web analytics
viernes , 17 noviembre 2017
Inicio » Nacionales » Salario mínimo y cultivo de café
Salario mínimo y cultivo de café
Cesar Villalona, economista. Foto Diario Co Latino

Salario mínimo y cultivo de café

Francisco Elías Valencia
@fe_valencia

A lgunos cafetaleros dicen que con el aumento al salario mínimo se afectará la producción y el empleo en el sector cafetalero. Conversamos sobre este tema con César Villalona, miembro del Consejo Nacional de Salario Mínimo (CNSM), quien niega dichas aseveraciones.

• César, cuáles son los nuevos salarios mínimo en el sector cafetalero

En los beneficios de café el salario mínimo pasa de 171 a 224 dólares al mes; y en la corta de café pasa de 129 a 200 dólares, aunque sabemos que se estaba pagando más de 129, hasta 150 dólares. Incluso en algunos cafetales se pagaba un poco más. Pero de todas maneras los aumentos son buenos en términos porcentuales, aunque los nuevos salarios todavía no cubrirán el costo de la vida.

Hay que tener presente que los salarios mínimos en el campo se mantuvieron congelados en 12 de los últimos 28 años.

• Algunos cafetaleros dicen que con los nuevos salarios el cultivo ya no será rentable.

Esa afirmación no es correcta. El costo de una manzana de café es de 65 dólares, de los cuales 32 dólares corresponden al salario. Ese dato lo aporta el Consejo Salvadoreño del Café. El quintal de café oro se vende a 90 dólares en el beneficio de café. Por lo tanto, la ganancia por quintal es de 25 dólares, o sea, de 38.5% sobre el costo de producción. Esa tasa de ganancia es muy buena. Por supuesto, estamos hablando del promedio nacional. Los grandes cafetaleros ganan más y los pequeños ganan menos. Pero no hay pérdidas.

Con el aumento al salario mínimo, el costo por quintal subirá a 75 dólares, pues el costo laboral aumentará 33%, ya que los salarios que se pagan  actualmente no son de 129 dólares al mes, como dice la tabla anterior, sino de 150 dólares y hasta un poco más. Con ese nuevo costo, la ganancia sería de 15 dólares por quintal, pues el precio de venta está en 90. La tasa de ganancia sería 20%. Pero como ya vimos que el gobierno cubre el 12% del costo, la ganancia real sería de 23 dólares por quintal.

• Entonces siembre habrá ganancias

Sí. Además, la cosecha de café podría llegar este año a 1 millón de quintales. Por lo tanto, la ganancia será de 23 millones de dólares. Es cierto que el cultivo tiene problemas de roya, pero no ha dejado de ser rentable ni dejará de serlo por el ajuste salarial.

Un cafetalero de ARENA llegó al extremo de pedirle a la embajadora de Estados Unidos que se pronunciara en contra el ajuste salarial, pues, según él la medida generará desempleo en el campo y más emigración hacia Estados Unidos. Y eso que el cafetalero es de un partido “nacionalista”.

Es tanta la confusión que se quiere  generar con este tema, que también hemos escuchado a algunos cafetaleros decir que el costo por quintal es de 95 dólares y el precio es de 80. O sea, pierden 15 dólares por cada quintal. Uno se pregunta, ¿cómo es que mantienen sus negocios si pierden dinero?, ¿será que quieren ayudan a la gente a mantener el empleo? Solo un multimillonario filántropo podría mantener a sus empleados y empleadas en una empresa que pierde dinero. Y esos filántropos no existen en la vida real. La lógica de un negocio privado es la ganancia. Nada más. Los datos reales de costo y precio son los que hemos dado antes.

– Algunos cafetaleros dicen que la producción de café ha estado afectada por la roya. ¿Qué opinas sobre eso?

Que es verdad pero no es culpa del gobierno, el cual le ha dado mucho apoyo al sector cafetalero. El 90% de los créditos que reciben los cafetaleros proviene de la banca pública. La banca privada, vinculada a la ANEP, casi no financia el café. Es justo, entonces, que el Estado respalde un aumento al salario de quienes cortan el café. No solo hay que apoyar a los cafetaleros, sino también a quienes trabajan para ellos.

Sobre el tema de la producción hay un manejo malintencionado en la prensa de derecha.

-¿Y cómo ha sido la evolución de las cosechas?

Voy a tomar los últimos 17 años, para no ir más atrás. Las revistas del BCR, donde se condensan todas las estadísticas macroeconómicas, muestran que en el año cosecha 1999/2000 se produjeron 3.4 millones de quintales de café oro.

Cuatro años después, en 2003/2004, la producción bajó a 1.8 millones de quintales. De manera que durante el gobierno de Francisco Flores la producción de café disminuyó -47%.

Para el año cosecha 2009-2010 la producción fue de 1.4 millones de quintales, o sea, 22% menor a la de 2003-2004. Se puede decir que en los dos últimos gobiernos de ARENA, la producción de café cayó casi -60%. Pero los cafetaleros vinculados a ese partido nunca responsabilizaron a su gobierno de la debacle del café.

Para el año cosecha 2012-2013, durante el primer gobierno del FMLN, la producción se recuperó un poco al subir a 1.6 millones. Pero desde entonces comenzó el problema de la roya y la última cosecha, 2015-2016, fue de 785,000 quintales. Este año se espera que la cosecha suba a un millón de quintales. Todavía será baja, pero se recuperará.

– Hemos visto a algunos cafetaleros reclamándole apoyos al gobierno, pero son ellos quienes deben esforzarse por desarrollar el cultivo

Correcto. Y deben hacerlo sin sacrificar los salarios. Hay una mesa del café donde participan cafetaleros, gente de ARENA y funcionarios públicos. Ahí se discuten medidas para mejorar el cultivo. De manera que el gobierno seguirá dando apoyo. Pero lo que no debe aceptarse es que los salarios sigan congelados o en niveles que no alcanzan ni para comer.

Los cafetaleros de ARENA deberían reconocer que los gobiernos de su partido dañaron el cultivo. Claro, también lo afectaron los bajos precios internacionales y las desinversiones de los propios cafetaleros.

Es cierto que para 1989, o sea, antes de terminar la guerra, el café ya no era el eje del funcionamiento económico del país, pero seguía siendo un cultivo muy importante por su peso en la producción y el empleo. En los siguientes 20 años, durante los gobiernos de ARENA, el cultivo retrocedió mucho más. Sigue siendo importante, pero mucho menos que antes.

Hay que recordar que cuando el gobierno de Cristiani privatizó los bancos, los créditos al café, y al agro en general, se desplomaron, pues como la banca privada solo persigue el lucro le presta a los rubros más dinámicos de la economía, que pasaron a ser los de servicios, principalmente el comercio, y en particular el comercio importador, que se vio estimulado por el recorte de aranceles, la estabilidad de ocho años en el tipo de cambio (1992-2000), la posterior dolarización de economía y los TLC con Estados Unidos, México y otros países.

– Otro alegato que hemos escuchado es que en El Salvador no hay grandes extensiones de café que hagan rentable el cultivo.

En El Salvador hay 21,000 caficultores y 220,000 manzanas sembradas de café. Alrededor de 17,000 caficultores tienen menos de 10 manzanas, 3,600 caficultores poseen entre 10 y 150 manzanas y 400 tienen más de 150 manzanas. O sea, los 400 caficultores, que son el 2% del total, tienen más del 30% del área sembrada de café. Eso significa que sigue habiendo una alta concentración de las tierras dedicadas a ese cultivo.

Lo más llamativo es que son los grandes cafetaleros quienes se oponen al aumento al salario mínimo hasta 200 dólares. Y alegan que en Honduras y Guatemala el agro es más productivo. Claro que sí. Pero el salario mínimo en el agro en esos países supera los 300 dólares. En El Salvador solo subió a 224 y 200, según los rubros. La diferencia con los países hermanos fue tomada en cuenta por el CNSM.

• Los cafetaleros que se oponen al aumento al salario mínimo dicen que sus propuestas no fueron tomadas en cuenta en el CNSM

Es que no solo ellos expusieron en el Consejo. También lo hicieron los trabajadores y trabajadoras agropecuarias, dirigentes sindicales cooperativistas, pequeños productores, instituciones académicas, ONG y otros sectores. Además, el gobierno tiene sus propios cálculos, conoce los costos de producción de todos los rubros agropecuarios y sabe qué peso tiene el salario en cada uno de ellos. Por lo tanto, el gobierno sabe hasta dónde puede ser el aumento salarial para no afectar la inversión ni el empleo. También lo sabe la representación laboral en el CNSM, sobre todo en el caso de los salarios de las ciudades, pues en el CNSM no hay representantes de sindicatos agropecuarios. Esperamos que en el futuro los haya.

Los cafetaleros de la ANEP sugirieron en el CNSM que no se aumentaran los salarios en el corte de café. Ni siquiera el 5% anual que propuso la propia ANEP. Nada de aumento. Parece mentira, pero esa fue su propuesta. Por supuesto, el CNSM no la aceptó. Pero como ellos se creen seres divinos a los que no se les puede contradecir dicen que no se les tomó en cuenta.

• El director de una ONG vinculada a ARENA también dijo que los salarios se aumentaron sin escuchar a la ANEP

Eso no es cierto. La ANEP tiene cuatro representantes en el CNSM. Todo el mundo sabe cuál fue su propuesta. Además, varios gremios de la ANEP expusieron sus consideraciones en el CNSM. Ya me referí a un sector de los cafetaleros, pero también expusieron cañeros y directivos de la ASI y de la CCIES. Todo eso está en las memorias del CNSM y está gravado, pues todas las reuniones del Consejo se graban. Esa ONG solo tiene que pedir la información para corroborar si está en lo cierto.

Buena parte del debate en el CNSM fue incluso público, con presencia de los medios de comunicación. La ANEP y sus aliados del sector laboral se opusieron al debate público, pero tuvieron que aceptarlo por un fallo de la Oficina de Acceso a la Información Pública.

De manera que el CNSM escuchó muchas opiniones y tomó las decisiones que consideró más correctas. Pero hay ciertas personas que consideran que escucharlas significa aceptar obligatoriamente sus opiniones. El gobierno hizo una propuesta que la ANEP rechazó sin argumentos técnicos. Nosotros no dijimos que no se nos escuchó, pero sí dijimos que la ANEP nunca quiso debatir porque le bastaba imponer la mayoría con sus aliados del sector laboral. Incluso su propuesta en el CNSM es una especie de comunicado de página y media, sin ningún fundamento legal ni técnico.

Para finalizar quiero decir que aunque el café es un cultivo con dificultades, no da pérdidas. El gobierno seguirá apoyando la producción y trabajando por abrirle mercados externos. Pero también es justo que suban los salarios en el cultivo y los beneficios.

A %d blogueros les gusta esto: