web analytics
Martes , 19 Septiembre 2017
Inicio » Internacionales » Rex Tillerson estará al frente de diplomacia de Estados Unidos

Rex Tillerson estará al frente de diplomacia de Estados Unidos

Por Aldo Gamboa

Washington/AFP

El ex jefe de ExxonMobil, Rex Tillerson, juró el miércoles como titular de un Departamento de Estado donde numerosos diplomáticos expresaron formalmente su disenso con el presidente Donald Trump.

Tras su confirmación en el cargo por el Senado -con 56 votos a favor: la totalidad de las 52 bancas republicanas y el apoyo de cuatro demócratas- Tillerson se dirigió a la Casa Blanca, donde Trump lo designó formalmente como jefe de la diplomacia estadounidense.

“Este es un hombre que ya es respetado en todo el mundo incluso antes de que inicie” su labor, dijo Trump. “Quiero decirles que dejó un muy buen trabajo para asumir esta tarea”.

Tillerson agradeció al presidente y prometió servir a Trump y al pueblo estadounidense en todo momento.

El el salón oval de la Casa Blanca también estaba el estratega Steve Bannon, un nacionalista y exjefe del sitio de noticia de ultraderecha Breitbart.

Bannon se perfila como una figura clave de la política exterior del gobierno de Trump y según informes estuvo directamente involucrado en el decreto que suspende por 120 días el ingreso de refugiados (para los refugiados provenientes de Siria el plazo es indefinido) y por 90 días para ciudadanos de Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, países de mayoría musulmana.

Departamento dividido

Tillerson asumirá un Departamento de Estado visiblemente dividido a raíz del decreto firmado el pasado viernes.

La medida desató masivas protestas en todo Estados Unidos y una oleada de indignación a nivel internacional, que encontró un reflejo interno en diversos organismos estadounidenses.

Un número no revelado de diplomáticos y empleados de la cancillería estadounidense se plegó a un enérgico documento distribuido internamente en el Departamento de Estado, en disenso de la nueva política migratoria de Trump.

El Departamento de Estado posee un mecanismo formal, llamado “Canal de Disenso”, por el cual el personal diplomático puede registrar su inquietud ante el impacto que una decisión oficial puede tener en la política exterior del país.

Ya al inicio de esta semana, cuando se tornó público que el documento (de contenido reservado) estaba circulando, la Casa Blanca mandó un mensaje que no dejó dudas: el presidente Trump espera que el personal diplomático cumpla con las instrucciones o que se busque otro empleo.

“¿Estos burócratas de carrera tienen problemas con esto? Pienso que deben seguir el programa o irse. Esto se refiere a la seguridad de Estados Unidos”, dijo el lunes el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

En la opinión del vocero presidencial, “la mayoría de los estadounidenses está de acuerdo con el presidente” en la necesidad de mantener seguro al país.

Amistades en Rusia

Por otra parte, la falta de experiencia diplomática de Tillerson no es vista como un problema tan grave como su proximidad con el gobierno ruso, un tradicional adversario de Washington.

Ingeniero de formación, Tillerson ingresó a ExxonMobil en 1975 y escaló toda la jerarquía hasta llegar al cargo máximo en 2006.

En el camino, impulsó la expansión de los contratos de ExxonMobil en Rusia, donde trabó amistad personal con el líder Vladimir Putin. Tillerson incluso recibió una condecoración por parte de Putin, la Medalla de la Orden de la Amistad.

Cuando fue nominado por Trump para el Departamento de Estado, las relaciones de Tillerson con Rusia se convirtieron en el centro de una enorme polémica por el supuesto papel ruso en las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre.

De acuerdo con diversas agencias estadounidenses de inteligencia, Rusia participó del pirateo y divulgación de correos electrónicos de la adversaria de Trump, Hillary Clinton, para ayudar al millonario a ganar las elecciones.

Sin embargo, en una audiencia ante senadores y que se extendió por nueve horas, Tillerson buscó distanciarse de esa visión y afirmó que “Rusia representa un peligro” para Estados Unidos.

En esa reunión, Tillerson condenó el hecho de que Moscú “invadió Ucrania, incluyendo la toma de Crimea, y apoyó a las fuerzas sirias que brutalmente violan las leyes de la guerra” y declaró que los aliados estadounidenses en la OTAN “tienen razón de alarmarse”.

No obstante, se negó a afirmar si respaldaría sanciones -nuevas o vigentes- contra Rusia y reconoció que no ha discutido con Trump cuál será la política del próximo gobierno hacia el antiguo rival de la Guerra Fría.

Tillerson también atacó a China, advirtiendo que el gigante asiático no ha sido un socio confiable de Estados Unidos para presionar a Corea del Norte por su programa nuclear.

A %d blogueros les gusta esto: