web analytics
viernes , 24 noviembre 2017
Inicio » Internacionales » Se caldea el ambiente a cinco días de elecciones en Cataluña

Se caldea el ambiente a cinco días de elecciones en Cataluña

Por Michaela Cancela-Kieffer/Madrid/AFP

Las advertencias y amenazas, incluso por parte del jefe del gobierno español, sobre lo que ocurriría a Cataluña en caso de secesión se multiplicaron este martes, a cinco días de unas elecciones regionales en las que los independentistas parten como favoritos.

Una Cataluña independiente “se iría fuera de la UE ¿Qué pasaría con las pensiones? (…) Hay muchas más pensiones que cotizantes ¿Qué pasaría con las entidades financieras, qué pasaría con sus depósitos, qué pasaría con la moneda?”, lanzaba el presidente del ejecutivo, Mariano Rajoy, en la cadena de radio privada Onda Cero.

El mandatario conservador multiplica las intervenciones en los medios y los mítines a pocos días de unos comicios en Cataluña que su propio partido considera “históricos”.

Las elecciones del domingo, destinadas a renovar el parlamento regional catalán, son presentadas por los independentistas como un plebiscito a favor o en contra de la secesión.

El auge independentista preocupa más allá de las fronteras españolas porque, según los últimos sondeos, las listas que abogan por la independencia obtendrían mayoría absoluta de escaños.

Y el presidente catalán saliente, Artur Mas, y sus aliados soberanistas -de derechas como de izquierdas- prevén lanzar el proceso para la creación de un Estado independiente en un periodo de 18 meses si logran esa mayoría absoluta.

La formación de centro-derecha Ciudadanos, que defiende el mantenimiento de Cataluña en España, llegaría en segunda posición. Una lista de izquierda radical integrada por Podemos sería la tercera, por delante del Partido Socialista y del Partido Popular de Rajoy.

El jefe del gobierno volvió sin embargo este martes a rechazar todo diálogo con Mas, pese a que lo reclaman, en otros, los patrones de las grandes empresas.

El proceso independentista “no tiene ningún valor jurídico, desde luego iríamos al Tribunal Constitucional” para impugnarlo. “Y punto”, afirmó Rajoy.

‘Gran corte de manga’

Ya el lunes, el gobernador del Banco de España, Luis Linde, había aludido a los riesgos de una “salida del euro” y a eventuales medidas de control de capitales similares a las adoptadas por Grecia en junio. La prensa española habló de la hipótesis de una inquietante congelación de los haberes bancarios.

Un responsable de la Seguridad Social español también señaló un hipotético problema de pago de las pensiones, en una región con 1,7 millones de habitantes de más de 60 años. Este argumento ya había sido utilizado en Escocia, antes del referéndum de autodeterminación de 2014, en que ganó el ‘no’ a la independencia por clara mayoría.

El presidente catalán no apreció estas advertencias y agitó a su vez una amenaza, asegurando que la región podría, por su lado, dejar de reembolsar su parte de la deuda pública española, es decir 32,8% del total.

“El precio a pagar en ausencia de un acuerdo podría ser implacable”, lanzó Mas.

Durante un mitin el domingo, se había mofado de los grandes “jefes” -del Partido Popular, del Partido Socialista y de Podemos- llegados a “la reserva catalana para decirle a los indígenas lo que deben votar” y llamó a los  electores a hacerles “un gran corte de manga” votando por su lista.

“Coleta morada no entender”, respondió Pablo Iglesias ironizando con su propia cola de caballo y el color de su partido, Podemos, antes de fustigar la “lengua de serpiente” de Mas.

“Que un gobernante que aspira a ser presidente de un país independiente (…) se presente ante los mercados internacionales financieros diciendo que no va a pagar la deuda pública española” es “irresponsable”, denunció por su parte en la televisión privada Telecinco el jefe de la oposición socialista Pedro Sánchez.

En Cataluña viven 7,5 millones de personas, un 16% de la población de España. Esta potente región del noreste produce una quinta parte de la riqueza nacional y representa un cuarto de sus exportaciones.

“La ruptura, una supuesta ruptura de Cataluña supondría la ruina no solamente de Cataluña, sino del resto de España”, aseguró Sánchez.

Pilar Rahola, columnista del diario catalán La Vanguardia, consideró este martes que si “lo único que tienen para ofrecer (a los catalanes) son amenazas, catástrofes y terror, realmente están muy desconcertados y asustados”.

“Y esa técnica ya no funciona cuando un pueblo ha alcanzado su madurez colectiva”, según esta independentista.

A %d blogueros les gusta esto: