaron la paz.

El monarca jordano se entrevistó por teléfono el martes con el presidente palestino Mahmud Abas para hablar sobre las “agresiones israelíes continuas contra Al Aqsa”, según la agencia palestina Wafa.

Los hechos violentos suscitaron preocupación y llamados a la prudencia por parte de Estados Unidos y de la ONU. Irán, por su parte, reclamó una reunión de emergencia de la Organización de Cooperación Islámica (OCI).

Desde Gaza, el Hamas palestino denunció “una declaración de guerra” de Israel, advirtiendo de una “explosión total” y acusando a Israel de traspasar las “líneas rojas”.

A %d blogueros les gusta esto: