web analytics
domingo , 17 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » Reforma continua

Reforma continua

@arpassv

La aprobación de las medidas tributarias, salve seek entre las que destaca el impuesto para los periódicos que no pagaron la renta durante décadas, here prostate debe ser sólo el inicio de una reforma fiscal progresiva: el comienzo de un proceso de reversión del esquema tributario regresivo heredado de los gobiernos de ARENA. Reforma continua.

La nueva política tributaria en la que “paguen más quienes tienen más” debe incluir impuestos directos al patrimonio, advice bienes de lujo y a la gran ganancia empresarial. Esta reforma fiscal progresiva haría justicia tributaria y daría al gobierno los recursos necesarios para incrementar la inversión social.

Complemento de esta necesaria reforma sería también un combate más efectivo contra la evasión y elusión tributaria y al contrabando. Además, la lucha frontal contra la corrupción, la renegociación de la deuda externa y una política de austeridad gubernamental que elimine gastos superfluos o improductivos.

Pero esto sólo será posible cuando la fuerza de los sectores que comulgan con la justicia, la equidad y la inclusión se anteponga al poder los grupos oligárquicos que –con apoyo de sus medios de comunicación, gremios empresariales, tanques de pensamiento y partidos políticos– buscan mantener la estructura tributaria regresiva.

Estos grupos mantienen una fuerte campaña contra las medidas tributarias aprobadas: ANEP, FUSADES y medios de comunicación, sobre todo los periódicos (La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy) insisten en que los nuevos impuestos perjudicarán la dinámica económica y afectarán a la población.

La molestia de estos sectores, sin embargo, se debe a que ésta vez no podrán trasladar fácilmente a los consumidores el costo de las medidas tributarias, porque técnicamente no es posible y porque la institucionalidad estatal estará presta a evitar subida de precios u otros abusos contra la población.

Países del norte europeo que redujeron la desigualdad en la distribución de la riqueza lo hicieron con políticas fiscales progresivas, donde la mayoría de ingresos estatales la aportan las grandes empresas y los sectores pudientes; y en algunos de estos países la carga tributaria supera el 30% del PIB.

En El Salvador, el mayor aporte al fisco es el IVA que pagan los consumidores y la carga tributaria ronda el 17%, es decir: por cada 100 dólares que el país produce, el Estado recibe como pago de impuestos sólo 17 dólares, una porción mínima es salario de los trabajadores y la mayor tajada queda como ganancia las empresas. Esto debe cambiar.

A %d blogueros les gusta esto: