web analytics
Domingo , 20 Agosto 2017
Inicio » Fantasmario » ¿SALVAR O SECUESTRAR ALMAS?

¿SALVAR O SECUESTRAR ALMAS?

FRANCIS FANCI
www.aventuramistica.com

La proliferación de sectas es un problema social, drugstore no pueden contradecirme los sociólogos, sovaldi sale psicólogos, stuff maestros, intelectuales y filósofos que observan el fenómeno con lucidez y objetividad. El problema como tal, pasa desapercibido porque la visión o perspectiva del mismo es distorsionada por creerse que prestan un servicio divino.

Solo desde una perspectiva racional, lógica, coherente; se puede apreciar como las sectas son coercitivas; la veneración al guía, pastor o gurú, le permite a éste determinar el universo de pensamientos y creencias de sus fieles. Los adeptos están esclavizados por una forma de pensamiento de la que se vuelven dependientes.

La libertad de pensar y sentir es un derecho al cual renuncia el sectario para sustentar su imago mundi en premisas e ideas impuestas a través del dogma; este dogma es marcado en la mente del adepto como marca el ganadero sus reses, con el fierro candente del temor irracional al diablo, al castigo divino, al fin del mundo, al infierno, a la olímpica ira de Dios.

El programa manipulador está adornado con fábulas inverosímiles y axiomas anti ciencia, anti cultura, anti conocimiento. La identidad colectiva de la secta absorbe la individualidad y lo que es contradictorio: la dependencia de la secta, ahoga en sus miembros la verdadera espiritualidad. La secta se disfraza de iglesia para protegerse de la intervención fiscal; el dirigente se da la gran vida con lo que inteligentemente ha “donado”, lo cual significa que ha puesto todo: sus casas, sus automóviles, etc. a nombre de la iglesia, o sea, libre de impuestos. Algunas son a todas luces una vil estafa; vendiendo aguas y  velas benditas, por ejemplo. En Francia, la ley que permite la libertad de culto, hace excepciones.

¿No podríamos nosotros hacer reformas a la ley, de tal manera que la libertad de culto se permita siempre y cuando el pertenecer a una secta no menoscabe la dignidad, la inteligencia y la autodeterminación?  No existe una “salvación” colectiva, la realización espiritual es un trabajo individual. Resolver los problemas existenciales haciendo negocio con lo sagrado, es el más grave de los sacrilegios.

LA VERDAD OS HARÁ LIBRES.

FRANCIS FANCI.      –Centro de Estudios e Investigaciones Filosóficas.      

A %d blogueros les gusta esto: