web analytics
lunes , 11 diciembre 2017
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Sócrates era plebe
Sócrates era plebe

Sócrates era plebe

CaralváCaralvá /
fundador
Suplemento Tres mil

Así como otras ciencias la filosofía es una discusión teórica y práctica, ask ed entender al mundo es una acción visible, help de ahí que las personas cristalizan a diario su historicidad con su “espíritu encarnado, tadalafil temporalidad y libertad”, su interpretación  (personal) en la sociedad les llama a la acción cotidiana. Debo observar que el término es mucho más amplio y complejo pero no es el objetivo principal, puesto que el enunciado apunta hacia: “Sócrates era plebe” una ruda afirmación de Friedrich Nietzsche, con dos antecedentes: 1° “De todo cuanto se ha escrito, yo sólo valoro aquello que el autor ha escrito con su propia sangre. Escribe con sangre y comprenderás que la sangre es espíritu. No resulta fácil entender la sangre ajena; odio a los que leen por pasar el rato. Quien conoce al lector ya no le aporta nada. Un siglo más de lectores y hasta el espíritu empezará a oler mal. El que todo el mundo tenga la oportunidad de aprender a leer, a la larga echa a perder no sólo al que escribe, sino también al que piensa. En otro tiempo, el espíritu era Dios; luego se hizo hombre, y ahora se ha hecho hasta plebe”. (Así habló Zaratustra). Esta condición de interpretación apunta hacia el “Qué hacer de la filosofía”, su finalidad, la responsabilidad de pensar no de reproducir sin criterio alguno, de ahí la visión de historia y filosofía. 2° En palabras de Jan Pato?ka en “la posición de la filosofía dentro y fuera del mundo pp 26-27”: “La razón según la cual la filosofía tiene que ser perseguida cuando cristaliza en su forma pura es aquella que Nietzsche captó plenamente en sus invectivas contra Sócrates: la proyección mundana de la filosofía se presenta como declive de la vida. La filosofía es una forma de aminoramiento vital; con ella la vida deja de ser espontánea creativa. Nietzsche acuñó una afirmación profunda: “El concepto es un final” (Das Begreifen iste in Ende). Por ello, considera una enfermedad no sólo la ciencia moderna, sino, más aún, a Sócrates. La ciencia de hoy, en su carácter factual, está movida por la idea de utilidad vital. La autocomprensión del científico de nuestro tiempo apenas difiere en matices y envergadura de la autocomprensión de un técnico. En cambio, para la filosofía antigua la comprensión es la única meta. Antes de la aparición de la filosofía, el hombre quiere y cree saber, pero no quiere comprender”… “La vida no reflexiva produce mito y poesía, visiones potentes en las que se contiene una autocomprensión de la vida en forma de modelos a contemplar, en forma de acciones exaltantes, de un arrebato que apela y embriaga. Además, engendra personas que viven y mueren para mostrarse a sí mismas y a los demás su grandeza y fuerza propias. Ponte en el lugar del poeta y el héroe, y posiblemente el intelectualismo filosófico te parecerá al instante plebeyo y pequeñoburgués. “Sócrates era plebe” (Sokrates war P?bel) –El crepúsculo de los ídolos-…, así el filósofo propone su visión como discusiones de la realidad y acción.

A %d blogueros les gusta esto: