web analytics
jueves , 23 noviembre 2017
Inicio » Opiniones » Pagar deudas ajenas (impago)

Pagar deudas ajenas (impago)

César Ramírez
@caralvasalvador

Si usted no sabe qué significa pagar deudas ajenas, el impago es una buena lección que conocerá los próximos días. Según el diccionario ABC Se habla de impago cuando existe una concreta falta de pago (la prestación de un servicio, pago de un producto o cancelación de un préstamo), de una deuda (se denomina deuda a las obligaciones contraídas con un tercero, ya sea una persona física o una mera entidad jurídica) contraída, al término del plazo (en términos generales, el plazo refiere al término o tiempo señalado para la concreción de una determinada cuestión) que se estipuló oportunamente para cancelarla”.

Luego de un largo trayecto financiero desde los años noventa del siglo pasado, con una cantidad de endeudamientos externos del partido ARENA, que contribuyó a enriquecer a los personajes célebres por su apropiación del dinero del pueblo, además de incumplir obras de infraestructura como el proyecto Diego de Holguín, ahora Monseñor Romero, los hospitales jamás construidos, la apropiación del fondo del IPSFA, la privatización del sistema de pensiones y además las medidas cautelares de la Sala de lo Constitucional contra los 900 millones en bonos etc. hemos concluido en el impago, en pocas palabras la nación no puede pagar las deudas contraídas desde el siglo pasado.

Las dos vías principales para solucionar el problema del impago son: los votos de ARENA para obtener aprobación de emisión de bonos en la Asamblea o suprimir la medida cautelar de la Sala de lo Constitucional contra la emisión de los mismos; no obstante ninguna de estas dos soluciones parece posible por el momento.

Los resultados de esta condición de incumplimiento es la incertidumbre del modelo de pensiones, en efecto se afirma que no se podrá cancelar las pensiones al IPSFA, ni existen fondos para pagar deudas externas, es una crisis financiera que en esencia tiene solución política si el partido de la oposición ejercita la racionalidad política, esa que significa la mejor factibilidad de la nación en los próximos diez años.

Inmersos en el modelo económico capitalista internacional, el impago daña la imagen de los bancos, Gobierno e instituciones privadas, puesto que las soluciones posibles se transforman en instrumentos de presión hacia el Gobierno, profundizando la crisis donde el principal afectado es el pueblo salvadoreño.

Los expertos en la materia del impago han explicado que aumentarán las tasas en los préstamos, así como los créditos hipotecarios, toda deuda en general del sistema financiero donde usted esté bajo contrato sufrirá aumento de intereses, en otras palabras, todos percibiremos una carga impositiva por un dinero más caro.

Es como pagar una deuda ajena con intereses acumulados. También en las calles los pensionados no podrán honrar sus deudas, ni cumplir obligaciones financieras, ni programar gastos a mediano plazo.

Es significativo que entre salvadoreños no podamos solucionar una elemental cuestión financiera ¿necesitamos el arbitraje internacional para ello? ¿es cuestión electoral? Me parece que la moderación debe imponerse, se trata que ganemos todos, no de conducir a la nación al colapso de impago general, por culpa de un “supuesto” triunfo electoral a costa del hambre del pueblo.

www.cesarramirezcaralva.com

A %d blogueros les gusta esto: