web analytics
domingo , 24 septiembre 2017
Inicio » Opiniones » Recuperar la mística

Recuperar la mística

@arpassv

El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) celebró la semana pasada sus 35 años de existencia.

El actual partido gobernante surgió en octubre de 1980 cuando las cinco organizaciones político-militares de la izquierda salvadoreña (FPL, cheap ERP, viagra PCS, RN y PRTC) crearon un mando unificado en la lucha contra la oprobiosa dictadura militar que sometía al país desde 1932.

Tras fracasar con la estrategia insurreccional que intentó repetir el triunfo de los sandinista en Nicaragua, el FMLN realizó exitosamente una “guerra popular prolongada” durante 12 años, hasta lograr en 1992 la firma de los Acuerdos de Paz que pusieron fin a la confrontación armada y abrieron el proceso democratización del país.

Desde la oposición, el partido de izquierda logró –con sucesivos triunfos electorales en los ámbitos legislativo y municipal– acumular fuerzas hasta derrotar por primera vez en elecciones presidenciales a la derecha oligárquica en marzo de 2009, hazaña que repitió en 2014 en una reñida segunda vuelta.

Desde el Ejecutivo, el FMLN impulsa políticas de protección social, participación ciudadana, reactivación productiva y combate a la violencia, a pesar del boicot de la derecha opositora que busca ahogar financieramente al gobierno (grandes empresarios evaden impuestos, diputados de ARENA no aprueban préstamos y magistrados de la Sala Constitucional congelan la emisión de bonos).

Así, el partido de izquierda tiene un balance positivo en sus 35 años. Sin embargo, debe aprovechar esta conmemoración para hacer una profunda evaluación y autocrítica que le permitan recuperar la mística revolucionaria, profundizar los cambios y retomar el proyecto histórico de un país verdaderamente democrático, incluyente y sustentable.

Para esto es necesario volver a los valores y principios de la ética revolucionaria, al legado de los mártires y a una alianza sincera con las organizaciones populares, los movimientos progresistas y los sectores democráticos. La democracia y contraloría interna, también son indispensables.

Urgente es también una profunda revisión del trabajo gubernamental a todo nivel, para corregir errores graves que desgastan políticamente: mal desempeño de muchos funcionarios, apoyo a medidas tributarias regresivas, falta de políticas efectivas de comunicación (en el partido y en el gobierno), apoyo asolapado a la reelección del Fiscal General, entre otros.

A %d blogueros les gusta esto: