web analytics
martes , 21 noviembre 2017
Inicio » Opiniones » Nuevo Presidente En Trumpistan

Nuevo Presidente En Trumpistan

Chencho Alas

Dentro de unos días Trumpistán inaugurará un nuevo presidente de nombre Donald Trump. Según auguran los medios, esta será una celebración única en la historia que sobrepasará la coronación de los emperadores del pasado y del futuro. Entre otros eventos está programado que para la llegada de Trump al podio imperial rodeado de su camarilla de multibillonarios, en el DuPont Circle se estará repartiendo gratis 4,000 cigarrillos de marihuana. A los 4,000 consumidores de la droga se les ha encargado entrar en sueños hipnóticos para adivinar los grandes acontecimientos que harán temblar los fundamentos del planeta tierra y que crearán el pánico en las masas de Trumpistán y países vecinos y lejanos. Méjico ya se decidió por cambiar a su ministro de relaciones exteriores en preparación a la batalla que tendrá lugar con el Armagedón del norte.

Estas son algunas de las maravillas que anunciarán los mariguaneros:

El 20 de este mes, las cárceles serán vaciadas de criminales mejicanos y salvadoreños que se cuentan por miles y luego le seguirán los de otras nacionalidades. Por los canales de televisión veremos una larga fila que llegará hasta el Río Grande proveniente de los cuatro puntos cardinales de Trumpistán. Enseguida se continuará con la captura casa por casa de ilegales hasta cubrir los 12 ó 13 millones anunciados. Los niños retornando de sus escuelas encontrarán sus casas vacías. El nuevo Herodes les habrá dejado sin sus padres. Las carreteras, los edificios, casas y centros comerciales en construcción se verán vacíos de obreros, lo mismo que los campos cultivados de frutas, legumbres y otros productos alimenticios. El emperador Trump, un alquimista profesional, ya tiene asegurada la alimentación primero de los que votaron por él el 8 de noviembre y luego para el resto, los seguidores de doña Clinton. Yo ya tengo en mi congelador muchas latas para poder sobrevivir.

Las montañas serán abiertas y de sus entrañas saldrán millones de toneladas de carbón para asegurar la calefacción y para mover turbinas. Se perforarán pozos profundos para extraer gas natural desde el polo norte hasta el polo sur. El amazonas quedará pequeño en comparación con los ríos de petróleo crudo que brotarán de la madre tierra. Ya no habrá necesidad de importar energéticos de Venezuela, de Arabia Saudita o de otros países peroleros. Esto será una maravilla, el galón de  gasolina costará $0.50. La temperatura subirá a tal grado que ya no se necesitará de otros medios para diezmar la población.

El Obama-Care se quedará sin “care” y 20 millones de asegurados para atender su salud tendrán que buscar curanderos, hechiceros, milagreros para curarse de sus enfermedades, lo cual será celebrado por el congreso republicano de Trumpistán.

Habrá una reducción de impuestos como nunca se ha visto en la historia de este país. Los ricos podrán nadar en oro y los pobres en lodo. Este es el momento de invertir cuantiosas sumas en este país de las mil maravillas. La biotecnología permitirá que los árboles produzcan dólares para construir nuevas carreteras, reparar o reconstruir puentes, inventar nuevas armas que alcancen hasta la cámara del gordo de Corea del Norte, Kim Joung-un.

A %d blogueros les gusta esto: