web analytics
Viernes , 22 Septiembre 2017
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Poemas para Amílcar Colocho
Poemas para Amílcar Colocho

Poemas para Amílcar Colocho

Versos al Capitán 

Una flor para el poeta 

una canción para el hombre 

un himno para el héroe.

Cos Causse

 

I

Nocturno

Esta noche volví a llorar

mi extraña nostalgia

al pie de tus recuerdos;

y estuve triste, más triste

que la mirada de un niño enfermo.

 

II

Epitafio

Capitán de un ejército de nobles

sepultado como príncipe indígena

tu mortaja   de arcilla

tu silencio   de piedra.

III

Remanso 

La azul montaña

Te cobija con su alfombra

de hojas amarillas

y te da el calor mineral

de su vientre oculto.

El torogoz te saluda

desde un luminoso árbol de café

con su más insigne canto.

 

IV

Ofrenda

Te dedico mi voz cargada de enigmas

te ofrezco la cólera del viento

te doy la eternidad del trueno

y una luna peregrina

en perpetuo plenilunio.

 

WILFREDO PEÑA

 

 

POEMA  El otro 

-para Amílcar-.  

 

I

Me viste

Alguna vez me viste con él

Estoy segura que lo hiciste

O tal vez deseo tanto que lo hayas hecho

Que comencé a confundir

Como antes

Lo que hago con lo que sueño.

 

II

Y es que he esperado tanto

Y que querido tanto así verte

Que cruzo ríos imaginarios entre la ciudad y el cemento

Para no olvidar la sensación mojada del río que fluye y me bautiza.

 

MARCELA COLOCHO

 

 

Amílcar.

En madrugada

cuando es más espeso

el silencio

las esquinas pronuncian

tus versos.

Te ven avanzar

buscar la vereda

ser devorado

por el volcán

con vos una orquídea

el dolor de(l) hijo

que no se despide

hace frío

la muerte te abriga.

 

CARLOS GODOY

 

 

GUERRERO COLIBRÍ

 

(por Carlos Bucio Borja, para mi Hermano Amílcar Colocho —Chano)

 

Es enero y de madrugada de un año cualquiera,

y el viento me trae tu sonrisa, sonrisa de un transdimensional Guerrero Colibrí

Es enero y mediodía de un año cualquiera,

y entre el gentío de la Terminal de Oriente caminamos hacia el turno venidero

y tú me indicas que no hay que escribir poesía,

sino andarla y tornarnos ella…

Es el viento la madrugada mediodía y un año cualquiera,

y los caminos nos distancian, te multiplican y nos entrelazan

—y tus eternas orquídeas para mi madre—

Tú aunado con la inmensurable carcajada de Roque y

Otros Guerreros y Otras Guerreras Colibrí,

y yo con la melancolía de tu adolescente mirada

Hoy eres por siempre verso-antorcha,

el corazón de Prometeo y Quetzalcoatl,

pergamino oculto de la Avanzada…

Tú, Guerrero Colibrí...

 

Carlos Bucio Borja

A %d blogueros les gusta esto: