web analytics
viernes , 15 diciembre 2017
Inicio » Editorial » ¿Se podrá llegar a un acuerdo fiscal?
¿Se podrá llegar a un acuerdo fiscal?

¿Se podrá llegar a un acuerdo fiscal?

Si nos atenemos a las amenazas y discursos de personeros de ARENA y del sector empresarial más vinculado a ese instituto político, pensaríamos que es imposible.

Pero, si nos atenemos a los acuerdos alcanzados para resolver la crisis más inmediata del tema previsional, que permitió no solo respirar las arcas del Estado en por lo menos un par de años, y con beneficios para los cotizantes y pensionados, pensaríamos que sí.

Cuando la derecha legislativa se puso de acuerdo con el Gobierno, para la aprobación de la Ley de Responsabilidad Fiscal que llevó al Ejecutivo a restringir sus gastos, que era una de las exigencias de la oposición y plasmada en la mencionada ley, también se acordó discutir en una mesa de diálogo el tema de las finanzas por la vía de los ingresos.

Es decir, la ley de Responsabilidad no solo aborda el tema de los egresos, sino también los ingresos. Esta parte última está pendiente, pues, los diputados de la derecha, una vez aprobada la ley y que obligó a restringir el gasto, se negó a continuar la discusión.

Pero el tema está allí, planteado. Y de acuerdo con la mencionada ley, las fuerzas políticas deben ponerse de acuerdo para incrementar los ingresos a las arcas del Estado, pues, desde hace más de una década, sino es que más, el Presupuesto anual tiene que completarse con donaciones y préstamos.

La deuda fiscal, si bien es manejable a la fecha, a temor de los estudiosos, es preciso que se entre en una profunda y seria discusión para contrarrestarla sustancialmente, así como es necesario proyectar hacia dónde deben ir las nuevas inversiones públicas.

Lo anterior pasa irremediablemente por ponerse de acuerdo en el ya famoso “pacto fiscal”, que hasta hoy, el único interesado ha sido el Gobierno, de allí que por instrucciones del Presidente Salvador Sánchez Cerén, ordenara a finales del año pasado la mesa fiscal, de la que ARENA se levantó bajo múltiples pretextos.

Lo ideal sería que ese acuerdo fiscal se lograra antes que finalice el año, pues, a partir de enero comienza la campaña electoral, y una vez terminado el proceso entramos a otro año preelectoral por las elecciones presidenciales.

De ahí, con arreglo fiscal este año le vendría bien, incluso, a las fuerzas políticas que buscarán la silla presidencial en 2019, pues, se le allanaría el terreno fiscal en el próximo quinquenio.

Por cierto, un buena señal para allanar el diálogo de una mesa fiscal debería ser la aprobación inmediata del Presupuesto General de la Nación de 2018. Esperemos entonces esa voluntad política de la derecha.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: