web analytics
viernes , 15 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » ¿Show o venganza?

¿Show o venganza?

@arpassv

Las inconsistencias de la querella penal contra el sacerdote español Antonio Rodríguez, order recipe conocido como “Padre Toño”, generan dudas sobre la motivación real del Fiscal General para enjuiciar a este religioso que destaca por promover la prevención de la violencia y la rehabilitación de pandilleros.

Acusar de dar apoyo a pandilleros, a alguien que trabaja precisamente ayudándoles a reinsertarse, es risible; y presentar grabaciones de conversaciones con pandilleros, como prueba incriminatoria de delitos contra alguien involucrado en la negociación de una tregua entre pandillas, es poco menos que ridículo.

Si trabajar en rehabilitación de pandilleros es un crimen, el Fiscal también debería procesar a miembros de iglesias, organizaciones sociales y de instancias públicas que trabajan directa o indirectamente en dicha tarea. Si los promotores y facilitadores de la tregua pandilleril son delincuentes, el Fiscal tendría que enjuiciar también a Monseñor Fabio Colindres, a Raúl Mijango, al ministro David Munguía Payés, al articulista Paolo Luers, etc.

¿Por qué, entonces, sólo procesar al Padre Toño? La abogada defensora del religioso y las organizaciones que lo respaldan denuncian que se trata de una “cortina de humo” lanzada por el Fiscal: el juicio contra el sacerdote español sería un “chivo expiatorio” para desviar la atención ciudadana de casos de corrupción que el Fiscal no investiga o investiga de mala gana.

Refuerza esta sospecha el hecho de que la Fiscalía procede contra el Padre Toño justo cuando el Juzgado Primero de Instrucción admitió la querella contra el ex presidente Francisco Flores, presentada por un grupo de organizaciones ciudadanas que promueven la transparencia, la rendición de cuentas y la anti corrupción.

El juicio contra el religioso también sucede precisamente cuando la comisión legislativa que investiga las actuaciones del ex presidente Flores confirma al partido ARENA como “destinatario” de donativos de Taiwán administrados irregularmente por el ex gobernante.

Por su parte el “Padre Toño” denuncia que el proceso contra él es una venganza del Fiscal General por sus críticas contra la inoperancia fiscal que genera impunidad y la tardanza en la judicialización del “Caso Flores” que permitió al ex presidente arenero huir de la justicia.

¿Cortina de humo?, ¿venganza contra uno de sus críticos? Lo primero sería altamente irresponsable: montar shows mediáticos o chivos expiatorios para distraer a la opinión pública, es condenable. Y lo segundo sería peligrosísimo: que el Fiscal General invente escaramuzas de procesos penales contra sus críticos constituye un grave atentado contra el estado de derecho, la institucionalidad y la democracia.

Un comentario

  1. el fiscal parece que tiene miedo de enjuiciar a los destinatarios del robo de millones de dolares donados al pueblo salvadoreno, ya parece que el fiscal esta involucrado en este delito y no quiere que lo deleten de manera que no ha llevado un justo proceso, es necesario que la pnc de oficio investigue al fiscal, es possible que paco flores este Escondido en la cas del fiscal

A %d blogueros les gusta esto: