web analytics
Domingo , 23 Julio 2017
Inicio » Editorial » No es “segundona”, es “tercerona”
No es “segundona”, es “tercerona”
El diputado de ARENA René Portillo Cuadra fue el principal vocero de ese partido político respecto a la necesidad de modificar la Ley de Extinción de Dominio, que a su vez fue acompañada por otros personeros de la derecha que a menudo son entrevistados en los programas de opinión de la televisión salvadoreña. Este periódico, por cierto, cuestionó dicha ley, que el Estado expropie los bienes de los sospechosos de enriquecimiento ilícito, sin antes haber sido vencido por un tribunal competente. La derecha se dio cuenta de ese asunto, hasta que a la Fiscalía General de la República se le ocurrió expropiar los bienes del difunto presidente Francisco Flores Pérez. La viuda del ex mandatario, Lourdes de Flores, acompañada de su hijo e hija, denunció que entre lo expropiado estaban algunas herencias familiares. La derecha opositora, tanto empresarial como política, vio en la ley un problema cercano y de futuro, por lo que inició la generación de opinión favorable a la reforma. Y cuando los diputados introducen la reforma a la mencionada ley, argumentando lo arriba expuesto, y para ponerla en sintonía con el artículo 240 de la Constitución de la República, los diputados de ARENA, salvo una, se abstienen de votar: en la plenaria guardaron silencio cómplice, o mejor dicho, silencio de respaldo, pues no votaron ni en contra, ni criticaron la aprobación de las reformas. Hoy está claro que ARENA no votó y guardó silencio, para no ser criticados ni por las redes sociales ni por la Embajada de los Estados Unidos. A lo mejor los diputados sabían por adelantado que la Fiscalía General de la República protestaría como lo hizo, y que lo mismo iba a suceder con la Embajada de los Estados Unidos. Hoy, los costos políticos los están pagando el partido GANA, el FMLN y los diputados del PCN que votaron por dicha reforma. En la derecha seguramente están aplaudiendo a los areneros por no votar ni a favor ni en contra de la ley que ellos promovieron, y seguramente los habrán calificado de listos o hábiles para el manejo político, pero el pueblo debe tener claro que el comportamiento de ARENA es el reflejo de su doble moral, o de su hipocresía como los calificó el alcalde de San Salvador, Nayib Bukele.

No es “segundona”, es “tercerona”

La dirigencia del partido ARENA encontró una nueva excusa para no continuar en las mesas de diálogo convocada desde finales del año pasado por el Presidente Salvador Sánchez Cerén, en las que busca lograr consensos con todas las fuerzas políticas en temas de interés nacional como las finanzas públicas y pensiones, entre otros.

Los resultados de las mesas hasta hoy, por cierto, no han sido muy favorables para el Gobierno, pues, ARENA se ha salido con las suyas.

A cambio, por ejemplo, de aprobarle al Gobierno 550 millones de dólares en bonos, en vez de los 1,200 que el Ejecutivo solicitó, ARENA obligó a la creación de una ley de responsabilidad fiscal con la que ARENA pretende que el Gobierno disminuya sus gastos, con lo que pretende demostrar que este Gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén “es despilfarrador”, es decir, tiene presupuestados gastos innecesarios.

Y como lo dejamos establecido en el editorial de miércoles, al final, lo que ARENA ha hecho es obligar al Gobierno a reducir los subsidios comenzando con el de energía eléctrica. A cambio de esta reducción y otras, que juntas suman 126 millones de dólares, ARENA no ha dado nada.

Por el contrario, ARENA ha dicho que no está satisfecha con la reducción de gastos de 126 millones y quiere más, por lo que queda claro que ARENA no quiere seguir en las mesas de diálogo para no adquirir compromisos, solo criticar y obligar al Gobierno a ceñirse más el cinturón a costa de impactar más a los consumidores por la vía de los otros subsidios y o los programas sociales.

Por eso es que ARENA ha dicho que no continuará más en las mesas de diálogo, poniendo la excusa de que el Secretario de Comunicaciones de la presidencia pidió que a las mesas de diálogo vaya el Presidente del COENA, Mauricio Interiano, y que ya no mande un funcionario de menor categoría o “segundona”, como llamó a la representación de ARENA en las reuniones de alto nivel con el Presidente de la República.

ARENA ha dicho que por utilizar ese calificativo, de considerar “segundona” a la diputada Milena Calderón de Escalón, quien es la que asiste en “representación” de Interiano, ya no continuarán en las mesas.

Nos parece que el secretario de comunicaciones ha tenido razón en pedir en la reunión con el Presidente, en la mesa de diálogo, a alguien con suficiente poder de decisión, y este lo tiene solo el Presidente del COENA, el señor Interiano.

El resto de partidos políticos está representado por sus máximos dirigentes, es decir, por los secretarios generales de los partidos.

La diputada (no jefa de fracción), Milena Calderón, no reúne ese perfil de máxima autoridad del Partido ARENA, pues, ni siquiera es integrante del COENA, es nada más una diputado de dicho partido, sin poder de decisión, por eso sostenemos que la diputada Milena no es “segundona”, sino “tercerona”, y a esa mesa debe llegar alguien que tenga poder de decisión en el partido, es decir, el Presidente del COENA.

Pero, como ya planteamos arriba, como ARENA no quiere adquirir compromisos en la mesa, manda a un representante de tercer nivel, nada más para hacer creer a la población que están interesados en las mesas de diálogo, lo cual es falso.

A %d blogueros les gusta esto: