web analytics
jueves , 14 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » Sala de espera

Sala de espera

@arpassv

La Sala de lo Constitucional sigue sin emitir sentencia sobre la demanda contra el mecanismo de subasta para asignar concesiones del espectro radioeléctrico, viagra salve presentada en agosto de 2012 por representantes de las organizaciones de la Red por el Derecho a la Comunicación (ReDCo)

Hace dos meses, cuando decretó la medida cautelar de suspender temporalmente la subasta de frecuencias radioeléctricas, la Sala se comprometió –en voz del magistrado Florentín Meléndez– a resolver definitivamente en un plazo de 30 días.

Consultado recientemente por la prensa sobre el incumplimiento de dicho plazo, Meléndez pidió paciencia a la ciudadanía y renovó el compromiso de resolver pronto esa demanda y “otras demandas sobre el mismo tema”.

Sin embargo, la Sala retrasa la resolución y así posterga también la reforma a la Ley de Telecomunicaciones en la Asamblea Legislativa, instancia que debe modificar todo el marco normativo de las comunicaciones para actualizarlo en los aspectos técnicos y homologarlo con los estándares internacionales sobre libertad de expresión, información y medios de comunicación.

La Sala Constitucional es, en este caso, Sala de espera. No lo es para otros casos como la cuestionada resolución que impide al ex presidente Mauricio Funes incorporarse como diputado al Parlamento Centroamericano.

Hay casos que la Sala resuelve con mucha rapidez, pero en otros actúa con una lentitud sospechosa. Uno de éstos, además de las demandas contra la Ley de Telecomunicaciones (contra la subasta de frecuencias y contra varios aspectos del régimen de concesiones), es la inconstitucionalidad contra el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

La Sala lleva varios meses diciendo que ya tiene lista una sentencia que pronto va a emitir, pero no lo hace. Mientras tanto, el referido acuerdo comercial sigue vulnerando la soberanía nacional y condicionando la implementación de políticas públicas: la compra de semillas a la transnacional Monsanto, es un ejemplo muy emblemático.

Por obligación del tratado comercial, las compras gubernamentales deben incluir como proveedores a empresas estadounidenses y el gobierno debe tratar de igual manera a las transnacionales y a los productores nacionales. En por eso que el Ministerio de Agricultura debe comprarle semillas a Monsanto y tratarla igual que a las cooperativas del Bajo Lempa que actualmente producen las semillas de los paquetes agrícolas.

Ojalá que la Sala Constitucional no sea más Sala de espera, en aquellos casos relacionados con los intereses legítimos del país.

A %d blogueros les gusta esto: