web analytics
Jueves , 21 Septiembre 2017
Inicio » Nacionales » En Misa Crismal Arzobispo pide unirse en oración por canonización de Monseñor Romero

En Misa Crismal Arzobispo pide unirse en oración por canonización de Monseñor Romero

Alma Vilches

@AlmaCoLatino
Durante la Misa Crismal celebrada la mañana de este Jueves Santo en Catedral Metropolitana por el Arzobispo de San Salvador, Monseñor José Luis Escobar Alas, el jerarca católico pidió al resto de sacerdotes unirse en oración para que la canonización de Monseñor Romero sea una realidad.

“Supliquenos a Dios la pronta canonización de Monseñor Romero y la pronta beatificación del Padre Rutilio y sus compañeros mártires”, expresó Escobar Alas.

En la homilía recordó a los sacerdotes que la palabra del evangelio se hace vida este día, ya que la actitud sacerdotal debe ser como la de Jesús impregnada de misericordia​.

“Debemos ser como el buen pastor que da la vida por sus ovejas, ser sacerdote es ser como Jesús, pero quiero recordarles que el sacerdote no está solo, siempre estamos unidos a Cristo, fortalecidos en él. Quiero reconocer públicamente y felicitar la gran labor pastoral que realizan ustedes hermanos sacerdotes”, expresó el religioso.

La misa crismal es presidida por el obispo y concelebrada con los presbíteros de la diócesis, es la celebración en la que se consagra el Santo Crisma, de aquí el nombre de misa crismal y se bendice además los restantes óleos o aceites para los enfermos y lo que se van a bautizar.

El crisma es la materia sacramental con la cual son ungidos los nuevos bautizados, son signados los que reciben la confirmación y son ordenados los obispos y sacerdotes, entre otras funciones. El Santo Crisma, es el óleo perfumado que representa al mismo Espíritu Santo, es dado el día del bautizo y la confirmación y en la ordenación de los sacerdotes y obispos.

El rito de la misa crismal incluye la renovación de las promesas sacerdotales, tras la homilía, el obispo invita a sus sacerdotes a renovar su consagración y dedicación a Cristo y a la Iglesia. Juntos prometen solemnemente unirse más de cerca a Cristo, ser sus fieles ministros, enseñar y ofrecer el santo sacrificio en su nombre y conducir a otros a él.

En esta misa crismal no se dice el Credo, luego de la renovación de las promesas sacerdotales se llevan en procesión los óleos al altar donde el obispo los puede preparar, si no lo están ya. En último lugar se lleva el Santo Crisma, portado por un diácono o un presbítero. Tras ellos se acercan al altar los portadores del pan, el vino y el agua para la eucaristía.

Uno de los temas importante de la misa crismal es el sacerdocio, al entregar el misterio de la eucaristía a la Iglesia, Cristo instituyó también el sacerdocio. Los textos de la misa presentan un conjunto catequético no solamente acerca del sacerdocio ministerial, sino también relativo al sacerdocio general de los fieles.

A %d blogueros les gusta esto: