web analytics
Miércoles , 20 Septiembre 2017
Inicio » Opiniones » Necesitamos aguadores de paz para el camino

Necesitamos aguadores de paz para el camino

Víctor Corcoba Herrero*

Aprietan los vendavales de fuego, buy viagra siempre alentados arbitrariamente, por doquier rincón del planeta. Las llamas del caos son tan acusadas por algunos caminos, que se necesitan aguadores para refrescarnos el alma. Sería bueno sosegarse y evolucionar hacia horizontes más armónicos. Parece que cada día cuesta más ser personas de paz, como si no tuviésemos la voluntad de lograrla. Sabemos lo que hay que hacer, pero nos cuesta ponernos decididamente en la piel de los demás. La mentira nos domina y aborrega, cuestión que repercute en una mayor dificultad para que podamos establecer la solidaria ruta del desprendimiento. La gente siente la maldita desigualdad como la mayor inmoralidad de todos los tiempos. Y aunque es cierto que la armonía está en cada ser humano, puesto que es desde los interiores del corazón cómo nos fraternizamos, esta inseguridad de no poder salir de la pobreza nos sobrepasa, y también nos sobrecoge. De pronto, parece como si todo se hubiese estancado en la noria de la necedad y el disparate. Lo que genera una violencia tremenda que raya la desesperación ciudadana. Ante este panorama de salvajismos que nos circunda y que nos lleva a una esclavitud sin precedentes, las organizaciones internacionales deberían adoptar un protocolo mundial jurídicamente vinculante para prevenir este tipo de desórdenes, que nos llevan a una deshumanización total. Considerables regiones del planeta están envueltas en tensiones crecientes, en luchas sin sentido, atrapadas por la espiral de la sinrazón. En tiempos tan feroces como insensibles, se hace necesario una movilización de las personas para llegar a acuerdos conciliadores. Reconozcámonos como ciudadanos de pensamiento, como pobladores creativos al servicio del bien, como habitantes crecidos en la generosidad y desbordados por el amor. Sin duda, tenemos que redoblar los esfuerzos y las iniciativas para crear un desarrollo equilibrado. Son tantas cosas las que tenemos en común, las que nos unen, que no tiene sentido activar las discordias. A este respecto, si es fundamental sentir el mundo globalizado como nuestra casa común, es esencial asimismo abrigar a sus moradores como parte de nuestra tronco familiar.
Y ciertamente, se acrecienta este espíritu de familia, cuando hay una auténtica experiencia de hermanamiento, o sea, cuando a nadie le falta lo necesario y el patrimonio familiar se administra sin derroches y con equidad. De lo contrario, surgen las luchas. No ha de sorprender, pues, que se considere particularmente intolerable la violencia cometida dentro de la propia familia. El clima de rivalidades es tan fuerte, que pienso en la necesidad urgente de avivar el camino del encuentro, superando cualquier ciega confrontación. Sabemos por Naciones Unidas que, actualmente, más de 116.000 efectivos de personal de las Naciones Unidas, de más de un centenar de países, trabajan en diversas operaciones de mantenimiento de la paz. También, nos consta, que multitud de voluntarios se donan a diario como aguadores de sosiego en un mundo prendido de crueldades. Su donación es tal que su testimonio vale la pena recordarlo, y así, coincidiendo con el día internacional del personal de paz de la ONU (29 de mayo), el Consejo de Seguridad acaba de instituir en este mes la medalla Capitán Mbaye Diagne, en homenaje a un integrante senegalés no armado del personal de mantenimiento de la paz que perdió su vida después de haber salvado a unas mil personas durante el genocidio de Rwanda de 1994. Con esta distinción se rinde recuerdo a la valentía excepcional del personal de las Naciones Unidas, y a tantos otros mártires de los colectivos asociativos.
Desde luego, estos ejemplos altruistas de personas han de servirnos para renovar las fuerzas en favor del cambio hacia un futuro más tranquilo. La labor de estos héroes caídos no puede olvidarse, son la referencia y el referente para construir, desde la vida que a cada uno nos ha tocado vivir, espacios de concordia.

A %d blogueros les gusta esto: