web analytics
lunes , 23 octubre 2017
Inicio » Suplemento Deportivo » Real Madrid y Barcelona pierden y dejan todo igual en la Liga
Real Madrid y Barcelona pierden  y dejan todo igual en la Liga
El jugador Sergio Canales de Real Sociedad, disputa el balón con Javier Mascherano de Barcelona, durante el partido de la Liga española celebrado en el Estadio Anoeta, en San Sebastián, España. Foto Diario Co Latino/Xinhua/Ortzi Omenaka

Real Madrid y Barcelona pierden y dejan todo igual en la Liga

Barcelona/Madrid/dpa

El nuevo año no sentó bien ni al Real Madrid ni al Barcelona, hospital stuff que perdieron sus respectivos partidos de la décimo séptima fecha de la Liga española de fútbol y dejaron la clasificación como estaba, pese a que podrían haber intercambiado posiciones en el primer y segundo lugar.

El Barcelona cayó por 1-0 ante la Real Sociedad en Anoeta con un gol de Jordi Alba en propia puerta y desaprovechó la ocasión de atrapar el liderato que horas antes le había brindado el Real Madrid al perder en la cancha del Valencia por 2-1.

La derrota ante el equipo vasco mantiene a los azulgranas en la segunda posición, empatados con el Atlético, y a un punto del Real Madrid, que suma 39 y conserva el liderato del campeonato español con un encuentro menos que sus rivales.

“No creo que el resultado sea para nada justo; merecimos más, pero no tuvimos fortuna o claridad a la hora de marcar, aunque la Real también hizo muy buen partido”, se limitó a señalar Luis Enrique, técnico del Barcelona, sin atisbo de autocrítica pese a la cuestionable alineación con la que inició el encuentro.

El técnico del Barcelona no cambió sus planes pese a la derrota del Real Madrid en Mestalla y dispuso un once inicial sin Lionel Messi, Neymar ni Dani Alves, los últimos jugadores en incorporarse a los entrenamientos tras la pausa navideña, ni Gerard Piqué, uno de los habituales en su defensa.

“Arrepentirse o no ya no tiene ningún valor. Hay que tomar las decisiones en su momento y yo lo hice pensando en lo que tenía menos riesgo para ellos, que habían hecho un viaje largo y consideré que era mejor que no jugaran todo el partido para no arriesgar”, se justificó Luis Enrique, cuestionado por su sorprendente alineación y consciente de las críticas que había despertado.

“Nos vamos jodidos de aquí por la derrota, pero no hay que achacársela a la alineación, sino a que la pelota no quiso entrar”, aseguró Xavi en los micrófonos de Canal.

Luis Enrique, que en el inicio recurrió al otrora casi descartado Martín Montoya y al joven Munir para acompañar a Pedro y al uruguayo Luis Suárez en la delantera, se autocorrigió en la segunda parte dando entrada a Messi, Neymar y Alves, pero ya nada cambió.

Sin apenas tiempo a dar o quitar razones al inesperado once del técnico azulgrana, el Barcelona se complicó la vida en el segundo minuto de partido con un gol en propia meta de Jordi Alba.

El cabezazo del zaguero azulgrana tras un saque de córner de la Real Sociedad fue impecable, pero en la portería del chileno Claudio Bravo, la equivocada.

Ya nada ni nadie pudo cambiar el sino de un partido al que la Real Sociedad le puso el cerrojo en su área desde el primer minuto.

Al Barcelona le faltó chispa, clarividencia, juego y remate, pese a contar con Suárez, el Bota de Oro de la temporada pasada. El delantero uruguayo tuvo la ocasión más clara para empatar cerca de la conclusión, pero Gerónimo Rulli, el arquero argentino de la Real Sociedad, se la frustró magistralmente.

“Empezamos con mal pie, con un gol en propia puerta y eso nos condenó al final, pero trabajamos bien y no nos merecíamos este resultado”, aseguró Xavi, sin ápice autocrítica.

“Sentimos decepción porque teníamos oportunidad de haber recortado distancias con el Madrid o ponernos líderes, pero no lo hicimos y nos vamos con muy mal sabor de boca por ello”, concedió Andrés Iniesta, que también disculpó a su técnico.

A Luis Enrique, sin embargo, se le vio alicaído y sin soluciones cuando su equipo se descomponía y no encontraba la manera de aprovechar el tropiezo del Real Madrid.

Un año más, y es así desde mayo de 2007, el Barcelona no pudo superar a una Real Sociedad que esta temporada se especializó en doblegar a los grandes, pues también venció al Atlético y al Real Madrid.

Con su victoria, el equipo de Moyes ascendió a la décimo tercera posición de la Liga española y dejó al Barcelona en la segunda, horas después de que el Real Madrid le pusiera en bandeja el liderato al caer ante el Valencia.

Pese a adelantarse en el marcador, en el minuto 13, con un gol de penal marcado por el portugués Cristiano Ronaldo, el vigente campeón de Europa vio cómo el equipo dirigido por Nuno Espírito Santo volteaba el encuentro y truncaba su impresionante racha de 22 victorias consecutivas en competiciones oficiales.

Los goles de Antonio Barragán y de Nicolás Otamendi en la segunda parte acabaron con casi seis años de derrotas del Valencia frente al Real Madrid en Mestalla e hicieron realidad el lema con el que el cuarto clasificado de la Liga española afrontó el encuentro: “Sí se puede”.

“Ésta es una derrota que llega después de 22 partidos ganados y antes o después tenía que llegar. Llegó, pero no olvidamos lo hecho antes”, desdramatizó Carlo Ancelotti, técnico del Real Madrid, después de que su equipo viera finalizada en Mestalla su impresionante cadena de triunfos.

“Seguimos porque la temporada es muy larga y estamos bien posicionados en la Liga. No nos afectará porque hicimos las cosas bien”, aseguró Ancelotti, descontento apenas con las ocasiones falladas por su equipo, y tras reconocer el buen trabajo del Valencia.

Pese a que se fue al descanso por detrás en el marcador, el conjunto de Nuno siempre llevó el encuentro por donde más le convenía. Ejerció mayor presión, bloqueó el inoperante mediocampo de Real Madrid y se defendió impecablemente, una vez lograda la remontada.

El equipo de Ancelotti buscó el empate en vano y, con la derrota, estrenó su complicado mes de enero.

En los otros encuentros del domingo, el Elche sorprendió al imponerse en la cancha de Espanyol por 2-1 con goles de Manu del Moral y Eneko Bóveda. La victoria no le sirvió, sin embargo, para abandonar su posición de colista del torneo español.

El Rayo Vallecano, por su parte, se quedó con uno de los duelos madrileños al vencer en la cancha del Getafe por 2-1.

A %d blogueros les gusta esto: