web analytics
miércoles , 22 noviembre 2017
Inicio » Internacionales » Miles de migrantes llegan a Austria y Alemania, sigue el caos en Hungría

Miles de migrantes llegan a Austria y Alemania, sigue el caos en Hungría

Por Peter Murphy/Alix Rijckaert/Nickelsdorf/Luxemburgo/AFP

Miles de migrantes llegaban este sábado a Austria y Alemania procedentes de Hungría, and en medio de unas escenas caóticas insólitas en Europa desde hace setenta años.

“Estamos frente a una situación dramática. No es una emergencia, pills es algo que durará”, sildenafil estimó la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, tras una reunión de ministros de Exteriores de la UE en Luxemburgo.

“Cuanto antes lo aceptemos más rápido podremos responder de manera efectiva”, añadió.

Austria prevé la llegada de 10.000 inmigrantes sólo este sábado, de los cuales muchos seguirán su ruta hacia Alemania, que espera el arribo de unos 7.000. Ambos países han dado su acuerdo para acogerlos.

“Me duelen los dedos de los pies, me están sangrando. Hemos caminado demasiado. Quiero ir hasta Alemania, pero ahí me paro”, cuenta a la AFP en Viena un sirio de 26 años, originario de Homs (centro), con los pies vendados.

Cientos de migrantes procedentes de Hungría llegaron ya este sábado a la estación de Múnich, en el sur de Alemania, donde se esperan otros doce trenes por la tarde.

“Estoy en la frontera con Hungría y miro lo que pasa. El flujo de personas continúa”, cuenta Hans Peter Doskozil, jefe de la policía del Estado de Burgenland (este de Austria), describiendo un éxodo que no se veía en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Desde Budapest, al menos 500 personas bloqueadas desde hace varios días iniciaron una caminata hacia la frontera austríaca, a 175 km, según constató la AFP.

El viernes hicieron otro tanto unos 1.200 migrantes, lo que obligó a las autoridades húngaras a conducir a miles más en autobús a la frontera. Sin embargo, este sábado la policía de Hungría anunció que no se fletarán más autobuses para los migrantes.

“Gracias a los austriacos”

En la estación de Viena, los recién llegados, envueltos en mantas, y algunos con niños dormidos en los brazos, fueron acogidos por numerosos voluntarios que acudieron con comida, bebidas, jabones y billetes de tren.

Uno de los refugiados mostraba una pancarta en la que se leía “Gracias a los austríacos”.

“Después de innumerables ejemplos de tratamiento vergonzoso a los refugiados y los migrantes por parte de los gobiernos de Europa, alivia ver al fin un poco de humanidad. Pero esto está lejos de haber acabado, en Hungría y¡ en Europa”, advirtió un responsable de Amnistía Internacional.

El ministro húngaro de Relaciones Exteriores, a cuyo país llegaron más de 50.000 migrantes en agosto, se defendió este sábado de las críticas.

“Lo que ha sucedido en Hungría desde la noche pasada es para empezar la consecuencia del fracaso de la política migratoria de la Unión Europea”, dijo Peter Szijjarto.

Según él, tienen también la culpa “las declaraciones irresponsables” de Alemania, que anunció que ya no expulsará a los refugiados sirios al país por el que entraron en la UE.

“Desorden” en Europa

Mientras tanto, siguen llegando cientos de inmigrantes a las islas griegas del Egeo oriental desde las costas de Turquía, según el ministerio de la Marina.

En la isla de Lesbos, que recibe la mitad de ese flujo, hubo este sábado breves incidentes entre la policía y refugiados, que protestaban ante su centro por la lentitud de su inscripción, previa a su partida hacia Atenas, según imágenes de la televisión griega.

En el terreno diplomático, el ministro austríaco de Relaciones Exteriores, Sebastian Kurz, pidió a la Unión Europea (UE) que “abra los ojos” ante la crisis migratoria, que ha creado un gran “desorden” en el continente.

Los países de la UE están bajo presión para dar muestras de solidaridad después de que más de 366.000 personas cruzaran el Mediterráneo en lo que va de año, y que más de 2.800 murieran en el intento, según la ONU.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Antonio Guterres, instó el viernes al reparto de al menos 200.000 solicitantes de asilo en la Unión Europea. La víspera, la Comisión Europea había propuesto el reparto de 120.000.

A título personal, el primer ministro finlandés Juha Sipilä propuso este sábado alojar a refugiados en su casa de campo, situada a 500 kilómetros de Helsinki.

El dirigente espera que su gesto “se convierta en una especie de movimiento popular” que lleve a otros a hacer lo mismo.

A %d blogueros les gusta esto: