web analytics
lunes , 11 diciembre 2017
Inicio » Ecológico » Nuestra “Pacha Mama” sólo es una ¡otro mundo es posible!
Nuestra “Pacha Mama” sólo es una ¡otro mundo es posible!

Nuestra “Pacha Mama” sólo es una ¡otro mundo es posible!

                                                “Los hacedores del bien con justicia social construyen el camino de la Paz”

Por Raúl Bonilla Martí/Colaboración para Suplemento Eco – Lógico

El 6 de junio se conmemoró el día mundial del medio ambiente. La idea es generar conciencia colectiva de la importancia sobre este tema tan necesario para la vida.

Si no hay un equilibrio entre desarrollo y el medio ambiente “sano” la humanidad entere abonaría a su propia destrucción. En nuestro país, sildenafil las instituciones oficiales encargadas de preservar esos recursos tan imprescindibles se limitan a leer discursos demagógicos y cínicos, discount relacionados con la política ambiental, cialis pues en la práctica son los que autorizan la tala de árboles y bosques para construir complejos comerciales y habitacionales; lo que se puede comprobar en la cordillera del Bálsamo, la finca El Espino, las represas hidroeléctricas y los proyectos mineros en la zona norte del país. Asimismo no podemos atenernos a la balanza de la justicia, una nube de cataratas la tienen casi ciega y avanza más despacio que una tortuga. ¡Imagínese usted!, ni siquiera hay tribunales especializados para procesar penalmente el delito ambiental.

Es urgente que todos y todas luchemos orgánicamente para defender y preservar los pocos recursos que aún tenemos y así las presentes y futuras generaciones puedan darle continuidad al país. Ya es tiempo que despertemos y nos sacudamos esa indiferencia, ese pecado de omisión que nos vuelve cómplice de esta destrucción y contaminación salvaje a lo largo y ancho de nuestra patria.

San Francisco de Asís, el padre de la ecología, como buen cristiano seguidor  de las enseñanzas del Maestro Jesús, dedicó su vida a predicar el reino de Dios basado en la armonía de la vida espiritual y material, es decir, el equilibrio de los reinos mineral, vegetal y animal, como una creación divina que hacen posible la vida del ser humano.

El Salvador es el segundo país en América, después de Haití, que más deteriorado tiene su medio ambiente, además de poseer el mismo lugar como país más violento del continente americano, según los medios de comunicación.

Todos los días se derriban árboles y todos los días aparecen personas asesinadas con lujo de barbarie. Ante esta cruda realidad, la mayoría nos quedamos de simples espectadores, de brazos cruzados, como si esto fuera normal.

Afortunadamente el túnel no está totalmente oscuro, hay luciérnagas que trabajan y hacen brillar la luz de la esperanza. Organismos como el CESTA, UNES, Hermanos Franciscanos y otras ONG’s, están luchando para impedir la destrucción de los pocos recursos que nos quedan y este 6 de junio marcharon pacíficamente desde Santa Tecla hasta la finca El Espino, para protestar por la destrucción de esta finca, la cordillera del Bálsamo y los proyectos mineros del norte del país.

En Moncagua y Quelepa, departamento de San Miguel, se están desarrollando proyectos muy dignos de imitar. El párroco Catalino Henríquez ejecuta sus labores pastorales más allá de los muros del templo, y de la mano con la comunidad trabajan concientizando a la población, limpiando ríos y quebradas. Cultiva semillas criollas con abonos orgánicos y está reciclando los desechos plásticos sin contaminar el ambiente. Así, con la luz del evangelio y la práctica del amor al prójimo, previenen la delincuencia y la violencia intrafamiliar.

En Villa El Rosario, departamento de Morazán, el licenciado Elí Avileo Díaz Álvarez, Juez de Paz de ese municipio, aunó esfuerzos con la comunidad para fundar hace varios años la Escuela de Capacitación Ambiental y de otras disciplinas.

Este funcionario no se ha acomodado detrás de un escritorio sólo para juzgar. Su trabajo preventivo se proyecta a los cuatro centros educativos del municipio; así también, ha colaborado en otros proyectos similares de los municipios de Perquín y Arambala. Los frutos de esa labor patriótica están a la vista, en las poblaciones antes mencionadas se puede respirar una relativa tranquilidad, a pesar de la pobreza que los acompaña, sobretodo por la falta de apoyo en proyectos de desarrollo local.

Las personas que visitamos esos lugares podemos transitar sin peligro de ser asaltados y disfrutar de calles y parques limpios de basura; además, en estas poblaciones y caseríos uno se contagia  de humildad, respeto, alegría sincera y tolerancia. Se puede respirar aire limpio en todos los rincones.

Según datos estadísticos, Morazán es el que tiene menor índice de delincuencia a nivel nacional; lo cual representa un claro ejemplo de lo que se puede hacer y se debería estar haciendo como una política de Estado y no utilizar la violencia como una cortina de humo para opacar la crisis generalizada por la incapacidad o por mala intención de los que se benefician del clima de violencia y de podredumbre. Hay que decirlo bien claro, del dolor y la muerte que sufren muchas familias, existen ganancias y lucro de unos pocos.

En honor a la verdad, es necesario aclarar a la población que El Salvador no es un pueblo violento, tal como lo destacan los grandes medios de comunicación; esa prensa amarillista, sensacionalista y escandalosa que nos bombardea diariamente. Es cierto que padecimos una guerra cruel por doce años, pero esta fue impuesta por la burguesía criolla, la dictadura militar y el imperio del norte, quienes al pueblo organizado le cerraron las válvulas de escape a sangre y fuego, por lo que aprendió a defenderse con esos mismos recursos.

También es cierto que el flagelo de la delincuencia produce hasta doce cadáveres diarios, esto es resultado de un sistema corrupto y perverso; es toda una estratagema para obtener ganancias económicas y políticas. La inseguridad que padecemos motiva a mucha gente a comprar armas y municiones para “protegerse”. Según la División de Armas y Explosivos de la PNC, hay 216,033 armas registradas y alrededor de unas 100,000 sin permiso; en los primeros seis meses del presente año se han extendido 919 licencias, cancelando 11 dólares por cada una. La demanda va creciendo y hay personas que llegan a las tres de la madrugada para ser atendidos, otras sacan cita para otro día, ¿cuánto cuesta un revólver 357, una escopeta 12, un fusil M-16 y el cajón para enterrar al muerto?

La mayoría de negocios son asaltados o extorsionados a plena luz del día y si quieren seguir funcionando tienen que contratar seguridad privada pagando entre 4,500 y 5,000 colones, pero al agente de seguridad que arriesga hasta su vida le pagan un salario miserable de 1,400 a 1,500 colones. Estos “negocios” se han multiplicado gracias a la actividad delincuencial, teniendo alrededor de 20,000 efectivos, superando a la PNC que tiene funcionando aproximadamente a 16,000 efectivos mal pagados, mal equipados, con una moral baja y, para colmo de males, están infiltrados por delincuentes. Todos esos factores reducen su capacidad operativa y su credibilidad.

La delincuencia es un negocio redondo, “una mina de oro”, el tráfico de armas es superior en ganancias al tráfico de drogas. Armas, drogas, agentes de seguridad privada, venta de comida para reos y cajas para muertos. En río revuelto ganancia de pescadores. Las pandillas que dominan buena parte del territorio son utilizadas para el consumo y el tráfico de armas y drogas, “el mercado negro”; también son utilizados como grupos de exterminio. Curiosamente la inmensa mayoría de los asesinados son gente pobre, ¿será una fórmula para cumplir con la promesa de reducir la pobreza?

En las áreas que dominan las pandillas la PNC ha perdido el control, allí prevalece la ley del más fuerte, las reglas del juego las impone la mara; el robo, el chantaje, la extorsión, el secuestro y el asesinato son algo común y corriente y ya nadie se asusta. La fórmula de coexistencia es ver, oír y callar.

En esos lugares la PNC incursiona de vez en cuando en operativos relámpagos, o sea “llamarada de tusas”, pero muy bien apoyados por efectivos del ejército y un equipo de “periodistas” para crear imagen publicitaria. Los jefes policiales aparecen como “Rambo”, son los tipos de la película.

A las pandillas o maras se les saca raja política, sirven para generar inseguridad y temor, y una población insegura y temerosa es muy fácil manipularla en cada campaña electoral. Los mareros son utilizados como un caballito de batalla, se montan grandes operativos para “combatir la delincuencia”, acuñadas con frases y leyes antimaras, mano dura, mano superdura, mano amiga y “a los malacates se les acabó la fiesta”. Estos eslogan han dado muy buenos resultados, la mayoría de la gente ha vuelto a votar por ARENA. “El fin justifica los medios” escribió un día Maquiavelo.

De todo este jueguito la prensa amarillista se vuelve cómplice, ¿por qué no se da la misma cobertura a tantas cosas positivas que se desarrollan a nivel nacional, a tantos lugares pacíficos y bellos?; un ejemplo de ellos es la Ruta de la Paz, integrada por Villa El Rosario, Corinto, Cacaopera, Perquín, Arambala y Joateca, ubicados al norte del departamento de Morazán.

En esos lugares se disfruta de un paraíso natural, los roblares y pinares le dan un toque mágico; los cristalinos manantiales corren en los ríos, cascadas y arroyos. En síntesis, se vive una aventura inolvidable y en los poblados hay comidas típicas, museos, artesanías y vestigios ancestrales de nuestros antepasados lencas.

Prevenir la delincuencia y luchar por un ambiente sano es engrandecer a nuestra empequeñecida patria, que es chiquita gracias a los gobiernos vende patria que hemos padecido; éstos han cedido incluso tierra a un país tan extenso como Honduras, donde solo el departamento de Olancho es más grande que todo El Salvador.

Resolver el flagelo de la delincuencia es una urgente labor de todo buen salvadoreño, para heredar un mejor país a nuestros preciados hijos y hay un reducido número de buenos empresarios que dan oportunidad de empleo a jóvenes que quieren reinsertarse a la vida productiva; en la Parroquia San Francisco del Municipio de Mejicanos el Sacerdote Antonio Rodríguez junto a un equipo de ochenta colaboradores desarrollan un excelente labor con apoyo del servicio social pasionista y la cooperación extranjera expandiendo su área de trabajo a la micro región Mélida Amaya Montes (Cuscatancigo, Mejicanos y Ayutuxtepeque) desarrollando programas sociales en beneficio de la población más vulnerable con tres ejes transversales: genero, derechos humanos y educación para la paz.

Logrando potenciar el capital social, desde el desarrollo local. Facilitando servicios sociales y desarrollando capacidades a la población vulnerable; fortaleciendo la prevención y atención de la violencia fomentando en la comunidad la formación y empleo, salud, cultura de paz y cohesión social.

En la Parroquia del Cantón Paleca del Municipio de Ciudad Delgado, el Sacerdote Gregorio Landaverde junto a un equipo multidisciplinario desarrollan programas para beneficiar y potenciar a las comunidades vulnerables con asistencia psicológica, guarderías, taller automotriz, taller de manualidades, corte y confección, etc.

El Alcalde Municipal Tomas Minero, el Consejo Municipal, personal de la Casa de la Cultura desarrollan programas para potenciar las capacidades de la población vulnerable dando asistencia jurídica, computación, manualidades, natación, futbol, clases de pintura, destacando a jóvenes en boxeo y atletas en la tradicional maratón Santiago. Estos son los buenos samaritanos y los buenos servidores que el maestro Jesús ponía de ejemplo en sus parábolas; los que no pasan de lado y por el contrario bajan de su carro y extiende sus manos para auxiliar y ayudar al hermano marginado y oprimido por este sistema injusto y perverso. Lamentablemente son muy pocos y el problema es de grandes dimensiones, el sistema carcelario ha colapsado estamos al borde de caer en un estado fallido y la inmensa mayoría de empresarios religiosos y políticos solo extienden sus manos para disfrutar de sus “legitimas” ganancias, diezmos y nuestros impuestos.

Y vuelvo a insistir, la mayoría de los cuscatlecos no somos violentos, pero no se han canalizado para el bien nuestras energías, se nos ha manipulado para hacer el mal. La avaricia, el egoísmo y la envidia florecen como la cizaña como muy bien lo escribió el científico Albert Einstein, “donde hay mal, hay ausencia de Dios” y no es cierto que seamos un país pobre de nuestras tierras y de nuestra gente se han formado grandes capitales y han volado al extranjero imagínese usted que un grupo de millonarios de nuestro país se dieron el lujo de enviar millones de dólares para apoyar a su socio Mitt Romney candidato a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano. Para convencerlo que no somos un país pobre, he aquí un ejercicio mental investigue cuantas familias extranjeras aquí en nuestro país se han vuelto millonarias, se nos ha vendido la idea que somos un país pobre la verdad es otra nos han empobrecido con siglos de explotación desde la conquista de los españoles el señorío de Cuscatlán quiere decir en idioma Náhuatl, tierra de joyas y preseas.

Si damos una mirada al resto de Centroamérica, Costa Rica es el país con menos violencia, el más ordenado y limpio. Desde hace unos años empezaron a reforestar las cuencas de los ríos y quebradas, así como otras áreas deforestadas, utilizando mano de obra de los internos que se encuentran detenidos en los centros penales de ese país. De esa forma los internos se sienten útiles y logran reivindicarse ante la sociedad que un día ofendieron.

Como resultados positivos, Costa Rica está recuperando sus bosques y en este mes de junio el presidente Oscar Arias viajó a Italia a recibir el premio “Un Bosque para Kyoto”, en representación del pueblo costarricense. Asimismo, si extendemos nuestra mirada a Europa, España tiene una linda ciudad que se distingue por su belleza y por ser una de las ciudades más limpias y  ordenadas, así como por impulsar la cultura. Allí se entrega el premio Príncipe de Asturias.  La Ciudad de Oviedo ha sido galardonada con el premio “La Escoba de Oro” por ser la ciudad más limpia de España para la OCU, de lo cual sus habitantes se sienten orgullosos.

¿Y qué hay sobre la ciudad más limpia del mundo? Estocolmo es la ciudad más limpia del mundo, se puede nadar y pescar en el centro de la ciudad, allí se celebra un festival de verano sueco, en el cual sus habitantes disfrutan cientos de conciertos. Así también, se encuentra el museo marítimo más grande del mundo (catorce barcos y un submarino). En Estocolmo solamente un desquiciado mental se atrevería a tirar basura a la calle.

Sabe usted estimado lector, ¿dónde están las ciudades más limpias de América?; ¡por favor!, no piense que están en Estados Unidos, Canadá o Brasil, no se vaya tan lejos. Están más cerca de lo que usted se imagina: en Cuba, las ciudades de Olguín, Bayamo, Santa Clara y Cienfuegos se destacan en competir entre sí por ser las ciudades más limpias de América.

Gracias a la participación masiva de sus habitantes, del apoyo del gobierno y de 34 proyectos promovidos por el Programa de Naciones Unidas “AGENDA-21”, que desarrollan soluciones prácticas y multisectoriales en materia de desarrollo humano para la protección del medio ambiente, en esas ciudades llegan turistas de todo el mundo a apreciar la belleza y a recuperar su salud; Eco-turismo y Eco-salud son dos industrias sin chimeneas, dos ejes de una economía mil veces saludable; por algo la isla de Cuba es llamada “la perla del Caribe”.

¿Y cuál es la ciudad más limpia de nuestro país?, ¿será San Salvador?, ¡no!; San Salvador es la ciudad que produce más toneladas de basura; Soyapango e Ilopango son las ciudades más contaminadas, no solamente por la basura que se lanza a las calles, sino por las zonas industriales. ¿Será Santa Tecla?, Santa Tecla es la ciudad con más iglesias y colegios cristianos, con mucho rezo y oración pero no es la ciudad más limpia. ¿Antiguo Cuscatlán?, hay que reconocer que por la zona donde se encuentra la embajada de los Estados Unidos de América y sus alrededores se mantiene impecablemente limpio para congraciarse con el imperio, pero esto solo es un lunar en el resto de la ciudad, es igual a las demás del gran San Salvador.

El municipio que brilla por su limpieza es Villa El Rosario, donde habita gente muy humilde y muy poco letrada. Debido a la pobreza material son escasas las personas que han recibido estudios universitarios, pero demuestran el grado de educación, cultura y amor por su pueblo al no botar basura en las calles; uno se queda maravillado al ver a niños/as  y adultos/as caminando cuadras para depositar la basura.

Allí en ese lugar de  El Salvador se desarrolló el 4 de noviembre de 2005 el Primer Foro Regional de Medio Ambiente, y por último una invitación a los organismos ambientales a crear un premio monetariamente significativo para el municipio más limpio del país.

Trabajar por un ambiente sano y sustentable es una labor edificante, gratificante y mil veces patriótica. Es engrandecer a nuestro pequeño terruño. Es hora de predicar con el ejemplo para que usted y su familia  se sientan orgullosos de ser salvadoreños, solamente basta tener voluntad y esmero.

Es urgente y necesario enseñar a nuestra niñez a tenerle amor y respeto a la tierra que nos vio nacer y nos regaló una identidad. Es irónico que al himno nacional lo escuchemos con un respeto solemne y lloremos por él en tierras lejanas, mientras que a la vuelta de la esquina tiremos basura por doquier, contaminamos la tierra, quebradas, ríos, lagunas, lagos y la mar.

Los símbolos patrios sólo son símbolos y nuestra “Pacha Mama”, Madre tierra, sólo es una. ¡Otro mundo es posible!

A %d blogueros les gusta esto: