web analytics
martes , 21 noviembre 2017
Inicio » Opiniones » Momento decisivo

Momento decisivo

@arpassv

Esta semana podría finalmente aprobarse la ley prohibitiva de la minería metálica. Tras el acuerdo alcanzado en la Comisión de Medioambiente y Cambio Climático, todo apunta a que el dictamen será sometido a aprobación en el pleno de la Asamblea Legislativa el miércoles próximo.

La semanda pasada los diputados de la referida comisión parlamentaria avalaron la propuesta de ley presentada por la Iglesia Católica y la UCA. Dicha normativa busca cerrar para siempre las puertas a las empresas mineras y poner al país a salvo de los graves daños ambientales, económicos y sociales de la nociva industria extractiva.

Monseñor José Luis Escobar Alas, principal proponente de la ley, advierte que la explotación minera sería una “hecatombe nacional”. El Arzobispo de San Salvador, incluso, pidió apoyo al Papa Francisco, en la reciente visita de los obispos salvadoreños al Vaticano.

“Le ruego Santo Padre que ore por nuestro pueblo para que Dios nos libre de esa hecatombe nacional que nos amenaza, la minería metálica”, le expresó Escobar Alas en su mensaje de saludo. “En total sintonía con su Encíclica Laudato Sí, junto a las comunidades más pobres y directamente amenazadas, estamos pidiendo a la Asamblea Legislativa que apruebe una ley que prohíba la minería metálica en nuestro pequeño país”, manifestó el Arzobispo capitalino.

Escobar Alas explicó al Papa que la estrechez territorial y la alta densidad poblacional harían que “la explotación de minas contamine las aguas y cause daños irreparables al medioambiente, la flora, la fauna y -lo más grave- a la salud y la vida de las personas”.

Por eso “estamos luchando intensamente al lado de nuestros hermanos más pobres y pidiendo a Dios por la vida de El Salvador”, dijo el Arzobispo de San Salvador al Papa Francisco, acompañado de los demás obispos miembros de la Conferencia Episcopal Salvadoreña.

A las célebres declaraciones de Monseñor Escobar Alas ante el Sumo Pontífice, se suman las palabras de Carlos Padilla, gobernador de la provincia filipina de Nueva Vizcaya. El funcionario, de visita en El Salvador, escribió una carta al pueblo salvadoreño donde describe los graves daños causados por la empresa Oceana Gold en el país asiático.

La transnacional australiana -que absorbió a la canadiense Pacific Rim- pretende engañar al gobierno y sociedad salvadoreña con su “minería responsable”. Padilla dice que no hay tal minería responsable y que los proyectos extractivos de Oceana Gold agotan los recursos hídricos y reducen la calidad del agua”.

El gobernador filipino comenta que, debido a los daños ambientales y violaciones a los derechos de la población, le fueron suspendidos recientemente los permisos de operación a Oceana Gold.

Así que, ojalá, las palabras de Monseñor Escobar Alas dichas al Papa Francisco y la carta del gobernador de Nueva Vizcaya impulsen a los diputados y diputadas a aprobar esta semana la ley prohibitiva de la minería metálica.

A %d blogueros les gusta esto: