web analytics
Miércoles , 16 Agosto 2017
Inicio » Opiniones » Sólo es posible la victoria

Sólo es posible la victoria

Iosu Perales

Haciendo un canto a la razón, thumb creo que es equilibrado afirmar que en la jornada del domingo el FMLN alcanzó un gran triunfo político. Lo hizo a tenor de los resultados, pero además porque los logró tras una larga campaña en la que la fórmula y el partido difundieron por todo el país la buena nueva de paradigmas que han dotado a la izquierda salvadoreña de un horizonte actualizado de nueva sociedad. El Buen Vivir, concepto que nos invita a profundizar en todo su significado y que por ello mismo es ya una tarea urgente a realizar, ha venido en la práctica a llenar ciertos vacíos filosóficos e ideológicos. Dicho de otro modo: la campaña de Salvador y Oscar no ha sido solamente para recoger votos, sino que ha sido una escuela gigantesca donde se ha impartido pedagogía social, presentando al conjunto de la población una nueva política y una nueva manera de ejercerla. De tal manera que el 49% alcanzado no ha sido de cualquier modo. Se ha conseguido ofertando una propuesta atractiva, abierta al debate, y procurando en todo momento espacios participativos inéditos. Es el triunfo de una estrategia. El FMLN ha conseguido en esta campaña derribar la tentación de ver al pueblo como un almacén de votos, para construir junto con él un proyecto que va más lejos de las elecciones. Es por eso que aun cuando participé en el día de ayer de esa marea de ilusiones por ganar en primera vuelta –marea que se extendió durante las dos primeras horas del conteo-, ya en la mayor tranquilidad del día después reconozco que se ha logrado una victoria extraordinaria.

Haciendo un símil con el fútbol, no solamente se ha ganado el partido, sino que además el gran juego, la calidad de la propuesta del FMLN, hace que vayamos a la segunda parte del mismo con la moral alta, de mucho auto-orgullo. El sistema de dos vueltas está muy extendido en el mundo. Lo normal es que se tengan que jugar las dos. Así que hemos de aceptar la jornada del 9 de marzo como propia de una democracia normalizada. Pero también digo que me sumo a lo afirmado por Salvador: “ampliaremos el margen de nuestra victoria”, o expresado de otro modo será un ganar-ganar, es decir un triunfo incontestable.

Quiero visionar la segunda vuelta como una nueva oportunidad del FMLN para gestionar su planteamiento de proyecto de país, de nación. Es seguro que habrá que gestionar una posición de entrada abusiva de GANA, pero hacerlo y obtener un desenlace lógico que satisfaga a las partes será también un buen aprendizaje. En realidad, durante toda la campaña, Salvador y Oscar, y con ellos el partido, han demostrado una enorme capacidad propositiva para sumar aliados y abrir nuevos espacios de unidad. La idea de un gobierno de izquierda gobernando para todos y liderando alianzas multilaterales es apasionante: realmente un desafío del que toda la izquierda latinoamericana se beneficiará, como una inspiración que abre nuevos caminos. Sinceramente, en muy pocos años nuestra izquierda, nuestro querido FMLN, ha dado un salto de calidad en su pensamiento que no deja de asombrar. Sin abdicar de sus creencias, de su vocación socialista, ha sabido incorporarse a la reflexión de la izquierda que busca el post capitalismo construyendo políticas innovadoras. Esto es, el FMLN está gestionando la relación entre ideología y política de una forma meritoria que garantiza su futuro como fuerza transformadora. Y que este FMLN logre el 49%, tiene al menos para mí, mayor significado estratégico que la victoria del 2009. Aquella fue la que se necesitó para derrotar a una derecha de la caverna que venía gobernando dos décadas. Ahora, la mitad de los votantes lo han hecho por un proyecto que va más lejos, que busca en la profundización de los cambios edificar un nuevo país.  Claro que sería de tontos dar por ganada la segunda vuelta. Al contrario, este mes de febrero debe ser el de la confirmación de una mayoría y la ratificación de un proyecto social y político. Más que nunca cada hombre, cada mujer, debemos ser portadores activos de una propuesta que por encima de los detalles del programa de gobierno, nos invita a caminar rumbo a la felicidad. Y porque queremos ir recorriendo ese camino ¡sólo es posible la victoria!

A %d blogueros les gusta esto: