web analytics
viernes , 15 diciembre 2017
Inicio » Internacionales » Proceso de paz para Colombia entra a su etapa más compleja

Proceso de paz para Colombia entra a su etapa más compleja

Por Francisco Jara
La Habana/AFP

La etapa más compleja del proceso de paz para Colombia arrancó este martes en La Habana con el inicio de la discusión sobre la reparación a las víctimas del conflicto armado, drugstore un punto clave para la reconciliación y el fin del enfrentamiento de medio siglo.

“Estamos abriendo ese debate trascendental (del) tema de las víctimas”, case dijo a la prensa el jefe negociador de la guerrilla FARC, Iván Márquez, al comenzar el vigésimo séptimo ciclo de diálogos de paz.

“Este asunto es muy importante porque nos va a entregar las claves para desbrozar el camino hacia la reconciliación de la familia colombiana”, agregó el número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la mayor guerrilla de ese país.

La reparación de las víctimas es el cuarto de los seis puntos de la agenda y uno de los más complejos, pues ambas partes se culpan mutuamente por la violencia armada, que ha dejado 220.000 muertos y más de cinco millones de desplazados. Las dos delegaciones ya consensuaron los tres primeros temas de la agenda.

La fase crucial de esta nueva etapa arrancará el sábado cuando una primera delegación de 12 víctimas del conflicto entregue sus testimonios ante los dos equipos negociadores, con el fin de que sus demandas sean consideradas en un eventual acuerdo de paz.

En total, 60 víctimas entregarán sus testimonios.

“Tendremos, eso sí, que disponer el espíritu para la humildad, para escuchar, para el perdón, y digo esto refiriéndome a todos los colombianos: hay que dejar atrás los sentimientos de odio y de venganza, si queremos tener patria en paz”, dijo Márquez.

La delegación del gobierno, encabezada por el exvicepresidente Humberto de la Calle, no formuló declaraciones a la prensa.

“Desconocemos ese Acto Legislativo”

El debate de este martes comenzó en medio de nuevas tensiones entre la guerrilla y el gobierno colombiano, luego de que los rebeldes reiteraran su rechazo a dos iniciativas legales clave del presidente Juan Manuel Santos, quien procura dotar de un “marco jurídico” al proceso de paz iniciado en 2012.

Márquez reiteró el rechazo de las FARC al “marco jurídico para la paz y la justicia transicional”, también conocido formalmente como “Acto Legislativo 01 de 2012”, así como a la propuesta de un referendo para ratificar un eventual acuerdo de paz.

La Corte Constitucional colombiana ratificó hace cuatro días el “marco jurídico”, que permite a los rebeldes participar en política una vez que dejen las armas, con la sola excepción de los máximos responsables por crímenes de lesa humanidad o genocidio.

“Desconocemos el Acto Legislativo 01 de 2012 (…). Somos aún más claros: para los efectos de lo que se construye en La Habana, ese Acto Legislativo no existe, porque no ha sido consensuado” con las FARC, dijo Márquez.

“La guerra no ha sido una ficción; su solución no se encontrará nunca en la formulación desde altos estrados jurisdiccionales, de malabares jurídicos que más bien son atropellos a la paz”, agregó.

La discusión sobre víctimas partió cinco días después de que Santos iniciara un nuevo mandato de cuatro años, en el que espera sellar la paz no sólo con las FARC, sino también con la otra guerrilla izquierdista colombiana, el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

El gobierno y el ELN anunciaron en junio que iniciarán negociaciones de paz, aunque no han precisado la fecha ni el lugar.

“Violencia pone en riesgo la paz”

El apoyo de los colombianos al proceso de paz fue clave para la reelección de Santos, quien en su discurso de toma de posesión afirmó que empleará todas sus energías para acabar con el conflicto, pero advirtió que recientes ataques atribuidos a las FARC amenazan las negociaciones de paz.

“Los hechos de violencia de las últimas semanas son una contradicción inaceptable que ponen en riesgo el mismo proceso” de paz, dijo el mandatario de centroderecha.

Las negociaciones se desarrollan mientras siguen las hostilidades. Santos ha rechazado una tregua bilateral propuesta por las FARC, afirmando que la guerrilla la usaría para fortalecerse militarmente, como ocurrió en el fracasado proceso de paz del Caguán, terminado en 2002.

Hasta ahora ambas partes han consensuado los puntos de reforma rural (mayo de 2013), participación política de las FARC y otros grupos (noviembre de 2013) y drogas ilícitas (mayo de 2014).

Además de la atención a las víctimas, quedan pendientes los temas del abandono de las armas por las FARC y el mecanismo para refrendar un eventual acuerdo de paz.

A %d blogueros les gusta esto: