web analytics
sábado , 21 octubre 2017
Inicio » Nacionales » Monseñor Romero: “La iglesia denuncia cuando escucha el clamor del pueblo”
Monseñor Romero: “La iglesia denuncia cuando escucha el clamor del pueblo”
Edgardo Hernández, sacerdote jesuita de la Parroquia El Carmen de Santa Tecla, da lectura a la Segunda Carta Pastoral escrita por monseñor Romero. Foto Diario Co Latino

Monseñor Romero: “La iglesia denuncia cuando escucha el clamor del pueblo”

William Siliézar
@DiarioCoLatino

La palabra de Monseñor Oscar Arnulfo Romero sigue viva. Como parte de las actividades conmemorativas del martirio del líder católico, se dio lectura, en Catedral Metropolitana, a la Segunda Carta Pastoral que escribió en agosto de 1977.

En la década de los 70´s las organizaciones populares asumen un papel importante en la sociedad salvadoreña ante las diferentes situaciones políticas y sociales que emergían en el país.

La lectura de la Carta Pastoral fue dirigida por Edgardo Hernández, sacerdote jesuita de la Parroquia El Carmen de Santa Tecla.

En su carta, con fecha del 6 de agosto de 1977, en el marco de la celebración de las fiestas patronales de San Salvador, el ahora beato denunció las acusaciones que la iglesia católica recibió en aquellos años al ser tildada de “marxista, subversiva y promotora del odio”.

Monseñor Romero expresó en papel su preocupación por la situación que acontecía en el sociedad. Para él, la sociedad estaba dominada por el pecado, es decir, “por todo aquello que debilita el mandato y voluntad de Dios”.

Durante los años setentas, en El Salvador empezó una conflictividad entre la Fuerza Armada y las diferentes organizaciones sociales que denunciaban la opresión e injusticia que vivían miles de personas, sobre todo, campesinos, obreros y sectores necesitados.

Ante esto, Monseñor Romero manifestó en su carta que la iglesia no era subversiva ni exponía mensajes marxistas, sino que tenía una nueva visión de atender el clamor de los más necesitados que no vivían con justa dignidad.

El mártir enfatizó en el escrito que la iglesia no debía mantener tradiciones del pasado, pues era necesario concentrarse en el futuro y ser consientes de los problemas que hostigaban a la sociedad.

En ese sentido, denunció la distorsión del sentido del evangelio, puesto que los medios de comunicación, especialmente la radio y los periódicos, prestaron sus servicios para “calumniar” los mensajes difundidos por la iglesia católica.

Monseñor Romero expresó que cuando la iglesia escucha el clamor de los oprimidos, denuncia, y cuando lo hace, busca la conversión y cambio de las personas.

En algunos medios de comunicación, incluso, se decía que la iglesia católica persuadía a los feligreses a sentir odio y a tener un espíritu subversivo. La iglesia fue acusada, de igual manera, de haber pasado a hacer política.

Monseñor Romero consideró en esta carta que los acontecimientos a los que enfrentaban los salvadoreños en aquellos años merecían una carta propia. La primera que escribió el arzobispo fue escrita en abril de 1977.

A %d blogueros les gusta esto: