web analytics
viernes , 15 diciembre 2017
Inicio » Deportes » Real Madrid y City decidarán pase en el Bernabéu
Real Madrid y City decidarán pase en el Bernabéu
Manchester City y Real Madrid empataron 0-0 en las semifinales de la Liga de Campeones de la UEFA. Foto Diario Co Latino/Liga de Campeones

Real Madrid y City decidarán pase en el Bernabéu

Manchester/Reino Unido/dpa

El Real Madrid y el Manchester City igualaron hoy 0-0 en el partido de ida de las semifinales de la Liga de Campeones de fútbol, rx en un partido donde los equipos se cuidaron mutuamente a la espera del choque de vuelta, healing el 4 de mayo en el Santiago Bernabéu.

El Real Madrid, que tuvo la baja a último momento de Cristiano Ronaldo por una sobrecarga muscular, esperará contar con el crack portugués dentro de ocho días, mientras que el City se marchó en parte satisfecho al no recibir goles en el Etihad Stadium.

A falta de Cristiano, el galés Gareth Bale no impuso su presencia, mientras que el francés Karim Benzema tuvo una floja primera parte y fue sustituido en el descanso. Por el lado del City, el argentino Sergio Agüero estuvo muy apagado y el belga Kevin De Bruyne no pudo brillar.

¿A quién favoreció el empate en cero? Ambos supieron tomarle un gusto agradable al resultado.

Real Madrid, diezmado, traía la mala experiencia ante Wolsfburgo en los cuartos de final, cuando perdió 2-0 en Alemania. Y el Manchester City aprendió de la importancia de no recibir goles en casa, como sucedió ante el París Saint-Germain hace dos semanas (ganó 1-0 y avanzó).

Como habían anticipado ambos entrenadores, Zinedine Zidane y Manuel Pellegrini, era importante sostener el cero y tener en claro que la eliminatoria dura 180 minutos.

Dicho y hecho: para ambos, la mente estaba parcialmente en el 4 de mayo en el Santiago Bernabéu. Los dos bandos jugaron a superar los 90 minutos y decidir el pasaje a la final de la Copa de Europa en la vuelta la semana próxima.

Encajar un gol en la ida no es agradable para ninguno y así lo hicieron saber al firmar un pacto virtual de no agresión: mayormente se dedicaron a estudiarse, a no lastimarse.

La fricción y la marca dominaron el césped del Etihad en una noche fresca, pero sin el aguanieve que cayó durante el día en Manchester, en plena primavera.

La primera parte ni siquiera tuvo remates en ambas porterías. La segunda fue igual de chata, pero con alguna avanzada aislada.

El Real Madrid tuvo la oportunidad más clara a falta de diez minutos cuando el portugués Pepe, tras un córner preciso de Tony Kroos, perdió un gol que parecía hecho a un metro de Joe Hart. El arquero del City tapó de manera brillante lo que hubiera sido una debacle en Manchester.

El resto del juego fue pura fricción. Los más de 50.000 aficionados animaron, pero manifestaron su fastidio: hubo varias silbatinas por el excesivo juego de pases hacia atrás.

En el estadio había apenas algunas butacas vacías en el sector visitante, aunque los hinchas madridistas, en clara minoría, hicieron mucho bullicio. Los del City se quedaron sin la posibilidad de abuchear a Cristiano Ronaldo, su antiguo verdugo del Manchester United.

El City planteó un juego muy físico en el mediocampo, exhibiendo el rigor del fútbol inglés, cortando la creación de juego del rival y anticipando las espaldas de Modric, Bale y Benzema, de floja primera parte y reemplazado en el descanso por Jesé.

La dupla brasileña local, Fernando y Fernandinho, montó un cerrojo en el húmedo círculo central del Etihad. Lo mismo Casemiro, que se las ingenió para silenciar a De Bruyne, tímido en la primera mitad.

El City intentó con presión a tres cuartos de campo, mientras que el Real Madrid estuvo totalmente replegado. Zinedine Zidane, tan elegante de traje y zapatos como dentro del campo cuando era futbolista, inclusive hacía señas a Benzema -único hombre por delante de la mitad de la cancha- para que bajara más a recuperar el balón.

El Real Madrid tan solo intentó un centro de Carvajal que nadie llegó a conectar y se marchó al descanso sin remates a puerta. Extrañó mucho a Cristiano Ronaldo: sin su presencia intimidatoria ni sus intervenciones individuales, careció de ingenio en ataque.

Sí hizo daño con los córners de Tony Kroos. La precisión del alemán habilitó a Casemiro y a Pepe en el final del partido, pero Hart se lució para dejar el arco en cero.

Manchester City apenas inquietó con desbordes de Navas, de gran primera mitad, y apenas destellos De Bruyne, autor del único remate serio al arco.

Conforme el reloj avanzaba, el miedo a recibir un gol crecía. Pero cuando el reloj marcó los 90 minutos, el silbatazo del árbitro turco Cüneyt Cakir sólo ratificó lo que ya se había visto en el inicio del juego: la osadía y la ambición quedaron para dentro de ocho días, en Madrid.

A %d blogueros les gusta esto: