web analytics
miércoles , 13 diciembre 2017
Inicio » Internacionales » Bajo presión en Irak y Siria, el Estado Islámico pierde la última gran ciudad
Bajo presión en Irak y Siria, el Estado Islámico pierde la última gran ciudad

Bajo presión en Irak y Siria, el Estado Islámico pierde la última gran ciudad

Deir Ezzor/AFP

El grupo yihadista Estado islámico (EI) perdió todas las grandes ciudades bajo su control en Irak y Siria tras la recuperación por el ejército sirio de Deir Ezzor, y seguían cediendo territorio en su último reducto iraquí.

Atrincherados en una zona situada entre el este de Siria y el oeste de Irak, los combatientes del EI se enfrentan a ofensivas de ambos lados de la frontera.

Las tropas sirias retomaron este viernes la ciudad de Deir Ezzor, mientras en Irak las fuerzas del gobierno lanzaban una ofensiva contra Al Qaim, otro de los bastiones del grupo.

La doble ofensiva deja al EI con una única ciudad todavía bajo su control, Albu Kamal, en Siria.

Las fuerzas iraquíes retomaron también el viernes un importante puesto fronterizo entre Irak y Siria, indicó el mando conjunto de operaciones (JOC).

“Las fuerzas iraquíes retomaron el control total del puesto fronterizo de Huseiba, en Al Qaim”, que lleva a la ciudad siria de Abu Kamal, dijo el mando conjunto en un comunicado.

Las fuerzas iraquíes están avanzando hacia Al Qaim, ciudad desértica en medio de un territorio en manos todavía de los yihadistas.

El primer ministro iraquí, Haider Al Abadi, comandante en jefe de las fuerzas armadas, se felicitó en un comunicado separado “por la entrada en Al Qaim y la liberación del puesto fronterizo de Huseiba”.

Un oficial del ejército iraquí que no quiso identificarse dijo a la AFP que los yihadistas “desertaron el puesto fronterizo después de que varios de ellos murieron” a manos del ejército.

Según la misma fuente, la mayoría “se fueron en dirección a Siria”, donde las fuerzas del régimen están ahora a 40 kilómetros del Bukamal.

El grupo yihadista, que llegó a proclamar un “califato” en 2014 en los territorios que conquistó en Siria e Irak, ha perdido mucho terreno en los últimos meses frente a las múltiples ofensivas.

En octubre perdió la ciudad siria de Raqa, su “capital” de facto,  tras una ofensiva de más de cuatro meses de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza kurdo-árabe con apoyo de Estados Unidos.

“El ejército anuncia el control total de la ciudad Deir Ezzor” dijo la televisión oficial, citando fuentes en el terreno. Por su parte la agencia Sana indicó que Deir Ezzor fue “totalmente liberada”.

Según la televisión, unidades de ingenieros están inspeccionando los barrios conquistados para buscar minas y otros explosivos.

Las fuerzas sirias entraron en Deir Ezzor en septiembre, rompiendo el cerco del EI. La ofensiva ha sido feroz y tanto la aviación rusa como la artillería siria han dejando la mayor parte de la ciudad en ruinas.

Un periodista de la AFP dentro de la ciudad explicó el jueves haber visto edificios enteramente destruidos, con las plantas hundidas y sin fachada, así como las trincheras cavadas de los del EI, mientras los equipos de desminado seguían buscando explosivos dejados por los yihadistas.

Ofensiva en Irak

Antes de que empezara la guerra en Siria, en marzo de 2011, Deir Ezzor, la capital de una provincia fronteriza con Irak, tenía 300.000 habitantes.

Pero en 2014 los yihadistas del EI tomaron la ciudad, igual que gran parte de la provincia, incluyendo importantes campos petrolíferos y de gas que sirvieron para financiar su grupo.

A pesar de la pérdida de Deir Ezzor, el EI todavía controla más del 35% de la provincia, en gran parte desértica.

Su principal bastión es ahora la ciudad de Albu Kamal, aunque también controla otras pequeñas ciudades y pueblos situados al este de un campo de petróleo, según la oenegé Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

El EI, que en su momento álgido llegó a controlar un territorio del tamaño de Reino Unido, ha sufrido importantes pérdidas en los últimos meses tanto en Siria como en Irak.

El pasado 17 de octubre perdió la ciudad de Raqa tras una ofensiva de las FDS, una derrota altamente simbólica por ser la “capital” de su autoproclamado califato.

En la provincia de Deir Ezzor, el EI se enfrenta tanto a las fuerzas del régimen como las FDS. Al otro lado de la frontera, en Irak, solo se mantienen en Al Qaim, a punto de caer en manos de las fuerzas iraquíes, tras haber perdido Mosul en julio y la ciudad de Hawija en octubre.

Este viernes las fuerzas iraquíes entraron en Al Qaim, con una ataque de artillería apoyado por bombardeos de la coalición liderada por Estados Unidos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: